Abbas dice que “la causa palestina atraviesa sus momentos más difíciles”

MADRID, 29 Nov. (EUROPA PRESS) –

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, ha destacado este miércoles que “la causa palestina atraviesa sus momentos más difíciles” y “los tiempos más oscuros” tras el estallido del conflicto con Israel desatado tras los ataques perpetrados el 7 de octubre por el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás).

“Las fuerzas de ocupación israelíes han cometido desde el 7 de octubre crímenes internacionales horribles, incluidos crímenes de guerra y contra la humanidad”, ha dicho en un mensaje con motivo del Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino, que se celebra el 29 de noviembre de cada año desde 1977 en conmemoración de la fecha en la que la Asamblea General de Naciones Unidas aprobó la resolución 181, que estipulaba la creación de un “Estado judío” y un “Estado árabe” en los territorios de Palestina, con Jerusalén como parte separada sometida a un régimen internacional especial.

Así, ha acusado a Israel de “lanzar una agresión bárbara, una despreciable guerra de venganza y un genocidio”. “Están atacando a personas inocentes”, ha lamentado, antes de recalcar que “más de 60.000 palestinos” han muerto o resultado heridos, “un 70 por ciento de ellos niños, mujeres y ancianos”.

“Familias enteras han sido exterminadas y más de 1,7 millones de palestinos se han visto desplazados, en un intento claro de llevar a cabo una nueva ‘Nakba'”, ha señalado. ‘Nakba’ es un término árabe que significa “catástrofe” y que hace referencia a la huida de cerca de 700.000 personas de sus hogares tras la creación en 1948 del Estado de Israel.

Abbas ha destacado que los palestinos en Gaza “hacen frente a una amenaza existencial” por la ofensiva israelí y ha recordado que “decenas de miles de casas, edificios, instalaciones, refugios e infraestructuras han sido derribadas sobre las cabezas de sus residentes a manos de la máquina de guerra de Israel”.

“Esta guerra es una extensión de las constantes agresiones de esta repugnante ocupación contra nuestro pueblo para perpetuar y ahondar su colonización y ocupación del territorio del Estado de Palestina, incluido Jerusalén”, ha alertado, según un comunicado recogido por la agencia de noticias WAFA.

En este sentido, ha hecho hincapié en que “no se puede lograr paz y seguridad arrebatando a los palestinos su humanidad, demonizándolos, aplastando los cráneos de niños, ‘arrasando Gaza’ o ‘convirtiéndolo en un infierno”, como tampoco puede lograrse “cortando el agua, la electricidad y el combustible, dejando a 2,3 millones de palestinos cercados y muriendo de hambre”.

Abbas ha recalcado que los palestinos “hacen también frente a ataques generalizados y peligrosos” en Cisjordania y Jerusalén Este “con el objetivo de hacerse con las tierras y la riqueza” de la población palestina, por lo que ha vuelto a pedir a la comunidad internacional que actúe para “detener los asentamientos y la anexión silenciosa y “las prácticas diarias de limpieza étnica y discriminación racial”.

“Pedimos que se detengan los ataques contra nuestro pueblo en Jerusalén, tanto contra cristianos como contra musulmanes, contra los lugares sagrados, que se eviten las incursiones en la sagrada mezquita de Al Aqsa y los intentos de alterar el ‘statu quo’ legal e histórico en la Ciudad Santa”, ha sostenido el mandatario palestino, que ha denunciado además “invasiones”, “ejecuciones extrajudiciales”, “detenciones arbitrarias”, “agresiones a prisioneros” y “retención de los cuerpos de los mártires”.

“Reclamamos que se detengan los crímenes de las milicias terroristas de los colonos, apoyadas por el Ejército ocupante, y otros crímenes sistemáticos y generalizados, así como que se deje de armar a miles de colonos terroristas, lo que les permite seguir perpetrando actos de terrorismo y ataques contra nuestro pueblo en Jerusalén y el resto de Cisjordania”, ha defendido.

“AUSENCIA DE DERECHOS”

Por ello, ha argumentado que “la causa principal” de la situación “es la ausencia y el desprecio a los derechos”, por lo que ha sostenido que “el mundo no puede estar de brazos cruzados y ver a Israel cometer todo tipo de asesinato y destrucción, arresto y desplazamiento, contra el pueblo palestino”.

“El mundo no debe tolerar estos crímenes y no hacer que se rindan cuentas”, ha dicho, al tiempo que ha pedido “una solución exhaustiva que aborde las causas subyacentes de esta ocupación y de su existencia en el territorio del Estado de Palestina”.

Abbas ha indicado que “poner fin a la ocupación y materializar los derechos del pueblo palestino es la única forma de mantener la estabilidad, la paz y la seguridad a nivel regional e internacional”, antes de abundar en la necesidad de “un cese inmediato de la agresión israelí” y “un alto el fuego” en la Franja de Gaza, donde debe entrar también ayuda humanitaria.

En esta línea, ha vuelto a reclamar “una protección internacional urgente para el pueblo palestino” y “pasos estratégicos para hacer frente a la amenaza estratégica a la solución de dos Estados”, todo ello “en línea con las resoluciones de Naciones Unidas, los términos de referencia del proceso de paz y el Derecho Internacional”.

“Hemos advertido desde hace 74 años de que ignorar los derechos y el sufrimiento del pueblo palestino, obviar el Derecho Internacional y no hacer que Israel rinda cuentas, tratándolo como un Estado por encima de las normas y leyes internacionales (…), ha contribuido a prolongar el colonialismo israelí y le ha permitido tomar a la humanidad como rehén de su brutalidad”, ha lamentado.

Así, ha recalcado que “algunos han ido tan lejos como para ser cómplices de genocidio” y de “dar autorización absoluta al asesinato y la agresión” contra los palestinos “con la entrega de armas” durante “la reciente guerra contra Gaza”, en aparente referencia a Estados Unidos.

“Nada puede justificar el asesinato de civiles inocentes y niños, los ataques contra edificios civiles, incluidos hospitales, escuelas, refugios e instalaciones de la ONU”, ha señalado Abbas, que ha destacado que “tampoco se puede justificar el uso del hambre como arma de guerra ni cortar el agua o los suministros médicos a civiles inocentes”.

“Nuestro pueblo no se someterá al colonialismo y el apartheid”, ha manifestado, antes de reseñar que “ha llegado el momento de materializar la visión de la comunidad internacional para la estabilidad y la paz en la región”. Por ello, ha reclamado que se permita a Palestina “obtener una membresía total en la ONU a través de una resolución del Consejo de Seguridad” y ha vuelto a poner sobre la mesa su propuesta para celebrar “una conferencia de paz” para lograr una solución al conflicto.

“Ha llegado el momento de rechazar la intransigencia de Israel y su oposición a esta visión y al reconocimiento del derecho del pueblo palestino a existir y a la autodeterminación”, ha señalado, al tiempo que ha apostado por “un proceso político serio que se ciña a la legitimidad internacional y busque poner fin a la ocupación” para “lograr una paz justa y exhaustiva”.

Abbas ha sostenido además que “la agresión israelí” pone la situación “en un cruce de caminos” y ha argüido que las opciones son “que prevalezca la voluntad internacional o la voluntad de la ocupación para perpetuar su colonialismo y su visión de un Oriente Próximo inestable y violento”.

“No escatimaremos esfuerzos a la hora de proteger a nuestro pueblo y buscar por todos los medios evitar la lacra de la guerra, la muerte y la destrucción, así como preservar la unidad de nuestro pueblo y su destino en su patria, Palestina”, ha manifestado Abbas, que ha reiterado su “compromiso” con el Derecho Internacional y ha pedido a Israel que “asuma sus responsabilidades como potencia ocupante” y “pague por sus crímenes” en los Territorios Palestinos Ocupados.

Comments

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *