Claves para afrontar la nueva realidad laboral en Latinoamérica

 Danilo Díazgranados 

Un informe de la filial para Latinoamérica de la tecnológica Citrix hace un breve análisis acerca de cuáles serán los elementos primordiales a los cuales deberán prestar atención las empresas de la región, con la finalidad de adecuarse de una manera más armónica a la nueva realidad laboral.

El año 2020 significó una ruptura total con la mayoría de los cánones establecidos en las relaciones de trabajo. El paradigma se derrumbó totalmente. La modalidad de trabajo a distancia, que venía avanzando muy tímidamente, aceleró su evolución y comenzó a hacerse masiva muchos años antes de lo esperado. El futuro llegó de manera intempestiva.

Al respecto y de cara a los cambios que a todo nivel ha dejado la crisis del coronavirus, entre ellos el relacionamiento con los demás, la distancia social y el uso obligado del tapabocas, Citrix ha esbozado una serie de predicciones, con la finalidad de apoyar a las empresas para que organicen sus prioridades y de esta manera afrontar con buen pie el inicio de un nuevo periodo de actividad laboral.

Aunque a simple vista se prevé regresar a la oficina más temprano, nuestro lugar de trabajo no volverá a ser el mismo de inicios de 2020. Se combinarán esquemas híbridos, entre la oficina y el trabajo remoto. Según Citrix, la oficina se convertirá en un espacio colaborativo, ya no será el único lugar en el cual nos dediquemos a trabajar. Será el sitio de reunión para crear, imaginar y beneficiarnos del pensamiento global, socializar y evaluar otros aspectos.

La llamada experiencia del usuario (UX) y el “bienestar digital” serán áreas claves para aprovechar los beneficios que ofrecen las tecnologías de información. Las empresas se enfocarán en la forma en que sus empleados trabajen, liberen su potencial y mejoren su relación con la tecnología. Las herramientas digitales deben ser capaces de potenciar la productividad en los colaboradores, a la vez que promueven el mejor equilibrio entre la vida personal y laboral, guiándolos para cumplir sus objetivos.

Con el teletrabajo, el talento no tiene fronteras. Las personas no requieren estar en oficinas corporativas, en constante supervisión, para que sean productivas. Se amplía el horizonte de contratación de profesionales en otras geografías, lo que contribuye con las finanzas de la empresa. No se requieren costosas oficinas, con todos los gastos derivados de su operación y mantenimiento.

El almacenamiento de la información en nubes seguirá incrementándose, ya que las empresas dependerán cada vez menos de centros de datos físicos dentro de sus instalaciones, confiando más en proveedores de nube que les ofrezcan mayor capacidad y disponibilidad inmediata de la data.

Cada trabajador tiene un lugar distinto donde laborar, lo que implica que el rango de la seguridad se amplió. Ahora debe abarcar otros espacios, ante lo cual urge enfocar la seguridad en los usuarios. Es preciso contar con arquitectura informática que garantice la integridad del perímetro de seguridad.

Lo anterior son tan solo algunas de las premisas que, de cara al presente, plantea Citrix. La nueva realidad se impone y es menester que tanto las empresas globales, como las latinoamericanas propicien y establezcan los cambios necesarios para asumir el trabajo remoto de la mejor manera posible.

 

Comments

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *