“Silent House” es una casa de terror sin salida

La cinta es protagonizada por Elizabeth Olsen.

Por Marilú Meza

“Silent House” o la “Casa  Muda” no es una cinta de terror como las que los amantes del cine están acostumbrados a ver.  Esta película va más allá de la imaginación. Es un “thriller” psicológico que hace vivir a los espectadores la misma angustia por la que pasan sus protagonistas.  La cinta, estelarizada por Elizabeth Olsen, cuenta la vida de Sarah, una joven que de pronto se encuentra atrapada en una casa de verano semi-destruida y que no tiene salidas.  En ese lugar, acompañada de su padre John (Adam Trese)  y su tío Peter  (Eric Sheffer),  la chica se enfrentará a los monstruos más espeluznantes de su pasado mientras que en el presente vive los acontecimientos más horrorosos de su vida.

“Esta película es un poco más inteligente. Hay adrenalina desde que comienza, pero al final es un “thriller” psicológico por lo que hay giros inesperados”, comentó la protagonista.

La cinta está basada en el proyecto cinematográfico “La Casa Muda”, producida por Gustavo Rojo.  Esta a su vez está basada en hechos reales que ocurrieron en una villa de Uruguay en 1960 y en donde se encontraron tres cuerpos totalmente mutilados.

Lo interesante del proyecto es que los directores Chris Kentis y Laura Lau usaron la técnica de una sola toma continua, o sea sin cortes, para que los espectadores no se perdieran  ni un instante de los escalofriantes acontecimientos. Son  85 minutos en una sola toma que describen toda la historia y donde hay más reacciones físicas y faciales que diálogos.

“Decir la historia de esta manera en una sola toma hace posible sentir la experiencia de realidad y horror de Sarah”, explica Lau.

Agrega que el grabar en tiempo real también les permitió jugar con el tiempo y la memoria de tal manera que corresponde a las realidades quebrantadas de Sarah.

La  primera parte de la trama se puede relacionar hasta cierto punto con “The Blair Witch  Proyect” (La Bruja Blair) por el uso de una sola cámara en toda la proyección.  Sin embargo, el equipo de video fue usado de tal manera y en 360 grados que no deja nada a la imaginación.

No obstante, permite a los espectadores entrar en un juego psicológico, donde se entrelazan géneros totalmente diferentes. Hace sentir a la audiencia que se trata de un intruso que ha ingresado a la residencia para luego percibir una casona  totalmente embrujada y al final termina en algo mucho más espeluznante.

“El reto fue cómo decir la historia y dar a la audiencia una experiencia única y emocional.  Quisimos darles una experiencia con un personaje que nunca se toma una pausa y estando ahí en la pantalla casi cada segundo de la historia”, comenta Kentis.

Por su parte, Olsen cuenta que fue una experiencia diferente por la técnica usada  y por supuesto tuvo que hacer muchas improvisaciones debido a que la cámara siempre estaba sobre ella y su trabajo era mantener a toda costa el suspenso y la adrenalina fluyendo.  El 85 por ciento de la cinta la muestra a ella sola en la pantalla con sus expresiones de cara y ojos y sin diálogos.

Para interpretar a Sarah, la joven actriz tuvo que aprender las técnicas para mantener el suspenso y  estudiar los comportamientos de las personas que han sufrido traumas como el de su personaje.

“Tuve que investigar mucho sobre las reacciones de las personas que han sufrido traumas para poder darle más realismo al personaje “, comenta la actriz,

“Silent House” se estrenó en el Festival de Cine de Sundance en Utah en enero de 2011 y ahora podrá verse en la salas de cine de toda la nación a partir del viernes 9 de marzo.

Comments

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *