Demócratas: el reto de la frontera

 

María Luisa Arredondo.
María Luisa Arredondo.

María Luisa Arredondo*

La llegada de miles de centroamericanos en busca de asilo a Estados Unidos le ha dado a Trump  nuevos bríos para hacer otra vez del combate a la inmigración irregular el eje de su campaña en busca de la reelección para 2020.

Al igual que en 2016, Trump está decidido a explotar el tema de que los indocumentados representan una seria amenaza para el bienestar y la seguridad del país por lo que insiste en que se debe construir el muro fronterizo, enviar más agentes para  impedir a toda costa que los migrantes lleguen a pedir asilo y, si lo hacen, castigarlos por tiempo indefinido en albergues hacinados. Por ahora, el presidente ha cancelado la cruel política de separar a los padres de sus hijos debido a la ola de repudio que despertó en amplios sectores del país, pero lamenta que continúen llegando miles de familias por lo que no se descarta que la vuelva a implementar.

Trump ha recurrido también a las amenazas y a las sanciones con los países vecinos. A México constantemente le reprocha que no haga nada para detener a los migrantes y lo ha amenazado con imponer aranceles especiales a sus exportaciones o con cancelar el acuerdo de libre comercio que tiene con Estados Unidos.  Y a Honduras, El Salvador y Guatemala, los tres principales países de donde provienen las caravanas, les ha cortado la ayuda económica en represalia por el éxodo de migrantes.

Ninguna de estas medidas ha funcionado porque no atacan la raíz del problema que, por cierto, se debe en gran parte a las políticas intervencionistas de Washington. Como hemos visto, los centroamericanos están dispuestos a sufrir lo indecible con tal de llegar a Estados Unidos para escapar de la tremenda violencia y miseria que  asuela a sus países. Mientras no se ataquen esas dos calamidades, continuará el éxodo. Pero los republicanos se niegan a reconocer esta realidad y atribuyen la crisis humanitaria que hay en la frontera a la falta de apoyo de los demócratas para construir el muro y asignar más fondos a la vigilancia en esa zona.

Por fortuna , los demócratas no han caído en ese juego y se han esforzado por diferenciarse de Trump. Los aspirantes a la candidatura presidencial se han pronunciado contra el muro y la separación de familias y están a favor de dar más ayuda a Centroamérica. Prácticamente ninguno ha tocado el tema de la seguridad en la frontera porque consideran que la zona ya está suficientemente vigilada.

Sin embargo, es claro que para hacerle frente a Trump en este tema, los demócratas necesitan ofrecer mejores soluciones. Por un lado, tendrían que resaltar más las virtudes de la inmigración y las ventajas de aprobar una reforma migratoria integral, así como denunciar con mayor vigor las violaciones a los derechos humanos que se han cometido en contra de los migrantes. Y por otra parte, no pueden minimizar el hecho de que para muchos votantes también es importante que el gobierno tenga control de sus fronteras. Armonizar estos dos aspectos, el de la seguridad fronteriza y el del respeto a los migrantes, será, sin duda, un enorme reto. Pero el no hacerlo los pondría en seria desventaja contra Trump en las elecciones que se avecinan.

*María Luisa Arredondo es fundadora y directora de Latinocalifornia.com

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Comments

comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *