Fracasa intento de negar licencias a indocumentados en Nuevo México

Nueva victoria se anotan los inmigrantes en Nuevo México contra la gobernadora Susana Martínez. Foto: EFE

Tucson (EFE).- Los inmigrantes indocumentados en Nuevo México seguirán teniendo el derecho de obtener una licencia de conducir, después que por tercera vez fracasaran los intentos de la gobernadora Susana Martínez por negárselas.

La legislatura estatal finalizó el jueves su sesión rechazando una iniciativa de ley impulsada por el legislador independiente Andy Núñez, que hubiera revocado una ley estatal aprobada en 2003 que otorga licencias de conducir a personas que no cuentan con un número de Seguro Social.

La controvertida propuesta, apoyada por Martínez, fue aprobada por la Cámara Baja, pero después fue rechazada por el Senado estatal, dominado por el Partido Demócrata.

En su lugar, el senado estatal aprobó una legislación alternativa que impone penas más severas para aquellas personas que cometan fraude al momento de solicitar una licencia de conducir y reduce el tiempo de vigencia de este documento.

Lo que significa que los indocumentados podrán seguir solicitando una licencia de conducir en Nuevo México, uno de solo tres estados en el país que aún otorga este beneficio.

“Para la comunidad inmigrante es una gran victoria”, dijo Marcela Díaz, directora de la organización Somos un Pueblo Unido, con oficinas en Santa Fe, Nuevo México.

Para la activista el mensaje que se está enviando es muy claro: que Nuevo México es un estado “más amigable” con los inmigrantes y que no se va a permitir jugar con la seguridad pública.

“Esta ha sido una lucha como la de David contra Goliat, porque los recursos que la gobernadora utilizó para promover esta propuesta no se pueden comparar con los de nosotros”, dijo la activista.

En su opinión, la mandataria republicana está promoviendo una agenda política antiinmigrante que es parte de una nacional del Partido Republicano.

Indicó que la inmigración es un tema controvertido que divide a las comunidades, pero aseguró que hasta el momento los extremistas no han logrado su propósito en Nuevo México.

“Lo que hizo el senado estatal fue importante, porque dijo que si lo que se trata es de prevenir el fraude y la seguridad pública, se pueden crear reglamentos y estatutos razonables para combatir el fraude”, dijo Díaz, cuya organización apoya cualquier tipo de medida para prevenir el fraude en las licencias de conducir.

La activista reconoció que son posibles los casos donde se cometa fraude al momento de solicitar una licencia de conducir, sobre todo tomando en cuenta que 48 estados les niegan esta oportunidad a los inmigrantes indocumentados.

“Nosotros lo que queremos hacer es proteger a nuestras familias inmigrantes que viven aquí, que trabajan aquí, que sus hijos estudian aquí”, aseguró.

Martínez ha asegurado que vetaría cualquier tipo de propuesta que continuara otorgando licencias de conducir a inmigrantes indocumentados.

Díaz considera que la gobernadora Martínez se “quitó la máscara”, al decir que vetaría cualquier tipo de acuerdo ya que ella quería “todo o nada”.

“Vemos que la gobernadora no está interesada en la seguridad pública, se trata de la cuestión migratoria, esto definitivamente es un ataque en contra de nuestras familias”, dijo Díaz.

El pasado mes de julio, Martínez anunció un programa que busca verificar el domicilio de 10,000 presuntos indocumentados que han obtenido licencias de conducir en Nuevo México.

La mandataria republicana insiste en que las licencias de conducir han convertido al estado de Nuevo México en un imán para inmigrantes indocumentados que vienen de otros estados con el solo propósito de obtener un permiso para conducir.

Comments

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.