Otro peligro para los niños: las drogas que están en casa

Martha Sáenz.
Martha Sáenz.

Es bien sabido que los adolescentes experimentan a menudo con sustancias como el alcohol y la marihuana. Pero recientemente, los niños y adolescentes han dirigido su atención a  sustancias encontradas en el hogar o tiendas locales como los analgésicos de prescripción para los padres, bebidas energéticas y productos de limpieza para computadoras.

En los últimos años, las bebidas que combinan alcohol con cafeína, tales como Four Loko, han sido señaladas como responsables por las muertes de adolescentes y estudiantes universitarios.

Pero una nueva epidemia afecta a los niños más pequeños: los alumnos de primaria están bebiendo bebidas con alto contenido de cafeína para sentir un levantón de energía. Incluso sin el alcohol, estas bebidas son peligrosas para la salud de los niños pues pueden ser la entrada para otras drogas

Las enfermeras en las escuelas reportan que los pequeños que las consumen llegan con serias palpitaciones del corazón.

Otro fenómeno que pasa desapercibido para los maestros y padres de familia es la fascinación cada vez mayor entre los estudiantes de primaria por las tiras de gel con cafeína que se coloca en la lengua, lo que sube el nivel de energía y los pone en alto riesgo.
“Una banda es igual a una taza de café, pero los niños se están poniendo cinco o seis bandas en la boca a la vez”, y lo más grave es que se puede sufrir una sobredosis de cafeína, mediante la ingesta de tres o cuatro”, dice la Academia  Americana de Pediatría. Y agrega que el consumo excesivo de cafeína, especialmente en niños que tienen cuerpos más pequeños, puede causar convulsiones, derrames cerebrales o incluso la muerte súbita.

La inhalación de productos para el hogar no es un fenómeno nuevo. Pero los expertos han comenzado a ver un aumento en los adolescentes del limpiador de computadora llamado Dust-Off, una tendencia que comenzó hace unos años.
Dust-Off, que se vende en las tiendas de suministros de oficina, puede ser inhalado para producir cambios en el estado de ánimo, que resultan muy placenteros y duran des de unos segundos hasta varios minutos.
“Uno de los atractivos es que se puede sentir casi de inmediato”, dijo Harvey Weiss, director ejecutivo de la Coalición Nacional para la Prevención de Inhalantes. “Usted no tiene que esperar a que algo suceda”.
Los inhalantes pueden causar náuseas, hemorragias nasales, problemas de coordinación y, en algunos casos, la muerte.
Según un estudio de la Administración de Abuso de Sustancias y Servicios de Salud Mental, en 2010, alrededor de 2 millones de niños de entre 12 y 17 años, habían experimentado con los inhalantes.
Weiss dijo que los padres deben observar si sus hijos tienen una “caída repentina en los grados, una erupción cutánea alrededor de la boca o la nariz, un cambio de amigos, pérdida de peso o un olor de los productos en su aliento.”
Treinta y siete estados en la actualidad regulan la venta de inhalantes a menores de edad, pero muchos de estos productos son de fácil acceso dentro de la casa, dijo.

Los adolescentes están tomando analgésicos y opioides, altamente adictivos como OxyContin y Vicodin, de los botiquines de sus propias casas, “Están recibiendo estas píldoras de la prescripción de los padres o abuelos”
Un informe reciente de investigadores de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades encontró que cada año mueren más personas por sobredosis de analgésico con receta que de sobredosis de heroína y la cocaína juntas.
“La adicción a los opioides de prescripción se ha convertido en el problema más importante que se enfrentan.

Y usted, ya revisó que sustancias tiene en el hogar?

**Martha Sáenz es LifeCoach e Hipnoterapeuta (www.marthasaenz.com).

 

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Comments

comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *