“Cruzada por los libros”

Por María Teresa Sarabia

Oscura, vacía, con las ventanas selladas, ya sin los grandes letreros que anunciaban su nombre, “Barnes and Noble”, luce la que fuera una de las mejores sucursales de esa cadena de librerías, en el Oeste de Los Ángeles, California.  En numerosas ocasiones visité esa tienda de 3 pisos, con cafetería, y decenas de anaqueles rebosantes de libros, periódicos, revistas, y películas.  Pero hace unas semanas, cuando quise ir de nuevo, ya  no existía.  Fue parte del cierre de cientos de tiendas que durante los últimos dos años, tenia esa cadena en todo el país.  Y así como la sucursal de Pico Boulevard cerró sus puertas, también lo hicieron las de su rival, “Borders”. Por lo tanto, las 7 librerías que tenia cercanas a mi casa, todas desaparecieron!  La opción? Amazon.com . Los mismos empleados de las tiendas lo recomendaban cuando al visitarlas en su periodo de extinción, carecían de los títulos que pedíamos. Ver el éxodo de librerías fue doloroso.  Pero el hecho de que se desvanecieran físicamente, no implica que lo mismo suceda con los libros.

La crisis global, parece obligar a las industrias de todos los ramos a diversificarse.  Pero además de las industrias, los consumidores, en éste caso los lectores… también lo harán?

Fue necesario realizar sondeos.  Y que mejor por comenzar con quienes viven de cerca los cambios y reciben los embates de una mala economía: las editoriales.

Anabel Álvarez es periodista, vive en Los Ángeles, y su familia tiene una empresa editorial.  Por lo tanto, sabe de libros, de impresiones, y tendencias.  TN Digital la buscó para conocer su opinión.

-“Creemos que el mundo editorial se está revolucionando.  El cierre de librerías se debe a un fenómeno económico mundial, no a que las personas ya no quieran leer.  Las librerías son un negocio y como a muchos otros giros afectó la crisis económica.  Y por otra parte, muchas personas están cambiando su forma de leer, del libro impreso al libro digital”, comenta.

Luego agrega que en 12 años de pertenecer al mundo editorial, ella desde hace 6 años, tiene otros socios.  Juntos producen revistas, periódicos y otras publicaciones.  Libros lo hacen desde hace 2 años, y tienen en su haber más de 30 publicados.  Enfatiza que las impresiones de las obras, siempre serán necesarias para los autores:

-“Ellos todavía utilizan mucho los libros de papel para sus presentaciones, para conferencias, para dar autógrafos, y los electrónicos para obtener un poco más de ganancias.  Además los autores prefieren tener el sabor de su libro en las manos, y aun teniendo su e-book, hacen pequeñas cantidades de impresión”.

Y en un momento en el que el fantasma de los cierres de librerías podría amenazar con impactar a otras naciones, muchos factores, entre ellos la falta de poder adquisitivo  para acceder a los dispositivos electrónicos, (por parte de ciertos segmentos de la población), podría ser un freno para los lectores latinoamericanos.  En esos países, la lectura sigue siendo preferida en los libros impresos.  Y las tiendas de libros, siguen vendiéndolos a diferencia de Estados Unidos, donde ahora las ventas de ambos, impresos y electrónicos, se hacen por Internet.

Marisol Schulz, es directora de “Léala”, (Feria del Libro en Español de Los Ángeles).  Prepara la segunda edición en esta ciudad, (la primera rebasó las expectativas de los organizadores), tanto en visitas como en ventas, y opina al respecto:

-“En México sí ha pegado la crisis, pero a las librerías independientes.  Las grandes cadenas siguen funcionando, ven el libro como negocio, y solo en la medida que ciertas sucursales no les funcionan, las cierran”.

Y claro, las librerías siguen porque como dije, es solo un cierto sector, el que tiene acceso a la tecnología, por lo tanto la popularidad de los lectores electrónicos, no crece al ritmo de la de Estados Unidos.

¿QUÉ SUCEDE CUANDO LOS LIBROS NO SE VENDEN?

Sin embargo, cuando algunas publicaciones impresas no tienen éxito, el stock de libros que se acumula en las casas editoriales, se vuelve un problema.  Marisol Schulz, también estuvo al frente de editorial ALFAGUARA, (en México), por 17 años, y a cargo de diversas ediciones de diferentes escritores, entre ellos los famosos a nivel internacional.  Pero qué sucede cuando en ocasiones ciertas obras no son del gusto del público?

-“En el caso México, tiene que ver con el manejo de inversiones.  Pero los libros que se quedan en bodega sin moverse, se vuelven un problema fiscal y las editoriales se ven en la necesidad de rematarlos o donarlos.  No puedes tenerlos acumulados.  Pero no puedes donar 5 mil a un solo lugar.  Y logísticamente no se tiene dinero para hacer esa distribución, y lamentablemente el recurso más socorrido y a veces el único, es la destrucción de los ejemplares.  Una práctica normal y el último recurso.  No había cosa que me doliera más que ver un libro destruirse.  Es frustrante como editor.  Y por lo menos en el mundo del libro en México, esa es la situación”.

Pero tanto Marisol Schulz, como Anabel Hernández, coinciden en que las publicaciones tanto en el formato impreso como digital, seguirán adelante.

-“Van a coexistir”, dice Marisol.

_”Habrá cambios, es indudable, tendrán que renovarse o morir, es decir hacer la transición de lo tradicional a lo tecnológico.  Aunque como todas las transiciones, serán paulatinas”, opina Anabel.

LAS VENTAS “BAJO DEMANDA”

Una opción que actualmente parece estar de “moda”, es la venta de libros en sus dos versiones, impresa y  digital, “bajo demanda” .

Una modalidad que es como un “rayo de la luz” para la industria por varias razones.  Entre ellas, la principal, evita las inversiones en impresiones inseguras.  Para Anabel Álvarez, de “Royal Eagle Publishing”, es una buena opción:

-“Por el lado económico y a corto plazo, es atractiva.  Permite el ahorro en varios aspectos, por ejemplo el alquilar una bodega para guardar los libros.  Pero para hacer promoción, necesitas un stock mínimo de 500 ejemplares para poder venderlos en las conferencias o presentaciones que se tengan, o para dejarlos en librerías.  Para dar a conocer a un autor, se necesita de una buena distribución y solo se logra si se tienen suficientes libros para dicho cometido”.

A su vez, Marisol Schulz dice:

-“Es la parte lógica a donde tiene que llegar el mundo del libro.  Los editores invierten mucho, y es una apuesta subjetiva, por el ojo del editor.  A veces le atinamos, tal libro tendrá miles de copias  y tantos interesados, pero ¿qué ocurre si no?  Quedan copias en bodega, con las que no se puede hacer nada.  Papel que se desperdicia.  En muchos títulos, lo lógico es la venta bajo demanda.  Se podría hacer una primera edición de 2 mil, y después de esa primera edición, que se distribuya bajo demanda”.

TN Digital también se dio a la tarea de investigar qué sucede con las publicaciones de ambos formatos en la Unión Europea.  Un registro publicado por “Enlace Equal” del Ministerio de Cultura en España, señala:

-“Las nuevas tecnologías de información y comunicación han hecho que se tambalee un mundo cuyo único soporte para la transmisión de información, conocimientos y cultura, durante siglos, ha sido el libro.  Después de años de incertidumbre y fatales presentimientos sobre su futuro, se confirma que ni todo el futuro es para los nuevos soportes, ni todo el presente para el libro.  Si, es cierto que éste pierde su papel hegemónico como vehiculo de contenidos, pero también que está llamado a convivir y complementarse con los formatos de la era digital.  La nueva sociedad de información, también llamada “Sociedad Red”, elimina barreras y deja abiertas de par en par las puertas de un mercado global. Un mercado al que ya se ha empezado a adaptar la industria que tradicionalmente ha girado alrededor del libro”.

Es interesante ver cómo, de acuerdo a datos también proporcionados por el Ministerio de Cultura de España, Madrid y Barcelona, son dos de las principales ciudades en Europa, en donde ya proliferan las “ventas bajo demanda”, y a través de internet.

_”El internet modifica no solo los hábitos del consumidor, también de todos los eslabones de la cadena del libro, que se encuentran en un momento de expansión  y juegan un papel decisivo en el futuro del sector.  Las ediciones electrónicas brindan un nuevo soporte al contenido, y nuevas formas de acceso a ellas.

La impresión bajo demanda, como mecanismo de nuevo cuño para la materialización de contenidos, altera las estructuras compartimentalizadas del sector, y obliga a los miembros de éste a reconquistar su sitio”.

Las investigaciones de los españoles agregan que la transformación de la infraestructura se suma a la del comportamiento de las personas.  Enfrenta las dos caras de la información: la tecnológica y  la humanista.

Y como ejemplo del éxito de las ventas bajo demanda, y de libros digitales, documentan el hecho de que el autor Stephen King y su obra “Riding the Bullet”, se convirtiera de nuevo en un best seller en la red, a 48 horas de haberse publicado.  Medio millón de personas, lo compraron.  Aunque sigue la venta de libros impresos, ya se siente poco a poco el impacto de los libros electrónicos.

En Guadalajara, Jalisco, la periodista Laura Gutiérrez Franco, quien por más de dos décadas laboró en el extinto diario “Ocho Columnas” , y conoce de cerca la industria de las publicaciones de papel, nos dice:

-“Como negocio, todo editor en este caso no quiere perder, y si se refiere “sobre pedido”, pues es parte de que la empresa que los produce no pierda. Aunque no creo que los libros digitales suplan a los otros al 100 por ciento, siempre habrá un lugar para los de papel”.

Es evidente el nuevo y fuerte reto que enfrenta la industria del libro a nivel mundial.

EL MENÚ DE DOS SABORES: “IMPRESO O DIGITAL”…

Quienes saben lo que significa deleitarse leyendo, tienen en su menú dos sabores a elegir: “libros impresos o digitales”.  ¿Cuáles prefieren?

En Woodlands, Texas, un grupo de damas hispanas integran un club de lectura.  Su fundadora, la jalisciense Iytzia Cárdenas Camarena, lo inició cuando recién llegada a ese estado, en el 2006, decidió hacer una labor positiva por el bien de su comunidad.  Como ávida lectora desde niña, y perteneciente a otro club similar en Guadalajara, Jalisco, donde su madre desde pequeña cultivó su interés por leer, se lanzó a la aventura de difundir entre sus amigas y conocidas el hábito de la lectura.

-“El club comenzó sin nombre, tuvo gran poder de convocatoria, con 15 miembros.  La dinámica fue reunirse el primer viernes de cada mes, y hasta la fecha continúa.  La propuesta inicial era hacer un banco de libros e intercambiarlos, para comentarlos durante las reuniones.  Comprábamos libros con un fondo común, y se votaba para hacer las adquisiciones.  Se modificó y actualmente todas leemos el mismo libro, lo que da diversidad al grupo y mayor conocimiento de la literatura.  Han pasado por nosotras diferentes escritores, estilos, épocas, editoriales.  Hoy hacemos una votación para elegir el libro que se leerá cada mes”, cuenta Iytzia.

Y agrega que al club se le puso el nombre de “OSERI”, que en Raramuri significa “ESCRITO O LIBRO”.

TN Digital, a través de nuestra colaboradora Adriana González,  (por cierto también parte de ese club), en Texas, habló con algunas integrantes de “Oseri” sobre sus hábitos literarios, y preferencias en la forma de leer.

