Una experiencia culinaria bohemia en el corazón de Bell

Época es uno de los salones de banquetes y restaurantes contemporáneos más amenos de Bell.

Por Aitana Vargas (Los Ángeles, CA). 

Hace casi diez años a Jorge Gamboa se le presentó la oportunidad de invertir en un local de ladrillo rojizo situado en la ciudad de Bell. No se lo pensó dos veces y desde entonces, en este edificio situado en la avenida Atlantic se encuentra Época – uno de los salones de banquetes y restaurantes contemporáneos más amenos de la localidad.

Durante el día, el ambiente bohemio del restaurante invita a que hombres de negocios encuentren aquí un variado menú de fusión italiana y mediterránea a precios asequibles. Con la caída del sol, sin embargo, la tenue luz de las velas y la música romántica de fondo hacen del restaurante un lugar acogedor e íntimo para una cena en pareja. Durante el fin de semana, los clientes pueden disfrutar de una suculenta comida mientras contemplan a los más atrevidos saltar al escenario y poner a prueba sus habilidades vocales con una sesión de karaoke.

Época consta también de un segundo espacio donde se realizan bodas, quinceañeras, aniversarios de boda e incluso eventos para organizaciones no gubernamentales a precios económicos que oscilan entre los $12 a $16 por cabeza, y que incluyen el servicio y la comida.

A pesar de la popularidad de Época entre los residentes de la zona y de los beneficios económicos que el negocio estaba generando, Gamboa se vio obligado a cerrar el servicio de restaurante durante cuatro años, coincidiendo con la etapa en la que Robert Rizzo estuvo al frente de la gestión de Bell.

La ciudad impuso “una cuota exageradamente alta” para conceder licencias y mantener el restaurante en funcionamiento. Y este inmigrante mexicano de 57 años no tuvo otra opción más que cerrar sus puertas, dejando únicamente operativo el salón de banquetes.

“Todos estaban coordinados para robarle a la gente”, denuncia Gamboa en relación al escándalo de fraude y corrupción que azotó la ciudad. “Era un robo con licencia, un ambiente completamente mafioso”.

Pero la llegada de una nueva administración, señala Gamboa, ha servido para devolverle a la humilde comunidad de Bell un restaurante donde poder disfrutar de una amena experiencia culinaria con un presupuesto ajustado a las dificultades económicas que atraviesa la gran mayoría de residentes de esta ciudad.

“De una manera muy especial hacemos un servicio a la comunidad dándoles acceso a un gran ambiente, a muy buen nivel, a un precio muy apegado a la realidad económica en la que vive la gente de este área”.

Desde hace dos años, el restaurante Época volvió a abrir sus puertas al público, llenándose a diario de hombres ataviados en trajes de negocios y parejas en busca de una experiencia romántica que disfrutan del popular pollo en mole o de la carne asada a la tampiqueña – los platos más populares y cuyo secreto es celosamente custodiado por el dueño y los cocineros del local.

Por su parte, el salón de banquetes continúa recibiendo la visita de grupos de adultos y jóvenes, siendo uno de los lugares predilectos para los estudiantes del Instituto de Educación Secundaria de Bell, quienes han convertido en costumbre celebrar aquí su graduación y sus logros deportivos.

Email: [email protected]

Comments

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *