Recompensan a voluntarios que ayudan a personas de la tercera edad a vacunarse

La parábola del buen samaritano cuenta la historia de un hombre que encontró en su camino a un viajero herido y se detuvo a ayudarlo, vendó sus heridas y, montándolo a su caballo, lo llevó a una posada y cuidó de él.  Durante la pandemia del COVID-19, millones de buenos samaritanos dieron su tiempo y esfuerzo para ayudar a otros, y aún lo siguen haciendo. Tal es el caso de Zoila Esperanza Carrillo, una inmigrante de Guatemala de 76 años de edad, que quiso asegurarse de que su amiga Ana Arévalo recibiera la vacuna y esté protegida contra el COVID-19.

Zoila y Ana se conocieron años atrás cuando ambas trabajaban cuidando personas en el hogar. Con los años, Ana fue perdiendo la vista hasta quedarse ciega.

“Mi amiga Ana trabajó toda su vida como yo, en Home Care. Ella tenía permiso de trabajo y ahora que es invidente no recibe ni un centavo del gobierno”, compartió Zoila, en entrevista con este medio. “Antes de la pandemia me gustaba pasarla a buscar, llevarla a la misa de la tarde. Cada vez que tenía un centavito, me gustaba invitarla a comer, o buscar alguna cosita para regalarle”, agregó.

Pero todo cambió con la pandemia y, momentáneamente, las amigas dejaron de encontrarse y de salir. Pero Zoila siguió velando por Ana, y cuando St. Barnabas Senior Services organizó una clínica de vacunación, se aseguró de pasarla a buscar y llevarla a recibir su inmunización.

Zoila, quien perdió a otra buena amiga por el COVID-19 en febrero de este año, también llevó a vacunar a otra amiga y a su hija.

“Me da gusto ayudar a la gente. Gracias a Dios, yo tengo a quién me ayude y así puedo ayudar a mis amigas”, explicó.

Una cena y una dosis

Para recompensar a Zoila y a otros buenos samaritanos que llevan a sus abuelitos, familiares y otros seres queridos a vacunarse, St. Barnabas Senior Services (SBSS), en colaboración con el Departamento de Salud Pública de California (CDPH), creó el programa “A Dinner and a Dose” (Una cena y una dosis), que entrega una tarjeta de DoorDash por $25 dólares a quienes llevan a otros a vacunarse.

El miércoles de esta semana, durante un emotivo evento, SBSS anunció el nuevo programa entregando la tarjeta a Zoila y otros buenos samaritanos para que puedan compartir una cena juntos, luego de vacunarse. La iniciativa se inició el 9 de junio y continuará hasta agotar la existencia de tarjetas de regalo.

“Dinner and a Dose” es parte de los esfuerzos de SBSS para aumentar la vacunación en Los Ángeles, especialmente entre ancianos de bajos recursos con idioma inglés limitado”, explicó Trisha Hanudel López, Directora de Desarrollo de SBSS. El centro, uno de tres de la organización sin fines de lucro, se encuentra cerca del parque MacArthur, en Los Ángeles, un área en la cual el 48.5% de la población es latina, el 11.6% asiática y donde casi el 60% de sus residentes habla en su hogar un idioma distinto al inglés

“A través de la campaña, esperamos que los adultos mayores puedan volver a conectarse de manera segura con sus seres queridos, comenzando con una comida que nosotros les invitamos”, agregó Hanudel López.

“Servimos a adultos mayores, una población vulnerable y con muchas necesidades, desde vivienda, a transportación, a cuidado de la salud. Pero las personas de la tercera edad también tienen una gran necesidad de conectarse socialmente”, explicó Miguel Velasquez, Administrador del centro de SBSS ubicado cerca del parque MacArthur. Este nuevo programa permite que las personas de la tercera puedan reconectarse, después de estar vacunados y compartir una cena con un ser querido.

Vacunación en familia

Maggie Escobar, residente de Los Ángeles, fue otra de las buenas samaritanas cuyas acciones fueron recompensadas por SBSS. Con la llegada de la pandemia, Maggie y su familia decidieron hacer la cuarentena juntos.

“Mis hijos se mudaron a mi casa y éramos nueve en total. Desde mi madre, de 82 años, al más pequeño, de 7 meses, decidimos hacer la cuarentena en mi casa”, explicó la madre latina. Muchos de los hogares latinos en Los Ángeles son multigeneracionales e incluyen desde abuelitos, a bebés, tíos y otros familiares de diferentes edades.

 Con la autorización de las vacunas, Maggie decidió que se irían vacunando de dos en dos, para que siempre haya alguien que pueda ocuparse del resto.

“Todos teníamos un poco de miedo, no sabíamos qué esperar, pero uno a uno se fue vacunando”, explicó Maggie, quien, como tantas madres latinas puso a sus hijos y familia primero, y fue la última en recibir la inmunización, para asegurarse de que todos estaban bien.

Durante el lanzamiento del programa Cena y una dosis, Maggie también recibió su tarjeta DoorDash que compartirá con los suyos.

Población multi-étnica

El código postal en el que se encuentra el centro de SBSS es hogar de familias inmigrantes, no solo hispanas, sino también asiáticas, con un alto índice de inmigrantes coreanos.

Durante el lanzamiento del nuevo programa, también se entregaron tarjetas de comida a residentes coreanos que se tomaron el tiempo para llevar a alguien a recibir la vacuna y protegerse contra el COVID-19.

El centro SBSS, fundado en 1908, sirve a personas mayores de 70 años de promedio, que generalmente viven solas, con pocos familiares y hablan muy poco inglés. El 35% de quienes concurren al centro son asiáticos, el 33% latinos, el 25% blancos y el 6% afroamericanos. La mayoría de las personas de la tercera edad que reciben ayuda de la organización depende de su Seguro Social de $800- $900 mensuales para cubrir todos sus gastos y dependen de Medicare y Medicaid para el cuidado de su salud.

“Dios y mis padres me bendijeron con un gran corazón”, dijo Zoila al recibir su tarjeta de regalo. “Siempre estoy buscando hacer obras de caridad. Me da mucha alegría poder ayudar”, concluyó.

En Detalle

Una cena y una dosis (Dinner and a Dose): SBSS ofrece una tarjeta DoorDash a aquellos que se tomen el tiempo para llevar a vacunar a un familiar, amigo o miembro de la comunidad.

Para más información puedes visitar: www.sbssla.org/dinner-a-a-dose o llamar al 1-213-435-3993

 

 

 

Comments

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *