Sicilia afirma que seguirá luchando contra la violencia

A un año del asesinato de su hijo, Javier Sicilia no pudo contener el llanto durante la protesta en Cuernavaca, México. Foto: EFE

México, D.F. (EFE).- Un año después de la creación del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (MPJD), su fundador, el poeta Javier Sicilia, dijo el miércoles que pese a lo “poco” que se ha logrado avanzar piensa seguir luchando para que cese la violencia en México, que ya ha acabado con la vida de 50,000 personas desde 2006.

“Hasta donde se pueda, porque uno es limitado, finito, pequeño, hasta donde se pueda con la fuerza de la dignidad y el amor, seguiremos peleando”, contó Sicilia en una entrevista cuando se cumple un año del asesinato de su único hijo, muerte que lo transformó en uno de los activistas con mayor influencia del país.

El poeta hizo estas declaraciones momentos antes de pronunciar un discurso como parte del evento que el MPJD organizado en la ciudad de Cuernavaca (Morelos, centro del país):

“Haré un recuento de este año y una actualización de que estamos hasta la madre. Seguimos estando hasta la madre de lo poco que se ha logrado, de las traiciones del gobierno, de la imbecilidad de los criminales, de la crueldad y la indiferencia de los norteamericanos (estadounidenses) que alimentan esta guerra. Esa es la lógica del discurso”, apuntó.

El poeta señaló que pese a que “no hay logros reales concretos”, sí se ha conseguido hacer visible el dolor de las víctimas y “poner en el centro del país la emergencia nacional”.

“Hemos dicho que las víctimas no somos cifras, somos seres humanos”, acotó.

Se realizaron numerosas actividades en la capital del estado de Morelos para recordar a los más de 50,000 muertos que ha dejado la violencia incontrolada del narcotráfico desde fines de 2006, cuando el presidente Felipe Calderón decidió sacar al Ejército a las calles para luchar contra ese flagelo.

El día fue duro para el poeta, lleno de dolor y tristeza, pues aseguró que extraña “muchísimo” a su hijo. “Tengo el dolor del sobreviviente”, declaró.
Piensa seguir luchando y, pese a que ha animado a votar en blanco en las próximas elecciones presidenciales del 1 de julio, uno de sus próximos objetivos será juntar a los candidatos en el Castillo de Chapultepec de la capital mexicana.

“El fin es que respondan por sus hipocresías, que respondan por la realidad nacional”, dijo el escritor, quien aseguró haber perdido la esperanza en Calderón, “un hombre que parece que no oye”.

La vida de Sicilia cambió el 28 de marzo de 2011, cuando se confirmó el hallazgo de siete cadáveres en la localidad de Temixco (Morelos), entre ellos el de su hijo, Juan Francisco Sicilia, de sólo 24 años.

Pocos días después, el poeta anunció que dejaba la poesía tras escribir su último poema dedicado a su hijo: “El mundo ya no es digno de la palabra, nos la ahogaron adentro, como te asfixiaron, como te desgarraron a ti los pulmones”, escribió.

Dejó la poesía pero no se encerró en casa a llorar sino que transformó su dolor en lucha, creó el MPJD y sacó a la calle a millones de mexicanos al grito de “estamos hasta la madre”.

El 5 de mayo de 2011 se realizó la primera marcha por la paz con cerca de 100,000 personas caminando entre Cuernavaca y la Ciudad de México.
A continuación vinieron las caravanas, una al norte, otra al sur, siempre para enviar un mensaje de paz y pedir el fin de la estrategia de Calderón.

En este tiempo, Sicilia ha mantenido tres encuentros con el presidente, uno en privado pocos días después del asesinato de Juan Francisco y dos en público, en diálogos por la paz que se celebraron en Chapultepec.

Algunos artistas mexicanos han querido estar cerca del movimiento del poeta; figuras como los actores Gael García Bernal, Daniel Giménez Cacho o Diego Luna participan en el colectivo “El grito más fuerte”, que también estuvo presente en el aniversario.

En lugar de permanecer encerrado en casa, Sicilia ha pasado su luto bajo la luz de los focos de las cámaras de televisión que lo han convertido en una de las figuras más populares e internacionales del país, hasta el punto de que la revista Time lo reconoció como uno de los personajes del año 2011.

Con su eterno cigarrillo, su sombrero vaquero, sus crucifijos colgados al cuello y su gesto duro, pocas veces se ha visto llorar en público a Sicilia. El miércoles 28 de marzo, un año después de que su vida diera un vuelco, rodeado de otras víctimas llenas de dolor, el poeta no pudo contener las lágrimas.

Comments

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *