Congresista nunca había vivido algo similar en Washington

Congresista Lucille Royball-Allard habló recientemente con los empresarios de la Cámara de Comercio de Bell; a su lado, Robert Arciniaga, presidente del organismo (Foto de Agustín Durán / Latinocalifornia.com).

El objetivo de sacar al presidente Obama de la Casa Blanca ha impedido cualquier compromiso por parte del parido republicano para ayudar a mejorar la economía del país.

La congresista Lucille Royball-Allard llegó a la Cámara de Comercio de la ciudad de Bell (BCC) para platicar con los dueños de negocios sobre la actual situación en Washington, la posibilidad de que la economía mejore no sólo para el país en general, sino para la pequeña y mediana empresa que hasta el momento ha sido uno de los sectores que ha sufrido más los efectos de la crisis económica.

Al evento asistieron Robert Arciniaga, presidente de BCC, Gloria Medina, coordinadora de BCC, y otra docena de empresarios y miembros de la comunidad de Bell y Maywood, quienes escucharon con atención las impresiones de la congresista, el cual no fueron nada optimistas.

La congresista explicó que generalmente los debates y compromisos entre demócratas y republicanos en el congreso es un juego de toma y dar y hasta antes de que entrara el presidente Barack Obama, había un compromiso y deseos de trabajar entre ambos partidos, pero ahora todo cambió.

La reunión se realizó en el restaurante Época de la ciudad, negocio utilizado por la Cámara de Comercio de Bell para estimular la economía local organismo (Foto de Agustín Durán / Latinocalifornia.com).

“El objetivo de los republicanos desde el inicio de esta administración ha sido evitar que el presidente se religa”, expresó, refiriéndose a los comentarios que Mitch McConnel, presidente del partido republicano cuando dijo que su objetivo número uno en esta administración era evitar que el presidente Barack Obama sea un presidente de dos términos.

La funcionaria en un tono un poco frustrada, reconoció que efectivamente la recuperación de la economía va un paso muy lento, todavía con números de dos dígitos el nivel de desempleo y desafortunadamente dijo que nada cambiara hasta después de las elecciones.

Enfatizó que El Te Party, grupo de la extrema derecha que ha logrado el control de muchos de los candidatos republicanos ha influido en gran medida, al grado que prácticamente los políticos no quieren ni discutir ideas o posibles programas que ayuden a la economía a recuperarse.

Otra de las razones es porque 2012 es año de elecciones, y aparentemente los republicanos no quieren hacer nada que llegue al escritorio del presidente, porque si se realiza algo que empiece a trabajar y mejorar la economía, entonces eso le garantizará la relección del presidente.

La congresista no culpó a todo el partido republicano en general, sino al Te Party porque ellos han establecido una política de miedo entre los políticos y quien no siga o apoye sus ideas, prácticamente le quitan el apoyo del partido.

Dos de los ejemplos que ilustran este tipo de política fueron el American Job Act., mandado por el presidente al congreso y con el cual se estimularía, particularmente la pequeña y mediana empresa, generaría trabajos, bajaría impuestos, reduciría el déficit y estimularía la creación de empleos pero el cual no tuvieron tiempo ni de discutir debido a negación del partido republicano.

Otro ejemplo fue la propuesta denominada: Make it in America donde se busca estimular a las grandes compañías y pequeñas a realizar y conservar los trabajos en Estados Unidos, en lugar de mandarlos a otros países de Latinoamérica, Asía o la India, pero simplemente quedó en un intento ya que fue bloqueado por el partido conservador.

Roybal-Allard indicó que nunca había visto este tipo de política en Washington, que generalmente había compromiso y cedían y ganaban votos para sacar adelante las propuestas ya sea demócratas o republicanas, pero en este caso como el objetivo es sacar al presidente, dudó mucho que se pueda hacer algo antes de las elecciones.

Incluso, la funcionaria se atrevió a decir que si después de noviembre las cosas no cambian y el partido republicano continúa sin querer comprometerse a sacar adelante al país, entonces, la nación podría caer en una segunda recesión con lo que se multiplicarían el desempleo.

Roybal-Allard, quien es una de las autoras del Dream Act que fue bloqueado por el partido republicano, dijo que la creación del programa de acción diferida fue como resultado a la frustración del presidente porque nada se puede hacer actualmente en el congreso, y era necesario hacer algo para los miles de jóvenes que llegaron a temprana edad y ahora han quedado atrapados, sin poder seguir sus estudios y con el riesgo de ser deportados.

Pidió a los estudiantes que por ninguna manera compren o utilicen algún documento fraudulento que les permita recibir el beneficio de la acción diferida porque todo se estará revisando con lupa y si se llega a detectar una anomalía, entonces esa acción será calificada como un delito y ya nunca más podrán solicitar la residencia de Estados Unidos.

Por otro lado, pidió a la comunidad a que salga a votar ya que calificó su participación como crucial en las siguientes elecciones y del cual dependería el futuro del país.

Finalmente la congresista pudo terminar su pollo con verduras, servido con una salsa medio picosa que dejo un buen sabor de boca en el restaurante Época, y seleccionado por la misma Cámara de Comercio de la ciudad para estimular la economía local y donde los asistentes pudieron preguntar y conversar en un tono de compañerismo con su representante en Washington.

Comments

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *