¿Si no los protegemos nosotros, que somos sus padres, quiénes?

En esta ocasión mi indignación es tanta que no puedo más que comunicarme con ustedes amigos…