how to treat alopecia

Facebook
Twitter
Google +1
LinkedIn

Trump: los riesgos de los aranceles

|

04 de junio, 2019

|
Trump: los riesgos de los aranceles
María Luisa Arredondo.

María Luisa Arredondo.

María Luisa Arredondo*

Los llamados de AMLO al diálogo y a la conciliación para que Trump abandone la idea de imponer aranceles a los productos mexicanos han fracasado hasta ahora por una sencilla razón: el ocupante de la Casa Blanca no se mueve por la prudencia y la lógica sino por sus instintos. Y éstos le indican que para reelegirse necesita reforzar la idea entre sus seguidores de que México es un enemigo al que se debe atacar sin misericordia.

Desde que Trump anunció que aumentaría los aranceles a las exportaciones mexicanas paulatinamente hasta llegar a un 25% como represalia por “no hacer nada” para bloquear la llegada de miles de centroamericanos a Estados Unidos, López Obrador ha evitado entrar en una confrontación y amenazar a Estados Unidos con medidas similares. En lugar de ello, ha hecho hincapié en la negociación y con este fin envió a Washington una delegación encabezada por el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard.

Trump insiste en elevar los aranceles porque quiere mantener fiel a su base y la manera más fácil de hacerlo es con una postura nacionalista. Pero es un movimiento por demás arriesgado. Si estos gravámenes se llegaran a implementar, las consecuencias económicas serían devastadoras no solamente para México sino para la Unión Americana. Para empezar, se pondría en serio riesgo la firma del nuevo acuerdo comercial entre México, Estados Unidos y Canadá, que es esencial para el progreso de las tres naciones. Los aranceles afectarían severamente industrias estratégicas como la automotriz, la agrícola y la de aparatos electrodomésticos y al final serían los consumidores estadounidenses los que pagarían el precio.

Pero la consecuencia más grave para Trump sería que, lejos de aminorar, aumentaría el número de migrantes porque la dificultades económicas se agravarían en México, que ya de por sí enfrenta un peso debilitado y un crecimiento económico negativo. Ebrard subrayó que este año podrían llegar a la frontera con Estados Unidos alrededor de 250 mil migrantes.

En conjunto, el escenario luce extremadamente complicado para ambos gobiernos. López Obrador no puede darse el lujo de enfrentarse a Trump sin una estrategia bien planeada porque provocaría una catástrofe económica en su país, pero tampoco puede doblegarse ante todos sus caprichos porque perdería respeto y credibilidad. Hasta ahora ya ha cedido en muchas de las demandas de la Casa Blanca, entre ellas aceptar que miles de centroamericanos esperen en su territorio mientras se resuelve su petición de asilo. También ha aumentado las deportaciones y ha reforzado su frontera sur, en abierta contradicción contra su política inicial de puertas abiertas para los centroamericanos. Aceptar más que eso sería indigno y, para evitarlo, tendría que poner sobre la mesa todos los aspectos de la relación bilateral, entre ellos el de la cooperación en materia de seguridad.

Trump, por su parte, no puede estirar la liga demasiado. Su plan arancelario no solo afectaría la buena marcha económica de Estados Unidos sino que aumentaría la migración y con ello sus posibilidades de reelegirse.  Queda por ver si al final, al menos esta vez, opta por la lógica.

*María Luisa Arredondo es la fundadora y directora ejecutiva de Latinocalifornia.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comments

comments

Share This Article

Otras Notas

Mujeres contra la  violencia
Mujeres contra la violencia
Trump-Miller, la mancuerna del mal
Trump-Miller, la mancuerna del mal
Saña contra los migrantes
Saña contra los migrantes

Conéctate con los columnistas