Tamara Mazarrasa…”su nuevo mandamiento”

Tamara Mazarrasa.

Por: María Teresa Sarabia

 Un periodista tiene que estar ahí para contar la historia, no para ser parte de ella.  A veces, cuando quieres ayudar a una victima, lo mejor que puedes hacer es darle un rostro, un nombre, para que deje de ser una cifra”…

 

Esas eran palabras de Julián Sanmillán, (Saúl Lisazo), director del diario “Tiempo”,  padre de Diego (Erik Hayser), y suegro  de Renata, en “El 8vo Mandamiento”, o Tamara Mazarrasa en la vida real.

-“El 8vo Mandamiento fue un tributo a ustedes,  los periodistas.  En él se reflejó su vida diaria.  Epigmenio Ibarra, (el director), decía que era para ustedes por su labor ardua, el peligro, el compromiso, y claro que mejor que tú no  perdiste un solo capitulo”, me dice Tamara al inicio de nuestra charla vía telefónica entre Los Ángeles, California, y la Ciudad de México.

 

Debo decirles que fue mi esposo, el también periodista Fernando González, quien vía Twitter me ayudó a conseguir la entrevista con Tamara, una actriz cuyo trabajo pudimos apreciar en toda su dimensión durante las transmisiones de “El 8vo Mandamiento” por Cadena Tres.  Fue tal el impacto que esa teleserie nos dejó, que sin dudarlo un segundo, buscamos la entrevista.  Tanto mi esposo como yo, disfrutamos cada capitulo de la serie, porque encontramos en ella un reflejo de nuestra vida, de los valores periodísticos, de las decisiones difíciles, de todo  aquello a lo que día a día se enfrenta un periodista.  Sobre “el quehacer” informativo de quienes tienen la pluma en mano, Tamara Mazarrasa opina:

 

-“Como actores y personas nos movía de una manera especial la pasión de hablar de cada escena antes de empezar. Sabíamos que teníamos fuego en las manos, que había gente a la que no le gustaba lo que hacíamos.  Pero se hizo con mucho amor a los periodistas”.

 

En los Estados Unidos, (país donde nació TN’s Digital), “El 8vo Mandamiento no ha sido exhibido.  Si nosotros pudimos ver la teleserie fue a través del sistema SKY.  Por ese motivo quiero poner en contexto la trama para que quienes no la vieron puedan saber más, y entender el papel que Tamara jugó en una transmisión que para muchos fue “incómoda”.

 

“EL 8vo MANDAMIENTO”…

 

Se trató de una teleserie mexicana producida por Argos Comunicación, Sony y Cadena Tres.  Su historia gira en torno a una familia de periodistas que pierden a la matriarca, una galardonada fotógrafa de guerra, en las “Torres Gemelas” durante el ataque terrorista del 2001.  La mujer es encontrada 10 años después con un problema de disociación.  Su curación gradual y reintegración a la familia devela un terrible pacto del que ella fue testigo en Septiembre del 2001: la asociación de la DEA y el gobierno mexicano con un cártel narcotraficante.

(Información tomada de la sinopsis publicada en Wikipedia).

 

Lo que puedo decirles es que en todo momento se mezclaron los casos de personajes de la serie, con algunos de la vida real.  Motivo de incomodidad para muchos.  Y los sucesos de cada día, eran llevados fielmente a la pantalla por cada uno de los personajes.  Por lo que estar informados leyendo libros y periódicos era esencial, según nos cuenta la dinámica Tamara.

 

EL ORIGEN DE “RENATA” O TAMARA MAZARRASA…

 

Cuando la vimos por primera vez en sus escenas de “El 8vo Mandamiento”, lo primero que atrajo nuestra atención fueron sus rasgos faciales.  Tamara tiene un rostro exótico, y diferente.  Digamos que posee una belleza única, misteriosa.  Podríamos pensar que viene de algún lugar en el lejano oriente. Y al preguntarle si es hija de extranjeros, o de donde proceden esas facciones que la hacen ser distinta de las demás, ella ríe divertida.  Está acostumbrada a preguntas como la mia:

 

-“Soy de Tlaxcala.  Llevo once años viviendo en el D.F.  Empecé estudiando Relaciones Internacionales en Puebla, pero algo interno me movía y me vine a México.  Tenia 19 años y andaba en mi búsqueda personal”.

