Eric Garcetti: tan latino como Los Ángeles

Eric Garcetti. Foto: AP.

Gabriel Lerner/HUFFPOST VOCES

Comprender la victoria de Eric Garcetti, este martes, en la elección de alcalde de Los Ángeles requiere una breve introducción sobre la ciudad, morada de tantos latinos.

Los Ángeles es una ciudad peculiar. Sus contornos geográficos son vagos e inverosímiles, resultado de un siglo de anexiones de fuentes de agua, separación de comunidades pudientes para escapar al remolino impositivo, una sustancial población pobre o inmigrante y, en fin, la vida.

Se mezcla, sin solución de continuidad, con decenas de pequeñas ciudades adyacentes en el sur de California, que pululan por todos sus costados y se confunden con la metrópoli, al punto de crear una identidad conjunta, el Gran Los Ángeles. Tanto, que comparte con otras 27 comunidades su distrito escolar. Algunas de esas áreas limítrofes ni siquiera tienen municipio y están al aire libre, como donde vive quien firma, en City Terrace.

También la caracteriza el tamaño de la región urbana: uno puede viajar en el freeway por más de una hora y sigue estando aquí. Ah, y en el rush hour, dos o tres horas.

Luego, no tiene centro. Así es: no existe un lugar donde la gente se cite, donde se manifiesten las protestas, un lugar que simbolice, no Hollywood – que es un distrito y una de sus partes es una ciudad independiente- sino Los Ángeles. Si no lo cree mire la foto en el portal de la ciudad. ¿Qué ve?

SI TIENES ALGO QUE DECIR, HAZ CLICK AQUÍ: NOS INTERESA TU COMENTARIO

Su población es heterogénea, disímil. Es una Babel de 140 países de origen y 224 lenguajes.

Pero – quiérase, acéptese o no – Los Ángeles tiene hoy un carácter latino omnipresente, decisivo. Desde abajo, la comunidad ha hecho primero un nicho, luego una presencia innegable, y ahora va camino a la predominancia.

Los hispanos constituían en  2010 casi 49% de la población de la ciudad, que es de unos 3.8 millones de habitantes.

La elección de Garcetti (derrotó a Wendy Greuel por 54 a 46 por ciento) marca la segunda vez consecutiva que la ciudad tiene un alcalde que se autodenomina latino. Sí, porque el abuelo paterno, Salvatore, era mexicano. La abuela Juana Iberri, hispana de Arizona, originalmente de Sonora, México. Y Eric habla español fluido, compruébese en el video abajo.

Y es un latino judío, porque su madre Sukey Roth lo es. El primero.

Además, tiene un apellido italiano si los hay, como nieto de inmigrantes del país de la bota. Y es de una estirpe política: el padre Gil (nacido Gilbert Salvatore) fue fiscal municipal de Los Ángeles por dos términos y candidato a otros puestos.

A los 42 años, es el más joven de los alcaldes. Pero tiene experiencia: ha sido concejal desde 2001.

Si toda esta mezcla parece extraña, bienvenido a Los Ángeles.

Blanco, latino, italiano, judío, Garcetti refleja la ciudad.

Aquí las comunidades, las identidades se mezclan, sin formar todavía una nueva. Sin ir más lejos, otra candidata a alcalde fue la concejal Jan Perry, afroamericana por nacimiento y judía por conversión.

Al margen de lo anecdótico, estas elecciones fueron históricas por dos motivos deplorables: primero, el porcentaje más bajo de votantes en la historia de la ciudad. De 1,797,318 votantes registrados, participaron 345,207, el 19.2 por ciento.

Por Garcetti votaron 181,995 personas.

Segundo, paradójicamente, la suma más grande de gastos de campaña: al menos 33 millones de dólares. Otros calculan 50 millones.

Haga uno la cuenta cuánto invirtieron, o gastaron, por cada voto.

Además, la caracterizó la relativa similitud política entre ambos candidatos, que son demócratas y liberales.

¿Y los latinos? Descollaron por su entusiasmo al apoyar al actual alcalde Antonio Villaraigosa en dos elecciones (2005 y 2009), con 67.5 por ciento. Ahora lo hicieron por Garcetti, quien recibió un 59.9 por ciento de su voto.

Pero, ¿realmente será Garcetti la panacea para sus necesidades y problemas?

Difícil: Los Ángeles sufre de una tendencia a déficit presupuestario crónico, que lleva a recortar, no a incrementar, presupuestos sociales, de educación, construcción pública, atención médica, servicios de policía o bomberos y hasta de choferes de ambulancias. Ya olvidados los eslóganes de campaña, este es el panorama que espera al alcalde electo cuando asumirá el puesto en julio: muchos meses de negociaciones detrás de las bambalinas y poco avance para los que menos tiene. Aquí hay una excelente lista.

Los problemas de la población latina en Los Ángeles son como los de todos, solo que más: requieren más empleos e ingresos, educación, seguridad…

¿Cómo se soluciona?

Sacudiéndose la modorra, la apatía y el descreimiento y votando. Siendo la mitad de la población, los hispanos fueron solo la cuarta parte de los que de hecho votan. Así, ¿con qué base se pide la ciudadanía para los indocumentados?

Porque hay millones de hispanos en Los Ángeles y sus alrededores que ni siquiera pueden votar. Y eso también requiere solución.

Para consultar más información sobre cómo aprovechar los datos del censo pueden visitar este enlace:
http://backgroundchecks.org/us-census-guide-how-to-get-the-most-out-of-census-gov.html

 

Marcha proinmigrante en Los Angeles, 1 de mayo de 2013

Comments

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *