how to treat alopecia

Facebook
Twitter
Google +1
LinkedIn

México: el crimen organizado en las elecciones

|

05 de junio, 2018

|
México: el crimen organizado en las elecciones
María Luisa Arredondo.

María Luisa Arredondo.

María Luisa Arredondo*

Si algo ha ensombrecido al actual proceso electoral en México es la violencia.  Desde que se iniciaron las campañas el pasado septiembre, más de cien líderes políticos han sido asesinados y alrededor de mil candidatos a cargos públicos han abandonado la contienda por temor a ser víctimas del crimen organizado.

Como ocurre con la mayoría de los delitos que se cometen en México, no se sabe a ciencia cierta quiénes son los responsables, dada la ineptitud de las fiscalías a cargo de las investigaciones. Los expertos en temas de seguridad, sin embargo, apuntan que detrás de estos crímenes están los carteles del narcotráfico, lo que desde luego no resulta sorprendente en un país dominado por la violencia generada por esos grupos.

Expertos como Edgar Cortez, director del Instituto de Derechos Humanos y Democracia, explican que los asesinatos se deben principalmente a dos situaciones: la  primera es cuando los candidatos que ya tenían una relación con la delincuencia quieren romperla y la segunda es cuando se niegan desde un principio a tener tratos con los criminales.  Se dan también casos en los que los políticos no cumplen lo prometido a las bandas delictivas y otros en los que la violencia es el resultado de una disputa abierta entre grupos criminales que desean imponerse en una determinada zona.

La influencia del narcotráfico no se limita a la violencia física, también se manifiesta a través del financiamiento de las campañas electorales. Un reciente estudio de la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad revela que la laxitud en las leyes sobre la financiación de campañas políticas en México ha permitido que los grupos criminales incidan en el sistema electoral.

El informe descubrió que el financiamiento no reportado para las campañas políticas puede exceder hasta 15 veces lo reportado ante las autoridades electorales. También indica que tanto el crimen organizado como particulares corruptos que buscan protección del gobierno son las principales fuentes del financiamiento ilícito.

Así las cosas, estamos ante una situación intolerable en la que el crimen organizado asesina a los candidatos que no quiere y subsidia a quienes están de su lado.

Desafortunadamente, poco o nada se ha hecho para enfrentar el problema. Aunque el gobierno ha condenado enérgicamente la ola de violencia electoral, los asesinatos quedan en la impunidad y las reformas diseñadas para frenar la filtración de dinero sucio en las campañas han fracasado por falta de vigilancia y por las multas mínimas que se imponen a quienes infringen las normas.

Los candidatos a la presidencia deben responder a estos cuestionamientos con propuestas viables que incluyan una verdadera voluntad para investigar los crímenes electorales y castigos ejemplares para quienes violen las reglas de financiamiento en las campañas. No se puede permitir que el gobierno claudique y que finalmente sea el crimen organizado el que quite y ponga candidatos a su antojo.

*María Luisa Arredondo es fundadora y directora general de Latinocalifornia.com

 

 

Comments

comments

Share This Article

Otras Notas

¿Qué hemos aprendido del rechazo hacia los inmigrantes?
¿Qué hemos aprendido del rechazo hacia los inmigrantes?
El costo de confirmar a Kavanaugh
El costo de confirmar a Kavanaugh
Primero tú, luego los demás
Primero tú, luego los demás

Conéctate con los columnistas