Del oficio de los periodistas

Dedico esta columna a mis hijos Bruno y Alejandra.    Ayer, mientras sostenía una conversación telefónica con uno de…