 

Una búsqueda movida por la pasión de realizarse como mujer, y alcanzar la meta del triunfo, tan anhelada por jóvenes como ella.

 

-“Comencé con la música, y luego ví el teatro y me enamoré del proceso creativo.  Tenía amigos que hacían teatro e iba a sus funciones y montajes.  Atrás y delante del escenario se me hacia mágico”, y agrega que esa magia la envolvió llevándola a dar un paso más:

 

-“Pregunté cuál era la mejor escuela de teatro y entré al CUT de la UNAM. Hice el examen, y me quedé.  Luego me enteré de que muchos lo hacían varias veces y solo aceptaban 300 fichas.  Al final únicamente quedamos 16”.

 

Fue así como Tamara encaminó sus pasos por la ruta de la actuación.  Dándose cuenta con ello de que ésta era su verdadera vocación.

-“Estudié 4 años.  Del 2005 al 2009.  En el teatro me ha tocado trabajar con muchos directores fuera”.

Y claro acostumbrada a los “castings”, llegó al de “El 8vo Mandamiento”.  Desde el otro lado de la línea telefónica percibo su emoción al hablarnos de lo que significó ser una de las elegidas.  Hasta su voz cambia de tono.  Se escucha casi musical.

 

-“Cuando me dijeron te quedas, mi corazón empezó a vibrar.  Me encantó.  Yo no quería hacer historias de la pobre que conoce al rico, no me gustaba.  Deseaba participar en una teleserie inteligente.  De ARGOS vi “Las Aparicio”, y supe que tenían algo diferente y más artístico.  Fue a la semana del casting cuando me dijeron te quedas con “Renata”, tienes firma de contrato tal día, y luego una rueda de prensa”.

 

Debo agregar que Tamara Mazarrasa es una chica sencilla, jovial, positiva.  Los casi 60 minutos que estuve con ella charlando vía telefónica, lo hicimos como si nos conociéramos de toda la vida.  Me hablaba sin titubear, sin pretender impresionarme, con sencillez, y con la honestidad de alguien que como un libro abierto deja ver quien realmente es.

 

Y aunque en “El 8vo Mandamiento” Renata no fue siempre como Tamara, pues tuvo sus momentos de prepotencia y hambre de poder, como buena hija de un encumbrado político; fue la combinación de una mujer fuerte y honesta como es “Tamara”, con la de otra de firmes convicciones y ganas de llegar, como “Renata”, las que juntas deslumbraron al público que noche a noche siguió la transmisión.  El binomio “Tamara-Renata”, lleno de preparación, lucha, y una estupenda actuación con diversos matices humanos, llevaron a la actriz a posesionarse en el gusto del público como una gran favorita.  En el caso nuestro, (de Fernando y mío), su actuación nos hizo en ocasiones enojarnos, otras emocionarnos, y hasta querer llorar con ella.  Todos estos factores vividos por numerosos televidentes, son para ella el indicativo de que su trabajo convence.  De que aún teniendo una carrera joven, va por buen camino.

 

-“El que me gritaran en la calle zorra, por acostarme con Mauricio y no con Diego mi novio, me divertía y llenaba de orgullo.  Sabia que mi trabajo convencía”, me cuenta divertida.

 

Y al hacerlo yo le comparto que en más de una ocasión usé esa expresión sobre ella al verla en distintas escenas de la serie.

 

-“Al director le gustó mucho mi trabajo, y empezamos 6 meses y medio sin parar.  Iba por el 90 por ciento de participación, pero a la gente le gustó la interacción de mi personaje y creció más.  Renata representaba el otro lado, el que no nos gusta y que también existe y convivimos con eso.  El de la que está en la política por palancas y a la vez siendo victima de quienes tienen el poder.  Esto en lo familiar, político y empresarial.  Y estar en la historia junto con los periodistas fue como comencé el viaje.  Firmé por el 90 por ciento de los capítulos, y terminé con el 99 por ciento y cachito”, comenta con orgullo.

 

LA REALIDAD Y LA FICCION, SIEMPRE PRESENTES…

 

En “El 8vo Mandamiento” se mezcló la narrativa melodramática de la serie con situaciones reales de la época de su transmisión.  En algunos de los casos, en el primer capitulo las referencias hechas al despiadado narcotraficante “El Culiacán Frías”, con el “Chapo” Guzmán, y al procurador general Ignacio Vargas Salcedo, con Genaro García Luna, son por mencionar de las mas relevantes.  De hecho la serie inicia con una conferencia de prensa en la que se cuestiona al procurador sobre un “montaje” realizado para la televisión durante un operativo en el cual son rescatadas algunas victimas de secuestro, tal como sucedió en el caso “Florence Cassez”.  Y continuamente a lo largo de la teleserie los personajes hablaron de eventos noticiosos sucedidos al tiempo de salir al aire.

 

-“Los villanos no tenían estereotipos.  Eran creíbles, humanos.  Y aunque mi personaje de Renata tenia una carga política muy pesada, siempre sobresalió mi amor por Diego.  A Renata la movía la ambición.  Desde chica fue natural para ella vivir en la política y convivir con gente así.  Todos los personajes en algún momento se vieron en una encrucijada moral.  Entre el amor y el trabajo, lo que se vive día a día.  El objetivo del periódico era manejar la justicia, todo lo que sucede cuando se trabaja para un diario”.

 

EL MUNDO DE TAMARA:  SU MADRE Y SU HERMANA…

 

Tamara es la mayor de dos hermanas.  La menor, Denise, vive en Tlaxcala con su madre Julieta López.  Las dos forman el mundo de Tamara.

 

-“Soy una chava alegre.  Con Renata me identifico en el hecho de que ella intenta escalar políticamente sola, sin ayuda de su papá y luego le quitan todo lo que logra.  Ahí me identifiqué con ella, soy justa, leal y todo eso.  Soy más alegre, vivaz, positiva y con buena vibra todo el tiempo.  Pro justicia y paz”.

 

Luego con satisfacción me cuenta de los suyos.  Su mamá Julieta y su hermanita, como se refiere a Denise, de 3 años de edad.

 

-“Las 3 somos Leo.  Yo soy la mediadora de la familia.  Mi padre murió el año pasado.  De él saqué lo bohemia, y cocinera con mandil y todo.  Mi mamá es más tradicionalista”.

El nombre y el apellido de Tamara, son punto y aparte.  La curiosidad de saber quien lo eligió y por qué, no me las iba a guardar.  Se lo pregunto.

 

-“Mi apellido, Mazarrasa, es de Santander España, mi tatarabuelo era de allá.  Mi nombre lo escogieron entre mi abuela materna, que fue una mujer muy importante en mi vida, me crió junto con mi mamá, era una gran persona, fuerte, romántica, hermosa, me consentía mucho, y mi madre.  Mi mamá y ella vieron una película que se llamaba “Tammy and the bachelor” y el tema lo cantaba Debbie Reynolds.  Les gustó mucho.  Y luego cuando mi mamá me tuvo, decidió ponerme Tamara por el tema y por un personaje, Tamara Bunke, activista guerrillera argentina que trabajó al lado del Che Guevara”.

 

Y parece que la fuerza del nombre la marcó.  Tamara Mazarrasa, es como Tamara Bunke: romántica, fuerte, apasionada, y una guerrera incansable.

 

CRECIENDO EN MEDIO DE LA CRISIS…

 

Y eso de guerrera lo demostró cuando le vino a su familia una época de crisis luego de morir su padre.  Mientras estudiaba lejos de casa, se vio en la necesidad de trabajar para apoyar a su madre y a su hermana.

 

-“Me tocó dejar de estudiar cuando hacia música.  Trabajé en un restaurante, me mantenía y le enviaba dinero a mi mamá.  En momentos de crisis tienes dos opciones, hundirte en las drogas, o luchar por lo que quieres.  Yo recuerdo con agradecimiento como todo eso me cambió la vida.  Ser el sostén de mi familia fue muy bonito.  Al final me ofrecieron hasta la gerencia del restaurante, pero la situación mejoró  y mi mamá me apoyó para regresar a la escuela y seguir con el teatro.  Mi familia es así, de espíritu guerrero, de carácter fuerte, y bondad en el corazón.  Mi mamá y hermana, son mi vida, son mis amores”.

Cuenta que ambas son sus mejores fans, e incluso durante los comerciales de la teleserie, la llamaban para preguntarle que pasaría a continuación o por qué había hecho tal o cual cosa.

 

LA TELESERIE “INCOMODA”…

“El 8vo Mandamiento” representó simplemente la realidad del México actual.  Tamara lo reafirma:

-“Tanto así que había escenas que llegaban junto con las noticias del día, y gente a la que no le gustaban para nada.  Y claro, nos cuestionaban por las fibras mas delgadas y nosotros siempre dijimos que era un trabajo honesto y con mucho respeto para los periodistas.  Era un proyecto con temas delicados.  Todas situaciones incómodas, pero como actores decidimos arriesgarnos por algo en lo que todos creíamos.  Sabíamos que podría haber censura, pero justamente al trabajar con ARGOS y Cadena Tres embonaba perfecto.  Dejaron salir cosas que otras televisoras vetarían.  Su lema LA TELEVISION MÁS ABIERTA QUE NUNCA, nos llegó como anillo al dedo”.

 

Luego Tamara agrega:

 

-“Ojalá llegue a Estados Unidos.  En Sudamérica se transmite.  Es una denuncia, con respeto decimos NO mas sangre, y representamos lo que enfrentan los periodistas todos los días”.

 

Y comenta que el director Epigmenio Ibarra, constantemente estaba investigando, estudiando lo que implicaba el trabajo hecho por su equipo.  A nivel personal, investigar era cosa de todos.

Y una escena que fue decisiva en la serie, fue la masacre de uno de los periodistas de “Tiempo”, dentro de la sala de redacción.  Confieso que como espectadora me impactó.  Me hizo llorar, me lleno de rabia.

 

-“El capitulo del asesinato de Ezequiel, uno de los periodistas, fue un parteaguas en la teleserie.  Representó a esa voz inocente que quiere hablar y la callan de esa manera”, dice Tamara.

 

PULSO CIUDADANO….

Fue un portal de Internet creado por los periodistas de “Tiempo” durante la serie, como foro de denuncia.  Trascendió más allá de la pantalla chica, y actualmente sigue vigente con artículos enviados por el público, y las editoriales firmadas por Julián Sanmillán, (Personaje central de la serie).

-“Lo que implica PULSO, es un latido constante.  La conciencia hay que avivarla cada dia”.

 

EL PORTAFOLIO DE TAMARA MAZARRASA…

 

Aunque su carrera es joven, Tamara ya figuró en importantes obras de teatro, y algunas películas, entre ellas “Opera Prima del Cuec” en la escuela de cine de la UNAM .  También apareció en “Todo el mundo tiene a alguien menos yo”.

 

-“Fue una película en blanco y negro.  Una propuesta muy linda de una historia de amor entre dos chicas.  En México no se hacen ese tipo de películas con temática de diversidad sexual.  Me gustó porque fue entre dos chavas que se enamoraron y las complejidades que surgen a partir de ésto”.

 

Y tanto en las obras de teatro, como en las películas, y luego la teleserie “El 8vo Mandamiento”, en los primeros castings, ella se quedó con los papeles para los que iba a audicionar.

 

“Me siento muy afortunada.  El primer proyecto de tele me marcó y lo tengo tatuado en el corazón por lo que representa para México.  Quería algo inteligente, que cuestione y deje algo en las mentes y corazones de las personas”, dice Tamara sobre su participación en “El 8vo Mandamiento”.

 

Ya para despedirnos, Tamara me cuenta los detalles que llenan su vida, que la apasionan, y la hacen vibrar:

 

-“Disfruto mucho las pequeñas cosas: caminar, observar la naturaleza, escuchar música, cantar, bailar donde sea a cualquier hora, ver películas de arte, una buena platica y un vinito en una tarde placentera.  Me encanta andar en bici, por las noches leer, o sentarme al piano a viajar con las notas”.

 

Fue así como Tamara dejó “El 8vo Mandamiento”, pero la actuación es parte esencial de su vida, y su nuevo y constante mandamiento seguirá siendo ACTUAR!

 

Si deseas conocer la historia de TN Digital, visita: www.terenotas.com , síguenos en Twitter @mtsarabia , y si deseas ordenar ejemplares impresos, ve a www.magcloud.com, teclea la palabra Terenotas, seguida del número de revista.  Ellos envían a cualquier punto dentro de los Estados Unidos.  Y ahora ya puedes descargar la aplicación “MC magcloud for ipad”, para descargar también ahí la versión digital.  Y claro síguenos cada Miércoles en Facebook.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comments

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.