Millones de norcoreanos rinden homenaje a Kim Jong-il

Un retrato gigantesco del desaparecido líder domina la ceremonia donde se le rindió homenaje.

El régimen norcoreano afirmó este miércoles que cinco millones de personas rindieron homenaje a su difunto dirigente Kim Jong-il, mientras el mundo se pregunta por las intenciones de su hijo y sucesor Kim Jong-un, según AFP.

La televisión del régimen comunista difundía este miércoles el largo desfile de oficiales vestidos de civil y militar, que acudieron a inclinarse ante su fallecido líder en el mausoleo Kumsusan de Pyongyang, y a apretar la mano a Kim Jong-un, joven heredero propulsado al frente del país.

Vestido con un traje oscuro de cuello Mao, el nuevo número uno, de menos de 30 años, fue grabado con los ojos llorosos ante el cadáver de su padre, yaciente en una cámara de vidrio rodeado de “Kimjongilia”, flores bautizadas así en honor al ex líder norcoreano.

Las imágenes mostraban también a la muchedumbre llorando y a oficiales sollozando, bajo la nieve que caía este miércoles y con un fondo de música fúnebre, que alternaba con interpretaciones de “La Internacional”.

“Entre el 19 de diciembre a mediodía, cuando se anunció la triste noticia de la muerte de Kim Jong-il, y el día siguiente al mediodía, más de cinco millones de ciudadanos de Pyongyang acudieron ante las estatuas y retratos” del difunto líder, anunció la agencia de prensa oficial, KCNA.

La estimación representa más del 20% de la población total de Corea del Norte (24 millones de habitantes).

Algunos centenares de coreanos expatriados homenajearon a Kim Jong-il en China y Japón.

Los medios norcoreanos seguían celebrando al “grande y respetado camarada” Kim Jong-un, tercer representante de la dinastía comunista fundada por su abuelo Kim Il-sung y designado sucesor de su padre al anunciarse la muerte de éste el lunes.

El nuevo líder tiene poca experiencia de poder, pero la transición prevista parece avanzar sin problemas.

“Jong-un ya tiene un control sólido sobre el ejército y los servicios de inteligencia”, asegura Paik Hak-soon, del club de reflexión surcoreano Sejong Institute.

Según la prensa surcoreana, el nuevo dirigente de Corea del Norte dio su primera instrucción al ejército antes del anuncio oficial de la muerte de su padre, ordenando a todas las unidades detener sus maniobras en curso y volver a los cuarteles.

Las potencias regionales siguen inquietas por la estabilidad del régimen, bien porque temen eventuales provocaciones militares, como es el caso de Corea del Sur, Japón y Estados Unidos, bien porque, como China, temen una llegada masiva de refugiados si el sistema se hunde.

Seúl, Washington y Pekín quieren evitar a toda costa un cambio brusco en un Estado dotado de armas nucleares y químicas, un millar de misiles y un ejército de 1,2 millones de hombres.

China, aliada de Pyongyang, ha multiplicado las consultas con estas potencias para convencerlas de que “mantener la paz y la estabilidad en la Península Coreana sirve el interés común”, según el ministro chino de Relaciones Exteriores, Yang Jiechi.

Aunque la opresión política y la impermeabilidad a la información han impedido por el momento revueltas populares, la base del régimen se ve fragilizada por una economía precaria e incapaz de garantizar la alimentación de toda su población.

Esperanzados en una transición que propicie una insurrección, unos militantes basados en Corea del Sur enviaron 200.000 octavillas en globo al otro lado de la frontera para animar a sus vecinos del Norte a seguir el ejemplo de los pueblos árabes y derrocar al poder actual.

Ciudadanos norcoreanos lloran por la muerte de su líder, Kim Jong-il, este miércoles en Pyongyang. El régimen norcoreano afirmó durante la jornada que cinco millones de personas rindieron homenaje a su difunto dirigente Kim Jong-il, mientras el mundo se pregunta por las intenciones de su hijo y sucesor Kim Jong-un.

Decenas de norcoreanos se agolpan ante una foto del “Querido Líder” en Pyongyang para llorar su muerte, este miércoles. La televisión del régimen comunista difundía este miércoles el largo desfile de oficiales vestidos de civil y militar, que acudieron a inclinarse ante su fallecido líder en el mausoleo Kumsusan de Pyongyang, y a apretar la mano a Kim Jong-un, joven heredero propulsado al frente del país.

Captura de imágenes de la televisión estatal norcoreana en la que puede verse a centenares de personas agolpadas en las calles de Pyongyang como señal de duelo por la muerte del líder Kim Jong-il, este miércoles. Algunos centenares de coreanos expatriados homenajearon a Kim Jong-il también en China y Japón.

Comments

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *