how to treat alopecia

Facebook
Twitter
Google +1
LinkedIn

Abuso sexual y financiero en el Congreso

|

21 de noviembre, 2017

|
Abuso sexual y financiero en el Congreso

 

María Luisa Arredondo.

María Luisa Arredondo.

María Luisa Arredondo*

El acoso sexual es una práctica común en prácticamente todos los ámbitos, incluido el Congreso. Pero, como nos enteramos hace unos días, la diferencia es que aquí las demandas se han resuelto, por años, a puertas cerradas y a costa de los contribuyentes, lo que desde cualquier punto de vista resulta injusto e inaceptable.

Hace unos días, la Oficina de Cumplimiento del Congreso reveló que en los últimos diez años ha pagado un total de 17 millones de dólares a las víctimas de diversos tipos de abuso, entre ellos acoso sexual, discriminación racial y falta de pago de horas extras.

La Oficina no especificó, sin embargo, quiénes estuvieron involucrados en las demandas ni qué cantidad se destinó al pago de cada uno de esos abusos. Esta falta de transparencia ha provocado la indignación no solo de los contribuyentes sino de algunos legisladores y exfuncionarios públicos.

Uno de ellos es el excongresista republicano Christopher Shays, de Connecticut, quien en 1995 encabezó los esfuerzos para que se aprobara la ley que estableció el sistema que regula actualmente cómo los empleados del Congreso reportan el acoso sexual. La ley se hizo con la intención de cubrir todos los abusos laborales.

Pero a la luz de la ola de denuncias que han surgido específicamente por el delito de acoso sexual en el Congreso, Shays reconoce que debe hacerse un cambio profundo para que el proceso sea ahora más transparente.

No es justo que quienes fueron elegidos para representarnos y velar por nuestros intereses abusen de su poder para acosar sexualmente de sus colegas o subordinados y que utilicen nuestros impuestos para salir librados del asunto sin que nadie se entere.

La congresista Jackie Speer.

La congresista Jackie Speier. Foto: Facebook.

La congresista demócrata de California, Jackie Speier, ha propuesto lo que parece ser una mejor solución: que los fondos para pagar los arreglos por estas demandas provengan de los fondos de los congresistas, no del Tesoro.

Speier, quien el pasado octubre reveló que ella fue víctima de acoso sexual en el Congreso hace años, presentó un proyecto de ley en el que también pide que se brinde ayuda legal a quienes han sido víctimas de este delito. Hasta ahora, las personas que desean reportar cualquier tipo de acoso deben hacerlo por sus propios medios y, en muchos casos, terminan desempleadas y arruinadas tanto financiera como psicológicamente.

Es claro que en los próximos meses veremos surgir más denuncias de acoso sexual, lo cual, si bien no es grato, es la única forma de enfrentar de manera realista el problema. Los legisladores, tanto republicanos como demócratas deben entender que, al igual que cualquier otra persona, no están por encima de la ley sino al contrario, tienen una mayor obligación moral porque son nuestros representantes. Y en caso de no hacerlo deben pagar las consecuencias, entre ellas dejar de recurrir a nuestro dinero para saldar sus cuentas.

*María Luisa Arredondo es fundadora y directora ejecutiva de Latinocalifornia.com

 

 

Comments

comments

Columnista

Share This Article

Otras Notas

Cuba: ¿a la tercera va la vencida?
Cuba: ¿a la tercera va la vencida?
México: el precio del “acuerdo” con Trump
México: el precio del “acuerdo” con Trump
Trump se autocongratula por “solucionar” crisis y caos que él mismo genera
Trump se autocongratula por “solucionar” crisis y caos que él mismo genera

Conéctate con los columnistas