Trump: falta de liderazgo ante las crisis

María Luisa Arredondo.
María Luisa Arredondo.

María Luisa Arredondo*

El 2020 será recordado como un año nefasto en la historia de Estados Unidos. El país está inmerso en una crisis sanitaria sin precedente con alrededor de 110 mil muertos por el coronavirus, en una severa crisis económica que ha causado 40 millones de desempleados y ahora en una crisis sociopolítica de consecuencias insospechadas por la falta de liderazgo en la Casa Blanca.

Ante las protestas desencadenadas por el asesinato del afroamericano George Floyd a manos de cuatro policías blancos de Minneapolis que hicieron gala de su extrema crueldad al impedirle respirar cuando ya estaba sometido, el presidente sólo ha acertado a hacer lo único que sabe: fomentar la división y la violencia.

En una situación similar, un verdadero líder hubiera salido inmediatamente a dar la cara ante la nación para tratar de calmar los ánimos mediante las promesas de hacer justicia y de buscar un diálogo con los inconformes para atacar las desigualdades sociales, el racismo y la brutalidad policiaca, tan hondamente arraigados en este país.

Trump, en cambio, dejó pasar prácticamente una semana desde que ocurrieron los deplorables hechos sin dirigirse al país más que a través de sus acostumbrados tuits con los que ataca a sus oponentes. Sin prueba alguna, el mandatario ha acusado a políticos demócratas, a grupos de izquierda como Antifa e incluso a Joe Biden de estar detrás de las manifestaciones y los saqueos. Varios reportes, sin embargo, indican que hay muchos infiltrados que han causado desmanes dentro de las protestas, entre ellos algunos de extrema derecha.

El mensaje que Trump finalmente dio a la nación este lunes ha despertado más zozobra. Fiel a su estilo autoritario, se ha autoproclamado como el presidente del orden y la ley y, en nombre de ambos, ha amenazado con invocar la Ley de Insurrección de 1807 que le permite desplegar al Ejército para aplacar cualquier desorden civil. No obstante, incluso algunos miembros del Pentágono se han mostrado preocupados porque creen que no es tiempo de recurrir a las fuerzas armadas a menos que lo pidan los gobernadores.

Varios miembros destacados del Partido Republicano, entre ellos el líder del Senado, Mitch McConnell, también han expresado preocupación ante la falta de empatía de Trump y le han pedido que muestre mayor compasión hacia los manifestantes que exigen justicia por el asesinato de Floyd.

Pero el presidente está convencido de que el país lo único que necesita es mano dura. “Cuando empiezan los saqueos, empiezan los tiroteos”, ha advertido en sus tuits. Ni una palabra acerca del racismo y de la brutalidad policiaca que ocasionan que los afroamericanos desarmados tengan cinco probabilidades más de ser asesinados por la policía que los blancos.

Trump ha dejado pasar así una gran oportunidad para hacer las reformas que se requieren para atacar las graves calamidades que el país arrastra prácticamente desde que se fundó. Falta ver ahora si esta terrible omisión le hará perder la elección de noviembre. Por lo pronto, todas las encuestas indican que Biden lo aventaja a nivel nacional con diez puntos. Ese es el rayo de esperanza que nos anima a muchos.

*María Luisa Arredondo es la fundadora y directora ejecutiva de Latinocalifornia.com

Share and Enjoy !

0Shares
0 0 0

Comments

comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *