El cine debe ser cronista de su tiempo: Demian Bichir

El mexicano Demian Bichir actúa en la nueva película 'Savages'. Foto: EFE

Miami (EFE).- El actor mexicano Demián Bichir hizo una firme defensa del cine como un arte que es “cronista” de su tiempo, como se refleja en su más reciente película Savages, un filme muy violento, trepidante, sobre el tráfico de drogas.

El actor, de 48 años, aseguró en entrevista que películas como la citada, que se estrenará en Estados Unidos el próximo 6 de julio, “ponen el dedo en la llaga de lo que realmente significa el problema del tráfico de drogas” y la extrema violencia que genera.

Adaptación de la novela homónima publicada en 2010 por Don Winslow, Savages (Salvajes) retrata con gran solvencia y crudeza el choque entre dos jóvenes estadounidenses que producen marihuana y el cártel de Baja, una organización al otro lado de la frontera que se distingue por su salvajismo.

Se trata de un película que puede herir la sensibilidad de algunos espectadores, pero que sin duda atraerá a “los millones de personas que están esperando el nuevo trabajo de director Oliver Stone”, explicó Bichir, nominado al Oscar como mejor actor por el filme A Better Life (Un vida mejor).

“A través de la historia los hombres han vivido tiempos aciagos, muy duros y cruentos”, y el cine ha estado ahí para contarlos, puntualizó Bichir, hijo de actriz y de director de teatro y hermano de actores.

Bichir ensalzó la figura del estadounidense Stone, ganador de tres premios Oscar, un controvertido cineasta que disecciona de forma minuciosa la sociedad estadounidense y la realidad. “Es un sueño para cualquier actor trabajar con Oliver Stone, un hombre culto y apasionado que traslada al set su pasión”, puso de relieve.

Alabó la capacidad de trabajo del director de Platoon (1986) y y Born on the Fourth of July (1989), ambas ganadoras de un Oscar, y retrató a Stone como un cineasta “estricto” que “lleva al ‘pelotón’ al borde del precipicio” en el rodaje, es cierto, pero “él va contigo, no te deja solo”, afirmó.

“La gran cantidad de fanáticos del cine de Stone van a disfrutar esta película” perturbadora que huye de cualquier simplificación del problema del narcotráfico a uno y otro lado de la frontera, agregó Bichir, que encarna en Savages a Alex, el abogado del cártel de Baja que dirige con mano de hierro Elena (Salma Hayek), que está soberbia en su interpretación.

En ese contexto, el reconocido actor mexicano se mostró convencido de que el problema del tráfico de drogas “no es responsabilidad de un solo país [México], sino que los dos países que comparten la misma frontera [México y Estados Unidos] tienen su parte de responsabilidad” y deben, por lo tanto, sumar esfuerzos y voluntad para solucionarlo.

Comparte cartel en Savages con estrellas de Hollywood como John Travolta, Benicio del Toro, Taylor Kitsch y Aaron Johnson.

Si en A Better Life Bichir caracteriza a un jardinero indocumentado que busca darle mejor vida a su hijo, nacido en Estados Unidos, en Savages se convierte en un personaje al servicio de una organización de narcotraficantes, un cambio radical de papel.

Pero es precisamente esta amplitud y variedad de registros en los personajes un desafío que cultiva Bichir. “Uno busca no solo trabajar con los mejores actores y directores, sino también proyectos diametralmente opuestos entre sí, o por lo menos los personajes”, aseguró.

Así, “el salto” de personajes y papeles como el de Fidel Castro en la película sobre la vida y la muerte del Che Guevara, Che, el argentino, y su segunda parte, Che: Guerrilla.

Y de ese papel al de un jardinero indocumentado en el drama migratorio A Better Life, dirigida por Chris Weitz.

Es precisamente este tipo de “montaña rusa lo que uno busca como actor y lo que es un verdadero privilegio”, apostilló Bichir, que fue un inmigrante indocumentado en Estados Unidos y trabajó como ayudante de camarero en un restaurante mexicano en Nueva York.

De esa experiencia vivida en su propia carne, hasta que la amnistía migratoria de 1986 le permitió regularizar su situación, le ha quedado a Bichir una profunda empatía con aquellos que pasan por una experiencia similar.

“Me parece que es clarísimo, y Obama lo ve de esa manera, que es imposible retornar a ningún lugar a 12 millones de seres humano que además ayudan a la comunidad de este país, que hacen nuestras vidas más fáciles y felices todos los días”, expresó con convicción.

Como actor “quisiera pensar que el cine que se hace sirve para poder cambiar” este tipo de cosas y que una película como A Better Life (que se ha proyectado en la Casa Blanca, contó,) “puede cambiar la mentalidad de la gente”.

Comments

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *