Asesino en serie de trabajadores agrícolas en California pudiera salir en libertad

Sacramento, CA. – El individuo que ha sido considerado como el peor asesino en serie de los trabajadores del campo está a punto de salir en libertad condicional.

Juan Corona de 77 años de edad y quien fuera encontrado culpable de mutilar y descuartizar los cuerpos de 25 campesinos en los huertos del norte de Sacramento, ha solicitado su libertad condicional en seis ocasiones, misma que ha sido rechazada.

Sin embargo, el día de hoy tendrá audiencia para saber el destino de su séptima petición.

Corona ha sido declarado enfermo mental por sus abogados , sin embargo,  no olvida que está encarcelado y enfrenta una pena de más de 25 años en la prisión estatal  Corcoran al sur del Valle Central.

Ninguno de los familiares de las víctimas se espera que atienda a la audiencia dijo Carl Adams, fiscal del distrito del condado de Sutter ya que las víctimas eran inmigrantes y la gran mayoría de ellos no tenían familiares en California.

“No hemos tenido contacto con los sobrevivientes en dos décadas.  La gente que él mató eran trabajadores agrícolas, quienes se empleaban por temporadas y siempre viajaban”, dijo Adam. “La mayoría de ellos no tenían familiares que pudieran haber sido contactados en la década de los 70’s durante el juicio”.

Cuatro de los cuerpos nunca fueron identificados y 14 de las víctimas nunca fueron reclamados por sus familiares después de haber sido identificados en 1971.

“Ni siquiera uno de las víctimas tuvo uno de sus familiares en corte”, argumentó el fiscal.

Corona había dicho a su psicólogo en prisión en el 2003 cuando su última libertad condicional fue rechazada que: “Al morir,  todos los campesinos estaban listos para viajar al próximo mundo”.

Corona, contratista de campesinos con antecedentes de enfermedades mentales fue convicto de haber apuñalado a los trabajadores y descuartizando sus cabezas, enterrando los restos cerca de Yuba City, 40 millas al norte de Sacramento.

Su abogado, Leon Harris III de Bakersfield, declinó  comentar antes de la audiencia.

El  primer juicio que perdió en 1973 fue desestimado en su apelación, pero fue convicto una vez más en 1982 y sentenciado de 25 años a por vida en una cárcel estatal. En ese tiempo Corona no fue elegido para la pena capital porque la ley del estado había sido considerada inconstitucional.

Hasta ese momento los asesinatos habían sido considerados como uno de los peores sucesos trágicos no sólo para los campesinos sino en la historia del país. No fue hasta 1980 cuando Wayne Gacy Jr., le quitó el título a Corona y fue convicto de asesinar a 33 jóvenes en Chicago.  Gacy fue ejecutado en 1994 en Illinois.

Los investigadores encontraron un machete, una cortadora eléctrica de doble navaja y un cuchillo estilo carnicero todos llenos de sangre en la casa de Corona, además de un cuaderno donde contenía los nombres de siete de las víctimas.

Las víctimas eran de tez blanca, morena y negra. Nunca se le pudo comprobar motivos raciales.

Corona, quien es de origen mexicano y nativo de Jalisco, siempre ha mantenido su inocencia en las audiencias donde pide recobrar su libertad.

Anteriormente, el asesino ha dicho que estaba confundido y no recuerda la mayoría de los sucesos.  Sus abogados han dicho que a esta alturas, sus condiciones físicas y mentales  lo hacen una persona menos peligrosa.

Sin embargo, el fiscal subraya que sus problemas mentales lo hacen aún más peligroso para la sociedad.

“Es indiscutiblemente peligroso. Además ya tiene una avanzada edad y está en una condición donde no podrá estar bien sin la supervisión en las calles”, indicó Adams. “Al dejarlo en libertad no le hacen un favor ni a él ni a la sociedad”.

 

Comments

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *