Cinco datos importantes sobre el gas radón

 

El radón está presente en una cantidad sorprendente de hogares, escuelas y edificaciones en los Estados Unidos. A pesar de que este gas natural no tiene olor, ni sabor, ni color, está muy lejos de ser inofensivo. Los expertos están creando conciencia sobre los riesgos graves a la salud vinculados con la exposición al radón y sobre qué usted puede hacer al respecto.

“El radón en los hogares es más común de lo que pueda pensar. De hecho, al menos uno de cada quince hogares estadounidenses tiene niveles elevados de radón y esto es algo que no debe tomarse a la ligera. La exposición al radón es la segunda causa principal del cáncer de pulmón en los Estados Unidos”, dijo Albert Rizzo, M.D., médico en jefe de la Asociación Americana del Pulmón. “La buena noticia es que es fácil hacer pruebas para el radón. Las pruebas caseras son sencillas de usar y económicas”.

El radón puede entrar a un hogar mediante las grietas en las paredes, el suelo del sótano, los cimientos y otras aberturas. Afortunadamente, si se encuentran, reparan y previenen los niveles altos de radón en los interiores, sus efectos a la salud son prevenibles.

En un esfuerzo para eliminar este factor de riesgo que ocasiona este tipo prevenible de cáncer de pulmón y para proteger a todas las comunidades y edificaciones y salvar vidas, la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés), junto con otros socios estratégicos como la Asociación Americana del Pulmón, lanzaron un nuevo Plan Nacional de Acción contra el Radón con una duración de cinco años. La campaña está compartiendo cinco datos importantes que se deben saber sobre el radón:

  1. La exposición al radón puede poner vidas en riesgo. Los cánceres de pulmón relacionados con el radón son responsables de unas 21,000 muertes anuales en los Estados Unidos.
  2. Tanto fumar como la exposición al radón pueden aumentar de forma separada el riesgo del cáncer de pulmón. Si usted fuma, la exposición tanto al tabaco como al radón aumentan incluso más el riesgo de padecer cáncer de pulmón.
  3. La única forma de detectar el radón en su hogar es probar el aire. La EPA urge que cualquier persona que tenga niveles de radón que superen los 4 picocurios por litro (pCi/L) a que tome acción para reparar su hogar. La EPA y la Asociación Americana del Pulmón recomiendan que se tomen medidas remediales si existen niveles superiores a 2 pCi/L. Luego de que se detectan niveles altos, debe instalarse un sistema de mitigación de radón por un profesional experto en radón.
  4. Las pruebas de radón siempre deben hacerse cuando compre un hogar y después de construir uno. Muchos estados requieren que los resultados de radón (si se conocen) se divulguen durante una transacción de bienes raíces. Algunos estados requieren que se hagan pruebas en edificios prioritarios como las escuelas y los centros de cuido.
  5. Cuando se detectan niveles altos de radón, la mitigación profesional debe considerarse una prioridad. La mitigación de radón que no se lleve a cabo por un profesional por lo general no es una solución efectiva a largo plazo. Algunos departamentos de salud estatales ofrecen asistencia económica o préstamos de bajos intereses para la mitigación de radón.

Conozca más sobre las pruebas y la mitigación del radón en: www.Lung.org/Radon.

Comments

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.