Presionan contra leyes antiinmigrantes en Tennessee

Marcha pro inmigrante en Nashville, Tennessee. Foto: EFE

Charlotte, Carolina del Norte (EFE).- Las organizaciones proinmigrantes de Tennessee urgieron a los legisladores abandonar los planes de aprobar una ley similar a la de Alabama que convierte en delito ayudar a los indocumentados.
Un comité de la Cámara Baja de la Asamblea estatal discute las propuestas de legislación HB2191 y SB2176, que convierten en delito mayor que un individuo transporte u ofrezca ayuda a un inmigrante que se “sospeche” no tiene documentos.
Bajo la medida, la penalidad para el infractor sería seis años de prisión y multas de hasta 3,000 dólares al igual que la confiscación de la propiedad utilizada para ofrecer asistencia.
Otros 38 proyectos de ley que han sido presentados en la legislatura de este año combaten de alguna forma la presencia de los “sin papeles”, incluyendo una que requeriría a las agencias estatales revisar el estatus migratorio del solicitante de un servicio social.
“Al colocar leyes extremistas en la sesión, los legisladores envían un mensaje directo a la comunidad sobre sus prioridades para este año, las cuales son erradas”, afirmó en un comunicado Stephen Fotopulos, director de la Coalición por los Derechos de los Inmigrantes y Refugiado (TIRRC), con sede en Nashville, capital del estado.
“Hoy es el día de movilizarnos, de enviar correos electrónicos, llamar a las oficinas de los legisladores y presentarnos en cada sesión que se discutan estas medidas para mostrar nuestro descontento”, agregó Fotopulos.
Durante la sesión de 2011, varias propuestas de ley fueron discutidas en la legislatura estatal controlada por los republicanos, pero la mayoría no prosperó debido a que otros estados del país, que aprobaron leyes antinmigrantes como Arizona y Alabama, fueron demandados.
Por su parte, Robert Parham, director ejecutivo del Centro de Ética Baptist, afirmó en un comunicado que aprobar leyes que criminalizan las actividades de las congregaciones religiosas por cumplir con sus obligaciones “tendrá un efecto devastador”.
“Lo último que queremos es colocar a Tennessee en la lista de los estados que tratan a sus inmigrantes y a visitantes internacionales de una manera sospechosa. Si los políticos escogen esa vía, van a hundir a nuestro estado en una zanja económica”, añadió Fotopulos.
Tennessee comenzó el pasado 1 de enero a aplicar una ley firmada por el gobernador republicano, Bill Haslam, que obliga a las empresas a verificar la legalidad de sus nuevos empleados utilizando la base de datos federal E-Verify.
Cifras del Censo de 2010 revelaron que la población hispana en ese estado aumentó la última década un 134.2% para representar el 4.6% de la población total, o unos 291,920 habitantes, en comparación con 124,000 en 2000.

Comments

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.