Negocio de Bell se inaugura en Huntington Park

Gloria Medina, coordinadora de la Cámara de Comercio de Bell platica con el inspector el día de la inauguración (Foto cortesía un activista de Bell)

Comerciantes de la ciudad dicen padecer aún de los anteriores ‘procedimientos burocráticos’ en los permisos para sus negocios

Agustín Durán

Los globos estaban listos, la comida caliente y los invitados presentes estaban a punto de presenciar la inauguración oficial de uno  de los restaurantes donde los moles no tienen comparación. Pero de repente llegó un inspector de la ciudad de Bell… y hasta los globos tuvieron que ser eliminados.

Lo que iba a ser una fiesta de bienvenida y promoción del negocio para incrementar la cantidad de clientes y, en ese sentido, multiplicar los impuestos que se pagan, terminó con un rotundo NO de parte del representante de la ciudad.

Los testigos dijeron que el inspector llegó con una “actitud prepotente”, dispuesto a imponer una infracción al dueño del restaurant por no tener el permiso pertinente para colgar globos en su negocio y cortar un listón en la banqueta.

Sergio Reyes, uno de los dueños del restaurante Rocio’s, mole de los dioses, ubicado en la avenida Maywood en la ciudad de Bell,  indicó que solamente iban a cortar el listón afuera del negocio y enseguida marcharse al otro lado de la acera a comer.

“Nos dijeron que para hacer la reapertura del negocio tenemos que sacar un permiso de 172 dólares, y dejar un depósito de 500”, expresó Reyes. “Resultaba más caro el permiso y el depósito que la misma celebración y ni siquiera estábamos bloqueando la acera”.

A pesar de que algunos concejales estaban presentes, nadie pudo hacer nada. Fue cuando Gloria Medina, coordinadora de la Cámara de Comercio de Bell, intervino para evitar la infracción y calmar al inspector que había llegado con su libretita lista.

Al final, todos los invitados tuvieron que celebrar desde Huntington Park (al cruzar la calle) la inauguración oficial del restaurante de Bell, en un momento en que la ciudad necesita de más impuestos y mostrar una imagen que atraiga inversionistas y nuevos negocios.

El incidente tuvo lugar a más de un año de que la nueva administración había prometido que haría la ciudad más atractiva para los negocios, con el fin de llevar más ingresos a las arcas de Bell.

Restaurante Rocio's mole de los dioses

Esta no es la primera vez que la burocracia de la ciudad afecta la operación del restaurante, según Reyes, pues antes de abrir las puertas del negocio tardaron seis meses para darles el permiso, cuando ya  tenían todo listo; además los hicieron cambiar equipo de cocina, cuando el local ya había sido operado como restaurante durante casi 20 años.

Doug Willmore, administrador de la ciudad, indicó que el hacer los trámites más económicos y fáciles para que los negocios lleguen a la ciudad será una de sus prioridades, pero por ahora tomaría un par de meses para poder sugerir modificaciones al concejo.

Por otro lado, algunos concejales mencionan que aunque ya hicieron unos cambios en cuanto a los permisos de los negocios,  reconocen que no ha sido lo suficiente.

La concejal Ana María Quintana dijo que una de las primeras cosas que hizo la nueva administración fue bajar las tarifas de las licencias para los negocios, y aunque a ella le gustaría hacer más, por ahora lo único que están haciendo es cobrar los costos administrativos.

Sin embargo, para Medina, titular de la Cámara de Comercio, hasta ahora no ha visto muy claro por parte de la nueva administración el apoyo a los negocios. Incluso indica que “ninguno de los concejales se ha puesto las pilas para tomar el liderazgo y ayudar a los negocios en la ciudad”.

En la ciudad de Bell Gardens, comunidad vecina con similares características, para el permiso para eventos especiales, incluyendo las inauguraciones, se cobran solamente 136 dólares y no se tiene que dejar depósito.

Comments

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *