how to treat alopecia

Facebook
Twitter
Google +1
LinkedIn

Trump, decidido a terminar con el derecho de asilo

|

26 de julio, 2019

|
Trump, decidido a terminar con el derecho de asilo
La crisis generada por la detención de menores separados de sus padres en la frontera y enviados a centros de detención está lejos de terminar. Foto: Tomada de internet

Miles de personas permanecen detenidas en la frontera en condiciones infrahumanas porque no se destinan los recursos suficientes para manejar las peticiones de asilo. Foto: Tomada de internet

María Luisa Arredondo

Ana Velasco (nombre ficticio) solo tiene recuerdos tristes de El Salvador. Durante los 18 años que vivió en su país natal fue testigo del asesinato de muchos de sus familiares y amistades a manos de las pandillas, lo que le hacía temer que la próxima víctima sería ella.

“Cada mes, teníamos que pagarle una renta a los pandilleros porque nos tenían amenazados de muerte. A un amigo lo asesinaron muy cerca de mi casa y fue terrible porque lo mutilaron. Yo sentía cada vez más miedo porque empezaron a acosarme, querían que anduviera con ellos y, como me negué, trataron de secuestrarme”, dice Ana con voz temblorosa.

El temor de que la fueran a matar obligó a la joven, que en ese entonces estudiaba el bachillerato, a dejar todo y huir a México a principios de 2014. “Tenía un primo que vivía en Chiapas y, sin pensarlo mucho, le pedí ayuda. Estuve dos meses viviendo en su casa, pero no me sentía segura y por eso tuve la idea de irme a Estados Unidos para pedir asilo”, cuenta.

En abril de 2014 finalmente pudo cruzar la frontera y llegó hasta Hidalgo, Texas. Las autoridades migratorias la detuvieron dos días y, cuando la liberaron, se contactó con unos familiares que tiene en Los Ángeles, donde ahora espera que se resuelva su petición de asilo.

La abogada especializada en inmigración,  Meredith Brown, quien lleva el caso de Ana, asegura que la joven de 23 años cumple con todos los requisitos para que se le otorgue el asilo bajo la ley actual: tiene familiares y amigos que han sido asesinados, su vida peligra porque ella puede testificar contra los criminales que la han amenazado a ella y a su familia y su fe católica la sitúa también en una posición vulnerable porque muchos pandilleros atacan a las personas religiosas.

Sin embargo, Brown advierte que la aceptación de casos de asilo se complica cada vez más por el ambiente hostil que hay en la Casa Blanca contra los indocumentados.

CRISIS EN LA FRONTERA

Debido a que no se destinan recursos suficientes para atender las peticiones asilo, se ha creado una enorme crisis en la frontera con México, donde miles de personas permanecen detenidas en condiciones infrahumanas. Y en muchos casos, advierte la abogada, las solicitudes se rechazan de manera muy rápida, “como si se tratara de una corte de tráfico, solamente que en este caso el negarle a una persona el derecho a quedarse aquí podría representar el condenarla a muerte si se le deporta a su país de origen”.

El esfuerzo más reciente de Trump para frenar la llegada de indocumentados es el anuncio, a mediados de julio, de una medida que pretende negar el derecho de asilo a casi todos los migrantes que crucen por México.

La norma exige que los migrantes pidan protección en los países por los que pasaron antes de llegar a Estados Unidos, lo que le cerraría la puerta a miles de personas que buscan escapar de la violencia en Centroamérica. Las únicas excepciones serían las víctimas de tráfico humano o los migrantes a los que se les negó la protección en otro país.

Inicialmente, tanto los gobiernos de México como de Guatemala rechazaron la propuesta de Estados Unidos de convertirse en “tercer país seguro” para recibir a los migrantes que buscan asilo. Sin embargo, las presiones de Trump han sido tan fuertes que finalmente el pasado 26 de julio el presidente guatemalteco, Jimmy Morales, firmó un acuerdo con Washington para aceptar a los hondureños y salvadoreños que pasen por su territorio y ofrecerles protección.

Trump dijo que “el histórico acuerdo sacará del negocio a los coyotes y a los contrabandistas. Ellos son muy malas personas”.

Por lo que toca a  México, pese a que formalmente se ha negado a ser catalogado como “tercer país seguro”, en la práctica todos los días recibe a miles de migrantes deportados de Estados Unidos.

El problema, como indican los defensores de los inmigrantes, es que ni México ni Guatemala pueden ser considerados seguros debido a los altos índices de violencia que sufren, sin contar con que tampoco tienen los recursos necesarios para atender adecuadamente a quienes buscan asilo.

BATALLA LEGAL ARDUA

Desde que se anunció, la medida de Trump ha sido desafiada legalmente por diversas organizaciones, entre ellas la Unión Americana para las Libertades Civiles (ACLU) bajo el argumento de que viola la ley nacional e internacional.

Todo indica que la batalla legal alrededor de la medida de Trump será ardua y larga. El pasado 24 de julio, un juez federal de la Costa Este rechazó el bloqueo de la norma en contra del asilo. Pero horas después, un juez de San Francisco le puso un alto a la medida de Trump porque es inconsistente con las leyes actuales.

Enrique Arévalo, abogado especializado en inmigración, indica que el problema de fondo se debe a factores políticos. “Trump quiere reelegirse y para quedar bien con su base ataca a los inmigrantes por todos lados, como estas normas contra el asilo”.

Pero como explica Arévalo, Trump “no se manda solo”. Él no tiene la autoridad para legislar sobre migración, esta tarea le corresponde al Congreso. Lo que hace Trump son emitir órdenes ejecutivas que pueden ser desafiadas legalmente.

Por lo pronto, dice Arévalo, se mantiene vigente la ley de asilo que establece que una persona puede solicitarlo en Estados Unidos si demuestra un miedo creíble de que su vida peligra por su opinión política, raza, religión, origen nacional o por pertenecer a un grupo social que es perseguido.

Finalmente, la abogada Brown aconseja a quienes crean que pueden solicitar asilo que consulten a un experto en inmigración lo antes posible “porque el tiempo es oro”. Y advierte también que se cuiden de notarios o abogados que no contestan sus preguntas y que cuando les llaman no los atienden lo antes posible.

Más información sobre asilo

Organizaciones no lucrativas en Los Ángeles:

Caridades Católicas de Los Ángeles: (310)672-2208

CARECEN: (213)385-7800

CHIRLA: (213)353-1333

Abogados privados:

Meredith Brown (818)541-9999

Enrique Arévalo: abogado@earevalo.com

 

Comments

comments

Share This Article

Otras Notas

Elijah Cummings encarnaba lo mejor de Estados Unidos
Elijah Cummings encarnaba lo mejor de Estados Unidos
Elijah Cummings, presente en la defensa de los inmigrantes
Elijah Cummings, presente en la defensa de los inmigrantes
La batalla por los Dreamers en una democracia en riesgo
La batalla por los Dreamers en una democracia en riesgo

Conéctate con los columnistas