 

Cecilia Zúñiga es además la autora que escribió “Benjamin”, una obra cuya presentación hizo orgullosamente el club por ser Cecilia una de sus miembros.

-“La lectura es una ventana a otros lugares, otras culturas, otras mentes.  Me transporta, me hace pensar y resolver de manera distinta.  Es una manera de entretenerme, aprender, divertirme y vivir un poco más allá de mi vida cotidiana”.

Al preguntarle sobre sus preferencias de formato, comentó:

-“La tecnología hace la lectura más accesible a la gente, logrando desperdiciar menos papel.  Aunque personalmente, me gusta tener el libro físico en las manos, oler el papel, oler la cuarta de forros, una y otra vez ver la portada, y regresar fácilmente a alguna parte que he marcado”.

Otra integrante de “Oseri”, Rocío Ramírez Ledezma, explica:

-“Soy apasionada cibernética, pero eso de leer los libros en una computadora o en un ipad no me encanta.  Soy tradicionalista y prefiero leerlo físicamente, pasar hoja por hoja, y usar un separador para las cosas que quisiera recordar”.

Y Carla Díaz, dice:

-“Amo tocar un libro, hacerlo mío, me gusta el papel, su olor y textura.  No me gusta leer de otra manera, me cansa mucho”.

¿AMAZON.COM?

Y aunque la tecnología avanza a pasos agigantados en países como Estados Unidos, los lectores, tanto los entrevistados en este país vía Facebook como en persona, opinaron en mayoría, preferir los libros en versión impresa.  Esta información se contrapone con la proporcionada por el portal “Amazon.com” , en cuyo informe de prensa señala que en el 2011 las ventas de sus libros en ediciones digitales, superaron las impresas.  El dato que indica su comunicado dice así:

-“Desde el 1 de abril del 2011, por cada 100 libros impresos que nos piden, vendemos otros 105 digitales para el kindle.  Y en estas cifras incluimos las ventas de libros con portada dura, cuya versión digital no está disponible.  Los únicos excluidos son aquellos digitales que se distribuyen de manera gratuita.  Este último ano, representa el de mayor crecimiento para “Amazon” en la última década.

Marisol Schulz, con gran experiencia editorial, difiere de el reporte de “Amazon”.

-“La verdad no sé si lo hacen para vender su tableta.  No es una realidad en México, ni en Latinoamérica.  Y hablando con editores en Estados Unidos, creemos que las ventas digitales no superan al libro impreso”.

Y el poeta texano, rescatista de poemas zapotecas, David Shook, (TN 98), nos dice:

-“Lo más importante es la experiencia de estar en una librería, eso es especial.  Huele a poesía.  Nada que ver con Amazon.com .  Pienso que esta oportunidad del cierre de las cadenas, les permite a las independientes superarse”.

 ¿Y LAS FERIAS DE LIBROS?

Otro recurso para promover e incentivar la lectura, son las ferias del libro.  En Guadalajara, Jalisco, la “FIL”, (Feria Internacional del Libro), es la más famosa e importante, y tiene más de dos décadas de tradición.  En Los Ángeles, California, “The LA TIMES Festival of Books”, tiene 17 años celebrándose.  Presenta obras en diferentes idiomas, apoyando la población multicultural Angelina.  “Léala”, (Feria del Libro en Español de LA), va por su segunda edición éste 2012, y a diferencia de la del LA TIMES, “Léala” apostó por abanderar el idioma español en su evento.  Y aunque en el verano del 2010, el actor Edward James Olmos, celebró “The Latino book and Family Fair” en Los Ángeles, únicamente se contó con autores independientes, pero sin la presencia de casas editoriales.

En cierta manera, el evento causó desilusión porque aun cuando representó una oportunidad para nuevos valores, carecía de la solidez que le dan las plumas con peso literario, y por supuesto las empresas editoriales.

Ocho meses después de esta feria, llegó “Léala”, pero aquí, las reglas del juego, fueron a la inversa.  Sólo podían participar autores con el respaldo de casas editoriales.  Por lo tanto, no vimos a aquellos que participaron en la de James Olmos.  TN Digital se dió a la tarea de buscar y hablar con quienes carecen de casa editorial, y han publicado sus escritos.  Octavia Sotelo, es una de ellos:

-“No ven la fotografía completa, ya que en estos tiempos las casas editoriales ya no están interesadas en invertir en nuevos autores a menos que sean previamente famosos o que tengan carrera previa y exitosa como escritores.  Cuando eres independiente, es complicado hacer llegar tu trabajo a los lectores.  El escritor tiene que hacer todo incluyendo su propia publicidad”.

Luis Rosales Alfaro, otro angelino como Octavia, promueve la lectura, como parte de la organización del “Librotón”, (evento que a diferencia de “Léala”, busca la recaudación de libros para regalárselos a los niños).  También escribe.  Y opina:

-“Sé de Léala, buena forma de promover la lectura.  A parte de ser un buen negocio, al que solo con gran respaldo económico se puede llegar”.

Marisol Schulz, directora de “Léala”, al respecto nos dice:

_”Con la proliferación de computadoras, muchos sienten que por poner una frase con otra ya escriben.  A escribir se aprende leyendo.  Hay escritores sin bagaje cultural, y eso es preocupante.  Serlo es un oficio, así como lo es el ser periodista.  Si no lo tienes, no eres. No se puede ser escritor improvisado”.

FUTURO DE LA LECTURA…

En cada nación los hábitos de lectura varían.  Pero lo cierto es que deben inculcarse a temprana edad por el bien del desarrollo de la población.  En el “caso México”, Marisol Schulz comparte una sección de un análisis al respecto, publicado en el 2006, poco antes de iniciar el sexenio del presidente Felipe Calderón.

Luego de una investigación que el “Programa para la Evaluación Internacional de Estudiantes” (PISA), hiciera en el 2003, y dejara muy mal parados a los jóvenes mexicanos de 15 años, al medir sus niveles de aptitud para la lectura, ella sugirió la necesidad de crear una “Política Nacional del Libro”.  Aquí presento un extracto de ese análisis:

_”Debe haber consenso entre el estado y el sector privado con miras a estimular la creación literaria, crear condiciones fiscales y financieras propicias para los editores y la industria gráfica, fomentar el comercio y la distribución del libro mediante: tarifas postales preferenciales, supresión de aranceles aduaneros o demás impuestos a la importación, fortalecer mecanismos de distribución, modernizar librerías, y apoyar su establecimiento en los barrios.  Extender la red de bibliotecas, y organizar campañas de lectura, y en suma la adopción de un marco jurídico que abarque la totalidad de las medidas relativas al libro”.

Una propuesta por demás interesante.  Pero al respecto,  ¿qué se hace en la nación azteca? O mejor dicho a punto de terminar el sexenio “calderonista”, ¿qué se hizo?

Los esfuerzos principales, por ahora quedan en manos de los padres de familia en el seno de sus hogares.  Fomentarlo en sus hijos a temprana edad.

En el caso de Iytzia Cárdenas, la jalisciense que inició una “cruzada por los libros” en su comunidad en Texas, conciente de la importancia cultural, nos dice:

-“Siempre tengamos un libro a la mano como parte de una rutina. La mejor manera de fomentar la lectura es en familia.  Es una riqueza que no cuesta nada”.

 

Si deseas conocer la historia de TN Digital, visita: www.terenotas.com , síguenos en Twitter @mtsarabia , y si deseas ordenar ejemplares impresos, ve a www.magcloud.com, teclea la palabra Terenotas, seguida del número de revista.  Ellos envían a cualquier punto dentro de los Estados Unidos.  Y ahora ya puedes descargar la aplicación “MC magcloud for ipad”, para descargar también ahí la versión digital.  Y claro síguenos cada miércoles en Facebook.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comments

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *