how to treat alopecia

Facebook
Twitter
Google +1
LinkedIn

Partidismo en el acoso sexual

|

28 de noviembre, 2017

|
Partidismo en el acoso sexual
María Luisa Arredondo.

María Luisa Arredondo.

María Luisa Arredondo*

Mientras que en el mundo del espectáculo hemos visto cómo se han destruido de la noche a la mañana las carreras de hombres tan poderosos y exitosos como el productor Harvey Weinstein y el actor Kevin Spacey por los alegatos de abuso sexual en su contra, en el mundo de la política la historia es totalmente distinta.

Tanto demócratas como republicanos han trastabillado para lidiar con el penoso asunto del acoso sexual de manera neutral y apartidista, como se supone que debería ser.

El caso más claro es el del presidente Trump, quien se ha negado a retirarle el apoyo a Roy Moore, candidato republicano al Senado en Alabama, pese a las graves acusaciones que enfrenta. Varias mujeres lo han acusado de haberlas asaltado sexualmente cuando eran menores de edad y él tenía ya más de 30 años.

A Trump, quien también ha sido acusado de abuso sexual, todas estas denuncias lo tienen sin cuidado. En su opinión, el hecho de que Moore niegue las acusaciones es motivo suficiente para que él le crea y lo respalde, lo que demuestra que para él lo único importante es tener a un aliado en el Senado que le ayude a promover su agenda, aunque se trate de un pederasta.

El presidente, por supuesto, no muestra la misma tolerancia cuando se trata del bando contrario. En el caso del senador demócrata Al Franken, por ejemplo, no esperó ni un instante para condenarlo cuando una conocida locutora de radio denunció al legislador por haberla acosado sexualmente hace varios años.

Nancy Pelosi trastabilló para condenar a John Conyers. Foto: Facebook.

Nancy Pelosi trastabilló para condenar a John Conyers. Foto: Facebook.

Los demócratas, por su parte, también han titubeado al enfrentar las acusaciones que involucran a los suyos. Nancy Pelosi, dirigente de la minoría azul en la Cámara de Representantes, fue muy criticada hace unos días cuando calificó al congresista John Conyers Jr. como “un ícono que ha luchado mucho para proteger a las mujeres”, después que se supo que había acosado a varias de sus subordinadas.

En vez de condenar a Conyers, Pelosi dijo simplemente que creía que el legislador haría “lo correcto”. El demócrata se vio forzado poco después a renunciar a su cargo como el miembro de mayor rango dentro del Comité Judicial del Congreso, pero el daño ya estaba hecho.

Todo esto demuestra que la mayoría de los políticos no están listos para encabezar la lucha contra el acoso sexual con medidas realmente efectivas para prevenirlo y castigarlo. Para ellos todavía pesa más el partidismo que el hecho de que se haga justicia y se termine con una de las grandes calamidades de nuestra sociedad. Es claro que ha llegado la hora de que cambien o se resignen a quedar en el lado equivocado de la historia.

*María Luisa Arredondo es fundadora y directora de Latinocalifornia.com

 

Comments

comments

Share This Article

Otras Notas

Hispanos ante la vorágine del odio
Hispanos ante la vorágine del odio
Mujeres contra la  violencia
Mujeres contra la violencia
Trump-Miller, la mancuerna del mal
Trump-Miller, la mancuerna del mal

Conéctate con los columnistas