Cambios en Cudahy buscan limpieza en el gobierno y fin a la corrupción

 

El alcalde de Cudahy, Jack Guerrero felicita al nuevo concejal, Cristian Markovich
El alcalde de Cudahy, Jack Guerrero, felicita al nuevo concejal, Cristian Markovich

Bertha Rodríguez- Santos

El anuncio de una auditoría externa a las finanzas de Cudahy ordenada por el contralor del estado, John Chiang y el nombramiento de Cristian Markovich como nuevo concejal, son dos noticias que muchos residentes festejaron el martes en esta ciudad que ha luchado por desprenderse de las prácticas de corrupción que la han afectado durante años.

Como un momento histórico fue considerado el 3 de septiembre, día en que por más de cuatro horas, las autoridades del concilio y los residentes participaron en el proceso de nombrar al concejal que sustituye a Frank Gurule.

Gurule, quien llevaba 14 años como parte del concejo, renunció a su cargo el 19 de julio aduciendo compromisos y responsabilidades familiares.

Otros de los candidatos que buscaban el puesto fueron el ex alcalde Josué Barrios, la activista comunitaria Diane Oliva y el joven César Cruz.

Tras numerosas intervenciones de los residentes que se pronunciaron en apoyo de los diferentes candidatos, el nombramiento inició con una moción del vicealcalde Chris García, quien propuso a Markovich y fue secundado por el alcalde Guerrero; el concejal Juan Romo se abstuvo y Baru Sánchez votó en contra. Con dos votos a favor, uno en contra y una abstención, se dio el nombramiento a Cristian Markovich, de 27 años.

Antes del nombramiento, el alcalde Jack Guerrero dijo que los criterios que él tomaría en cuenta para elegir al nuevo concejal se basan en la capacidad de cada candidato, experiencia y preparación académica; su visión de hacer reformas para mejorar la ciudad y las opiniones de la ciudadanía.

Markovich tiene experiencia como empleado de la ciudad de Downey; trabaja en la escuela Ellen Ochoa y también ha trabajado como técnico en el LAUSD. Es egresado de la licenciatura en historia y arte por la Universidad Estatal de California en Long Beach.

El año pasado Cudahy llamó la atención nacional por el escándalo de corrupción que llevó a la cárcel al exalcalde David Silva y al exconcejal Osvaldo Conde, y que también implicó al empleado de la ciudad Ángel Perales. A los funcionarios se les acusó de haber recibido 17 mil dólares para permitir la apertura de un dispensario de marihuana.

También se les acusa de haber cometido fraude en elecciones de años anteriores y ahora se hará una investigación para comprobar si hubo malos manejos de las finanzas.

Residente de Cudahy se pronuncia en contra de la corrupción en la ciudad
Residente de Cudahy se pronuncia en contra de la corrupción en la ciudad

Lucha de la comunidad

A finales del 2012 la ciudadanía se involucró fuertemente en el proceso electoral que el 5 de marzo de este año, día de las elecciones, llevó al poder municipal a la planilla de los llamados reformistas, Jack M. Guerrero, Chris García y Baru Sánchez, tres jóvenes educados en universidades del país y que se postularon con la idea de transformar al gobierno de la ciudad.

Antes del nombramiento especial de este 3 de septiembre, la ciudad había enfrentado un proceso similar para reemplazar a David Silva (arrestado el 22 de junio del 2012 y quien renunció el 3 de julio). El actual alcalde Jack Guerrero fue nombrado como concejal en el lugar de Silia y después, en las elecciones, se volvió a postular como concejal.

El 2 de abril, día en que tomó posesión la planilla ganadora, Jack Guerrero fue nombrado como alcalde y Chris García como vicealcalde.

El triunfo de las nuevas autoridades fue atribuido a la dedicada participación de los ciudadanos que optaron por un cambio como una manera de expresar su cansancio frente a la corrupción y fraudes electorales. En las elecciones anteriores, denunciaron varios residentes, el grupo que mantenía el control del gobierno municipal impedía que los candidatos fuera de la camarilla en el poder lograran entrar al concejo.

A rendir cuentas

En la reunión de concejo los residentes plantearon sus opiniones abiertamente,  en inglés o español. Se acercaron al podio tanto para respaldar las decisiones de las nuevas autoridades como para expresar sus diferencias.

La residente Gloria Sandoval sugirió que aún hace falta mucho para lograr los cambios esperados.

Cuestionó el hecho de que las autoridades continúen realizando recortes en el presupuesto destinado a los servicios pero, por otra parte, autoricen aumentos de salarios.

Dijo que las luces de las calles están apagadas, no hay recursos para los parques y las calles están sucias. También se quejó de que los oficiales de la policía no acuden a un llamado cuando alguien reporta disturbios por el ruido que producen los vecinos en la madrugada pero sí llegan a arrestar a vendedores ambulantes. “Somos obrero,s pero no ignorantes”, les dijo.

Al igual que Patricia Covarrubias, Sandoval reclamó al concejal Barú Sánchez haberse “volteado”, al presuntamente alinearse con el administrador de la ciudad Héctor Rodríguez, señalado de pertenecer a la vieja guardia de las administraciones anteriores.

“Apenas estamos abriendo un nuevo capítulo de transparencia y nuevo gobierno”, dijo el vicealcalde Chris García al referirse a los cambios que se están llevando a cabo en la ciudad.

García adelantó que vienen más cambios drásticos para poder terminar con lo que él considera han  sido “dos décadas de abuso, de corrupción y de fraude, situación que era tan grave en Cudahy que tuvo que intervenir el FBI”.

Comments

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *