David Shook…”bigote, tequila y poesía”

David Shook nació en Texas, pero es un enamorado de la cultura mexicana.

Por: María Teresa Sarabia

 Como en numerosas ocasiones  David Shook nuevamente está en Juchitán, Oaxaca, el Istmo Zapoteca ubicado al sureste de ese estado mexicano. Sentado en torno a una pequeña mesa al centro de la cocina de la modesta vivienda de Víctor Terán, está el texano David entre varios poetas. Todos beben cerveza casera de maíz, que se encuentra dentro de una botella de plástico, en el centro de la mesa. Víctor está sentado con sus manos deteniendo su cabeza, y los codos apuntando hacia el aire.  Parece dormido, pero no lo está.  Es una de tantas reuniones con la misión de rescatar el trabajo literario indígena.

El censo de población del 2005, (de esa región), arrojó que escasamente supera los 70 mil habitantes, en su mayoría indígenas “zapotecas y huaves”.  Poniéndolo en perspectiva, si todo el pueblo fuera al Estadio Azteca, no lo llenarían.  En contraste, Texas, uno de los estados más grandes y prósperos de la Unión Americana, (con más de 81 millones de habitantes, de acuerdo al censo del 2011), es la tierra que vio nacer a David Shook.  Y que tienen en común Texas y Oaxaca? Un nombre…David Shook.

En Juchitán, Oaxaca, vive su mejor amigo, el poeta zapoteca Víctor Terán.  Se preguntarán, ¿qué hacen juntos un texano y un oaxaqueño? Les sorprenderá saberlo.  Y aquí se los cuento:

El texano David Shook y el zapoteca Víctor Terán se conocieron hace más de 3 años en la ciudad de Oaxaca.

-“Si, ahí lo vi por primera vez, y me regaló un envase de ciruelas encurtidas, hechas por su esposa en Juchitán”.

Y entre ciruelas surgió la amistad entre dos poetas.  El zapoteca, cuyos trabajos corren el peligro de perderse por la falta de difusión, y el texano, cuya labor al entender varios dialectos mexicanos, (entre ellos el “náhuatl y el zapoteca”), y contar con la capacidad de traducir  de la lengua zapoteca, al inglés y al español, los unió en una tarea que desde hace más de 3 años, ha sido constante.

Y ese enlace entre dos culturas, floreció entre millas de caminos de polvo y terracería,  pueblos humildes, con casas de adobe y gente sencilla, hasta otras de asfalto en medio de junglas de acero y cristal.   Las letras, las ciruelas, y el mezcal, estrecharon los lazos de amistad.

-“He traducido al poeta Víctor Terán ya por unos tres años.  Incluso en el 2010 estuvimos en un Tour de Poesía mexicana por el Reino Unido.  Nos entrevistó la BBC, en Deutsche Welle, en Radio Netherlands.  Hicimos lecturas en todas las ciudades importantes de Inglaterra y Escocia, junto con los poetas David Huerta y Coral Bracho”.

Frase a frase, cada jornada de trabajo en su viaje era un deleite.  Y mientras en Oaxaca, el mezcal y las ciruelas le ponían acento a sus sesiones laborales, en Inglaterra y Escocia, la formula cambió:

-“Ese viaje de verdad nos unió de una manera especial.  Compartimos una cultura que para la audiencia era totalmente nueva, ni siquiera sabían que existía en nuestro mundo.  Y aunque en Oaxaca tomábamos mucho mezcal, Víctor es un fanático del whisky.  Nada malo el de Escocia (y sonríe con picardía).  El gobierno de Inglaterra nos compró por lo menos unos barriles de sus whiskies más finos durante el viaje, y eso “lubricó” la conexión que tenemos, como traductor y poeta”, dice sonriendo.

Antes de seguir, me gustaría contarles como conocí a David Shook, y que llamó mi atención sobre él, durante una noche de fiesta en Los Ángeles, California.

ASI ES DAVID SHOOK…

 Para darle continuidad a esta peculiar historia, es necesario definir lo que un “bigote” significa.  De acuerdo a Wikipedia: se trata del pelo que crece en la región de la cara comprendida entre el limite inferior de la nariz y el labio superior.  En algunos casos, sirve para cubrir defectos en la piel, o cicatrices, pero definitivamente ese no es el caso del bigote de David Shook.  A él, le sirve como imán, que de inmediato atrae a quienes le conocen.  Y digo esto, porque hace algunos meses, una divertida noche de viernes en la que celebrábamos el cumpleaños de una buena amiga en común, (Marisol Schulz), David y su novia Sidney estaban entre los invitados.  Mi esposo Fernando y yo también.  Cuando nos presentaron, llamó mi atención su bigote con las puntas enrolladas, y con cierto parecido al del pintor Salvador Dalí.  Siempre he pensado que ese tipo de bigotes son usados por los genios, y no me equivoqué…

Esa noche, entre tequila, cacahuates, dos idiomas, vino tinto, varios dialectos mexicanos y muchas carcajadas, nació la amistad entre nosotros.  Incluso mi esposo hasta el nombre le cambió.  Al verlo le dijo: ¿eres Johnny Deep?  Y Johnny fue el nombre más pronunciado del festejo.  Entre tragos de tequila, de David,  algunos de  tinto míos, y esos famosos cacahuates, (que por cierto amenizaron la charla), me enteré que el nativo de Texas tiene 25 años, el inglés como primera lengua, habla perfecto español, portugués, y lo mejor de todo, la cereza del pastel, también “nahuatl y zapoteca”.  ¿Cada cuánto te encuentras en la ciudad a un políglota como David? Quien además es poeta, traductor de obras para editorial Alfaguara, y lo mejor de todo, su pasión en la vida, rescata los escritos de poetas zapotecas, (a los que como mencioné al inicio, visita en Oaxaca), entre otras de sus actividades, todas igual de interesantes.

Pero,  ¿cómo un joven nacido en un país del primer mundo, en cuya atmósfera se hablaba en inglés, se enamoró de otras culturas y su gente?

_”Cuando tenia 9 años, mis padres nos mudaron a San José Costa Rica, donde asistí a una escuela de idiomas.  Después de un año, nos fuimos al D.F. y ahí estuve en varias escuelas, una mexicana, una americana, y una británica”, comenta.

Luego, en medio de la animada charla, (durante la fiesta), en donde me habla en español, y yo en inglés, y luego al revés, y a veces combinado, me intriga saber, ¿cómo aprendió el idioma?

-“Aprendí español en las combis y autobuses de la Ciudad de México, en los tianguis y en la calle.  Además de vivir en el DF, también pasé unos años en Cuautitlán Izcalli y un año en Cancún”.

UN TRAYECTO POR VARIOS CONTINENTES…

Con la diversión como aliada, y la noche como cómplice, una conversación citadina, nos llevó de paseo por varios continentes…

Comenzando por el Americano.  Me intrigaba mucho saber por qué un joven con un titulo de “lingüista” de la Universidad de Oklahoma, una maestría en “poesía”, en la Universidad de Oxford, y estudios de arte en Idyllwild Arts Academy en el Sur de California, está tan interesado en la cultura mexicana, sus dialectos, su gente, y sus costumbres.

-“Siempre ha sido algo natural. Lo que me fascina de México es la diversidad del país.  Bajo la superficie de la cultura mexicana, existen muchas culturas distintas, enredadas en la historia de un país muy anciano, muy complicado, muy ecléctico”.

-“¿Qué despiertan en ti los dialectos indígenas”? Le pregunto.

-“Siempre me han maravillado.  Especialmente la idea de que todavía existen las gentes que poblaron las ruinas de México, que son tan numerosas que ni se conocen todas.  Esa idea de continuidad, de como una cultura puede evolucionar y modificarse sin perder su originalidad y belleza, es algo que me inspira mucho”.

La personalidad genuina de David rompe con parámetros sociales.  Al conocerlo, y escucharlo decir: “mucho gusto, soy David Shook, poeta”, acompañado de una sonrisa transparente, enmarcada por su singular “bigote”, de inmediato deja leer en él a una persona auténtica, sensible, que habla con el corazón, y transmite su pasión por lo que hace desde el primer segundo.  Sencillo, sin poses, declarando su gusto por el tequila, la poesía, y los pueblos indígenas.

-“¿Por qué decidiste aventurarte en un mundo en el que el apoyo financiero para estas causas es casi siempre difícil de lograr”?

David, sonriente en todo momento, sin dudarlo responde…

-“Primeramente por mis intereses, por la curiosidad que tengo.  Para mí la curiosidad es un valor muy importante.  Lástima que generalmente se relega al mundo de los niños.  El apoyo, sea financiero, moral, social, siempre ha sido una cosa secundaria.  Claro tengo que ganar suficiente dinero para sobrevivir en Los Ángeles, o en donde sea, pero hasta ahora, lo he logrado.  Y aunque no soy rico aun, tengo una riqueza en relaciones que nunca se podría comprar”.

El amor de David por los grupos indígenas, sus aportaciones culturales, sus tradiciones, y su literatura, le dan diversidad de matices a su trayecto por la vida.  Su atracción por la gente, incluso lo ha motivado a vivir entre ellos para entenderlos mejor.  Para “empaparse” de sus gustos, sus olores, sus sabores, sus creencias.

-“He trabajado en el desarrollo comunitario desde la Universidad. Simultáneamente escribía y publicaba mis poemas, traducciones y ensayos.  La mayoría de mi trabajo ha sido en el país de Burundi, al lado de Rwanda en el Este de África, con la tribu Batwa, antes conocidos como “pigmeos”, nombre que ahora considero derogatorio.  Mi trabajo en este desarrollo también me ha llevado a Oaxaca, Uganda, Sudáfrica, Etiopia, Zambia, Honduras, El Salvador, Costa Rica, Haití, Republica Dominicana y otros países.  He viajado mucho.  Conozco decenas de países en los 7 continentes.  Recientemente hice un documental en Guinea Ecuatorial, en África, donde hablan español.  Es un país peligroso, donde es ilegal sacar fotos, pero ahí estuvimos grabando en video.  Buscábamos a un poeta, Marcelo Ensema Nsang, también padre claretiano, que fue encarcelado y torturado en los 70’s durante la dictadura de Macias.  Dimos con él.  Le sorprendió saber que lo buscábamos.  Lo he traducido por más de un año.  Aunque no ha escrito mucho.  La película se planea estrenarla, en el 2012”.

Aunque por cercanía y lazos de amistad, México es el país al que vuelve una y otra vez.  Al que lo unen, la poesía, el tequila,  los amigos y ante todo, la necesidad de preservar la obra escrita de algunos de sus grupos étnicos.

-“¿Que crees que falta en México para preservar la cultura   indígena”?

-“Faltan muchas cosas.  No soy experto en su política, ni en la educación. Pero hay dos valores que podrían ayudar mucho. El primero es el respeto.  No solo de los idiomas indígenas, sino de la historia de los diversos grupos, su arte, y su experiencia en el México de hoy, que muchas veces es subvalorada.  La otra, seria el diálogo.  La política casi siempre se hace de arriba hacia abajo, e ignorando los valores y experiencia de la gente indígena, por eso no pueden apoyarlos realmente.  Hay otros valores más, pero sugiero esos para comenzar”, dice con seguridad, un joven que ha vivido entre ellos, y los conoce mucho más que otros que crecieron en la región pero a quienes su estatus económico y social los hace marginarlos.

David también me contó que junto con su amigo, el cineasta Ben Rodkin, (hizo “Big Heart City”), planean hacer un documental que exponga el peligro que corre la poesía en Oaxaca, por el estado de su idioma y su cultura.  Financiar ese trabajo es tarea cuesta arriba. Pero sin pensar cómo, ni con cuánto, David asegura que en el verano pasará todo un mes entrevistando artistas y escritores.  Por cierto, ellos se comprometieron a apoyarlos en sus labores, ayudando con el hospedaje y los alimentos.

-“El producto final será un documental corto, muy poético, que contará la historia de cómo los artistas de Juchitán están preservando su cultura de manera muy pragmática, inspirando a las próximas generaciones, y dando nueva vida a su cultura que ha sobrevivido por miles de años”.

DAVID EN LA “CASA BLANCA”…

 Un par de reuniones y algunos días después, le pedí a David Shook, acudir al Centro Cultural “La Casa Blanca”, (inmueble icono de Downey California), para una sesión de fotos para la portada TN.  Llegó puntual, sonriente, y como siempre además de su bigote, con algo más que llamó mi atención.  Una chamarra con el logo de PEMEX en la espalda.  Se la quitó, pero le pedí dejársela. No quería despojarlo de su verdadera identidad.  En ese momento, mi esposo Fernando González, se acercó a saludarlo. Y antes de indagar, supe la historia de esa “prenda”:

-“Cómo la conseguiste”? preguntó Fernando.

-“Estaba en una gasolinera y se la vi al despachador.  Me gustó y le pregunté si podía tenerla, me dijo que no.  Que era propiedad de la nación”, (jijiji) río maliciosamente al contestar.

Luego continuó…

-“Claro, le ofrecí 150 pesos por ella, y de ser propiedad de la nación, pasó a ser de David Shook”.Fue así como comprendí que, paradójicamente, así como los Estados Unidos se adueñan de lo que les gusta en otros territorios, David Shook hizo suya no solo la chamarra, también la cultura e idiosincrasia mexicana”.

CRUZADA POR EL RESCATE DE “LAS LENGUAS EN PELIGRO DE EXTINCION”…

-“Les llamamos así porque cada vez menos jóvenes desean aprenderlas y seguir sus costumbres.  Y es por distintas situaciones.  Casi no hay medios que transmitan en su idioma, ni tampoco literatura escrita.  Creo que es importante para ellos aprender español, porque es el idioma nacional, pero debo enfatizar que los dialectos y el idioma pueden coexistir.  Pienso que la diversidad no es peligrosa, si hay respeto y diálogo entre muchas opiniones y experiencias de todos”.

Entre foto y foto, “clic tras clic” de la cámara, sigo preguntando.

-“Como aprendiste los dialectos”?

-“El náhuatl lo estudié en un pequeño pueblo en Guerrero llamado San Agustín Oapan, donde pasamos unos meses viviendo con una familia, mi pareja Sidneyann y yo.  Eran agricultores y nos enseñaron las delicias de la comida prehispánica.  Pasamos los días en clases de idiomas, y las tardes en las milpas o nadando en balsas.  El zapoteco realmente no lo puedo hablar.  Conozco su gramática, y puedo decir algunas cosas.  Es algo que me gustaría mejorar durante mi estancia próxima en Oaxaca.  Siempre hay mucho por aprender”.

La vida de David está impregnada de cultura, y de muchos planes para enaltecerla.  A su regreso del siguiente viaje a Oaxaca, planea publicar 5 libros bilingües de poesía indígena del “zapoteco del istmo, zoque, maya yucateco, huichol y mazateco”.

Además, seguirá impartiendo sus talleres literarios por varias escuelas y organizaciones.  Publicando sus obras en la revista “Molossus”, y dirigiendo la editorial Phoneme Books, que publica las traducciones de la literatura mundial.

Aunque sigue necesitando apoyo financiero para sus nobles proyectos, sin rendirse, confía en que distintos medios, como hoy TN DIGITAL, se interesarán en apoyarlo difundiendo su labor a favor de las culturas autóctonas.

Sin importar el resultado de sus esfuerzos a corto plazo, él continuará trabajando para preservar las culturas y el legado que implican para la sociedad moderna, porque es un ideal que lleva en su corazón, en su espíritu y en su “bigote”.

Nota.- David Shook es uno de los autores que estarán presentes en “Léala”, (Feria del Libro en Español de Los Ángeles), del 11 al 13 de mayo, en el Centro de Convenciones.  Entrada gratuita.   Apoya su proyecto visitando http://languageactivists.org.

 

 Si deseas conocer la historia de TN Digital, visita: www.terenotas.com , síguenos en Twitter @mtsarabia , y si deseas ordenar ejemplares impresos, ve a www.magcloud.com, teclea la palabra Terenotas, seguida del numero de revista.  Ellos envían a cualquier punto dentro de los Estados Unidos.  Y ahora ya puedes descargar la aplicación “MC magcloud for ipad”, para descargar también ahí la versión digital.  Y claro síguenos cada miércoles en Facebook.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comments

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.