Lynwood le hace la guerra a la obesidad

De izquierda a derecha, el concejal José Luis Solache, la instructora de zumba Karla Lees y el  locutor e instructor Carlos Álvarez. Foto: Latinocalifornia.com
De izquierda a derecha, el concejal José Luis Solache, la instructora de zumba Karla Lees y el locutor e instructor Carlos Álvarez. Foto: Latinocalifornia.com

La ciudad le apuesta al carisma, profesionalismo y  a la rutina de Insanity de Carlos Álvarez

Por Pedro Espinoza

Hace unos años, Alice Benjamín, de la Asociación Americana del Corazón, dijo después de que un estudio diera a conocer los números alarmantes de la obesidad en el Condado de Los Ángeles que ,si la tendencia continuaba como hasta ahora, la próxima generación no viviría el mismo tiempo que sus padres, subrayando que uno de cada tres niños padecían de sobrepeso o estaban obesos en el segundo condado más grande de Estados Unidos.

El año pasado, un estudio del Centro de Investigación Pew subrayó que el problema de la obesidad era más complejo en las comunidades pobres, en particular entre las comunidades afroamericana y latina, los dos grupos que conforman Lynwood, un vecindario al suroeste del Condado de Los Ángeles donde el 32% de 70 mil residentes, en su mayoría de bajos recursos, son menores de 18 años.

Ante esta situación, a principios de este año José Luis Solache, en ese tiempo recién electo al concilio de la ciudad, invitó a Carlos Álvarez, afamado locutor de la estación Super Estrella y también instructor de la disciplina Insanity para iniciar un programa de ejercicios para combatir la obesidad y el sobrepeso en Lynwood, puesto que la ciudad cuenta con todas esas características de las que los estudios hablan, población joven, latina y de bajos recursos.

El programa de Insanity con Álvarez se realizó por varios meses y tuvo un gran éxito, particularmente por la popularidad del instructor, la gran necesidad que poco a poco la comunidad está sintiendo para adaptar hábitos más saludables y porque las sesiones de ejercicio son gratis, la gente no tiene que pagar por un instructor que en un gimnasio particular serían por lo menos unos 25 dólares.

Álvarez, quien es un instructor certificado, indicó que él se dio cuenta que en inglés hay muchas alternativas, pero en español hay pocas y el concepto de Insanity es casi desconocido para mucha gente, siendo que es una técnica muy buena para bajar de peso.

El locutor explicó que dicha disciplina es una rutina de ejercicios intensa con la que trabajas todos los músculos de tu cuerpo sin la necesidad de ningún objeto para realizar los ejercicios que van en intervalos y en diferentes ritmos, de lo tranquilo a lo más intenso.

“Esto es lo que yo llamo, hacerle la guerra a la panza”, dijo Álvarez, quien busca llevar esta misma iniciativa a todo el condado, particularmente en comunidades de habla hispana.

Solache, indicó que en Lynwood ni siquiera hay gimnasios de paga y si quiere la gente hacer ejercicio tiene que manejar a otras ciudades para hacerlo; además tienen hasta dos establecimientos de comida rápida por restaurante y la ciudad todavía están en proceso de mejorar los campos de futbol, béisbol y un parque con pista para caminar o correr que se inaugurará el próximo año.

Pero mientras las cosas mejoran, el sábado pasado, como a las 10:15 de la mañana en el gimnasio de Lynwood más de 50 residentes de la ciudad y sus alrededores, en su mayoría mujeres, por momentos movían su cuerpo a un ritmo de locura, de zumba, de Insanity.

 

El grupo en plena acción. Foto: Latinocalifornia.com
El grupo en plena acción. Foto: Latinocalifornia.com

Álvarez y Karla Lees, instructora de zumba, lideraban el grupo compuesto en su mayoría de mujeres de todas las edades y uno que otro hombre que había ido a apoyar a su pareja o también deseaba bajar unas libritas.

Mark Flores, del Departamento de Parques y Recreación de Lynwood subrayó que desgraciadamente en los últimos años, efectivamente había visto un incremento de obesidad en la comunidad de Lynwood, pero aplaudió la iniciativa de Insanity ya que la mayoría de los participantes eran amas de casa y estaba seguro que era el grupo ideal para empezar a cambiar los hábitos en la familia.

“Hay mucho beneficio en todo esto”, expresó Flores. “Primero la salud de la gente y segundo estas preparando y ayudando a la mujer y a los padres quienes compran y deciden que se come en el hogar. Además, es buena publicidad para la ciudad porque ya no se habla sólo de problemas, sino que ahora también de cosas positivas y de lo que la ciudad está haciendo para combatir la obesidad”.

Flores se refería a los escándalos de fraude, abuso de poder realizados por administraciones pasadas, pero ahora con la nueva camada de funcionarios que están liderando la ciudad, parece que todo está mejorando en la ciudad.

Solache subrayó que efectivamente, aunque los cinco concejales no siempre están de acuerdo en todo, se respetan y al final terminan haciendo lo que consideran es mejor para la comunidad y por lo pronto la salud es una de las prioridades de los representantes.

El concejal agregó que el lema de la ciudad es ‘enfrentando los retos’ y literalmente es lo que están haciendo en esta etapa del gobierno ya que quieren hacer una reestructuración en forma general para que termine por cambiar la mala imagen que se gestó con funcionarios en el pasado.

“Si podemos revertir los números de la obesidad en la juventud, ayudar a que la gente adopte cambios en su vida más saludables y se sienta más orgullosa de vivir en su ciudad. Ese sería uno de nuestros objetivos”, expresó Solache, quien invitó a toda la comunidad a que tome ventaja de Insanity con Carlos Álvarez que se estará realizando cada dos semanas hasta diciembre. La próxima sesión será el 8 de noviembre en el gimnasio de la ciudad.

Comments

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.