how to treat alopecia

Facebook
Twitter
Google +1
LinkedIn

Un nuevo día en el horizonte

|

09 de enero, 2018

|
Un nuevo día en el horizonte
María Luisa Arredondo.

María Luisa Arredondo.

María Luisa Arredondo*

El movimiento #Metoo ha demostrado que llegó no solo para quedarse sino para crear una verdadera revolución que, por lo pronto, ha abierto la posibilidad de que tengamos nuevamente a una mujer como candidata presidencial por el Partido Demócrata.

Por ahora no hay nada oficial. Pero tras el apasionado discurso que Oprah Winfrey pronunció contra el acoso sexual el pasado domingo en la entrega de los Golden Globes, millones nos hemos puesto a soñar con la posibilidad de que se convierta en la primera mujer que “rompa el techo de cristal” y llegue a la Casa Blanca.

Oprah Winfrey durante la entrega de los Golden Globes. Foto: Internet.

Oprah Winfrey durante la entrega de los Golden Globes. Foto: Facebook

Winfrey, de acuerdo con fuentes cercanas a ella, está considerando seriamente entrar en la arena política, aunque durante años descartó la idea debido a su falta de experiencia en ese terreno. Pero al parecer el triunfo de Trump, un completo neófito en la materia que ha convertido su presidencia en un circo, la ha hecho cambiar de opinión.

Muchos estrategas políticos coinciden en que Oprah sería una formidable candidata para el Partido Demócrata porque representa la antítesis de Trump. Si bien ambos tienen algunos puntos en común como el hecho de que no son políticos de carrera sino multimillonarios ampliamente conocidos por sus programas de televisión, las diferencias que los separan son abismales.

Para empezar, a diferencia de Trump, que nació en el seno de una familia privilegiada, Oprah proviene de un hogar humilde y tuvo que sortear innumerables obstáculos, entre ellos la discriminación racial y el haber sido violada por primera vez cuando solo tenía nueve años.

Trump ha aprovechado todas las ventajas de su estatus de hombre blanco millonario para abusar del sistema y de los más débiles, entre ellos las mujeres. Oprah, por su parte, se ha puesto siempre al lado de los marginados y ha luchado de manera incansable contra el abuso y la discriminación de las mujeres y las minorías.

Y, a diferencia de Trump, cuya filosofía es dividir y atacar sin piedad a sus adversarios, Oprah es conocida por tratar de unir a la gente de todos los estratos e inspirarla a superarse.

Trump es, en síntesis, una celebridad sin sustancia, un narcisista al que finalmente solo le importa su ego. Oprah, por el contrario, ha llegado al sitio privilegiado en el que está gracias a su honestidad y generosidad.

En caso que ambos se enfrentaran en el 2020, Oprah sería una rival de cuidado porque a Trump se le dificultaría atacarla debido a que su historial es impecable. Falta ver ahora si Oprah realmente tiene el interés, la energía y el compromiso que se necesitan para competir por el cargo más importante del mundo.

*María Luisa Arredondo es fundadora y directora de Latinocalifornia.com

 

 

 

Comments

comments

Share This Article

Otras Notas

Dreamers al  centro del torbellino político
Dreamers al centro del torbellino político
El racismo verbal de un presidente antiinmigrante
El racismo verbal de un presidente antiinmigrante
Año Nuevo, viejas tretas con Trump
Año Nuevo, viejas tretas con Trump

Conéctate con los columnistas