El rostro humano de la migración

Maribel Hastings y David Torres*

Secuestros, extorsiones, largas esperas, angustia y desesperación siguen siendo la norma para cientos de migrantes y sus familias que aún tienen la esperanza de solicitar asilo. Sus casos continúan multiplicándose, a pesar de que aparentemente ha llegado la “calma” a la frontera Estados Unidos-México. Mientras tanto, la niñez migrante padece lo indecible, por lo que a veces sólo queda la expresión artística para liberarse de posibles traumas luego de su peligrosa travesía.

►“Me dijo: ‘Papá, necesito ese dinero para que me liberen porque me acaban de secuestrar’. Antes de que pudiera hacer alguna pregunta, tomaron el teléfono y me advirtieron que si no recibían el dinero al día siguiente, el niño ‘sería llevado a los matorrales’. Preguntaban qué había pasado, dónde está el dinero. Te damos 15 minutos. Les dije que conseguiría el dinero de alguna manera, pero que no quería que le hicieran daño a mi hijo, que por favor le perdonaran la vida. Más tarde pudimos reunir el resto y enviamos el dinero por Western Union. Les enviamos cuatro millones de pesos (colombianos, equivalente a 900 dólares). Pasaron las horas y no nos dijeron nada. Seguimos esperando hasta la noche sin saber nada de ellos. Más tarde, en la madrugada del jueves, nos enteramos de que lo habían liberado a un lado de la carretera, en medio de la nada. Lo dejaron caminando solo en la oscuridad mientras se moría de hambre, sin dinero ni comida”.

Elías, migrante colombiano, en respuestas a El Nuevo Herald/Miami Herald, sobre la situación de terror que vivió su hijo José, de 21 años, secuestrado junto con otros 14 migrantes cuando viajaban en un autobús por la ciudad de Reynosa, México, fronteriza con McAllen, Texas.

►“Te dejan pasar y te van a hacer tu prueba de miedo creíble. Y si la pasas… de acuerdo a la situación de cada quien. Si llegas a pasarla, ya ellos tomarán la decisión correspondiente, cómo es su proceso, porque ellos son los que saben determinar si pasas, calificas, no calificas, para pasar al otro lado”.

Migrante varado en un campamento improvisado en Tijuana-San Ysidro, responde a Telemundo sobre la dificultad que aún persiste para obtener citas de trámite de asilo, padeciendo además las inclemencias del clima.

►“A través de sus dibujos los niños migrantes han podido contarnos el trauma que han experimentado al dejar sus pueblos, algunos por la violencia, otros por la pobreza. Queríamos que sus voces fueran escuchadas, especialmente ante los mensajes negativos, algunas veces basados en odio y miedo de algunos grupos hacia los inmigrantes”.

Gale Hall, directora del Proyecto “Colchas de Bienvenida: Migración, Arte y Esperanza”, que se encuentra en el Museo de la Sociedad Histórica de Arizona en Tucson, en declaraciones a la Agencia EFE.

*Maribel Hastings y David Torres integran el equipo de America’s Voice en Español

Comments

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *