how to treat alopecia

Facebook
Twitter
Google +1
LinkedIn

El movimiento #metoo tras Trump

|

11 de diciembre, 2017

|
El movimiento #metoo tras Trump
María Luisa Arredondo.

María Luisa Arredondo.

María Luisa Arredondo*

Después de causar la caída de prominentes hombres en el mundo del espectáculo, los negocios y la política por conducta sexual inapropiada, finalmente el movimiento #metoo ha enfocado sus baterías contra el que es sin duda su objetivo más poderoso: Donald Trump.

El oscuro pasado del presidente con respecto a su trato hacia las mujeres ha resurgido luego de que tres de ellas, Rachel Crooks, Samantha Holvey y Jessica Leeds, aparecieron en el programa de la periodista Megyn Kelly para reiterar las acusaciones de acoso sexual que hicieron contra Trump durante la campaña presidencial de 2016.

Tres de las mujeres que acusan de acoso sexual a Trump en el programa de Megyn Kelly.

Tres de las mujeres que acusan de acoso sexual a Trump en el programa de Megyn Kelly. Foto: Facebook.

En aquel entonces, los alegatos quedaron en eso. Trump desmintió las acusaciones de manera categórica e incluso amenazó con demandar a quienes lo denunciaron, a pesar de las evidencias de su comportamiento ofensivo. Todos recordamos aún la grabación del programa “Access Hollywood” con Billy Bush, en la que el ahora presidente hace alarde de que él puede manosear y hacer lo que quiera con las mujeres porque es “una estrella”.

Hasta ahora, por lo menos 15 mujeres han acusado al mandatario de un amplio rango de conductas inapropiadas que van desde acoso y asalto sexual hasta actos lascivos. Trece de ellas han asegurado que Trump las atacó directamente y otras dos dicen que fueron testigos de comportamientos que las hicieron sentir incómodas. Todas estas denuncias se refieren a incidentes previos a la llegada de Trump a la Casa Blanca.

Aunque en 2016 estas revelaciones no prosperaron, hoy la atmósfera es totalmente distinta. El movimiento #metoo ha llegado ya a la arena política. En las últimas semanas se han visto obligados a renunciar tres miembros del Congreso: el republicano Trent Franks, y los demócratas John Conyers y Al Franken.

Alentados por este nuevo ambiente, cuatro senadores demócratas, Cory Booker, Jeff Merkley, Kirsten Gillibrand y Ron Widen se han unido para pedir algo totalmente justo: la renuncia de Trump por las acusaciones de acoso y asalto sexual que hay en su contra.

Pero tal vez lo más sorprendente y revelador del nuevo ambiente que impera en el país sobre este tema es que, dentro del mismo gabinete de Trump, Nikky Haley, la embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, ha dicho que las mujeres que han acusado a Trump merecen ser escuchadas.

Si bien es improbable que el mandatario renuncie, dado que jamás acepta responsabilidad alguna por sus actos, lo que corresponde ahora es que el Congreso inicie una investigación sobre los alegatos de estas mujeres. Y todo indica que esta vez no bastará con que Trump desmienta a quienes se han atrevido de manera valiente a denunciarlo. Tendrá que enfrentar las consecuencias de sus acciones porque no está por encima de la ley.

*María Luisa Arredondo es fundadora y directora ejecutiva de Latinocalifornia.com

 

 

 

Comments

comments

Share This Article

Otras Notas

Cuba: ¿a la tercera va la vencida?
Cuba: ¿a la tercera va la vencida?
México: el precio del “acuerdo” con Trump
México: el precio del “acuerdo” con Trump
Trump se autocongratula por “solucionar” crisis y caos que él mismo genera
Trump se autocongratula por “solucionar” crisis y caos que él mismo genera

Conéctate con los columnistas