how to treat alopecia

Facebook
Twitter
Google +1
LinkedIn

Los dos rostros de México

|

25 de septiembre, 2017

|
Los dos rostros de México
María Luisa Arredondo.

María Luisa Arredondo.

María Luisa Arredondo*

Nuevamente la tragedia ha sacado a relucir lo mejor de México: la solidaridad de su gente. Ante el sismo que estremeció a la capital y a varios estados del país el 19 de septiembre, un ejército de ciudadanos ha salido a las calles para ayudar a quienes tuvieron la desgracia de quedar atrapados bajo el cemento. Armados con picos y palas, y sin importarles arriesgar su propia vida, se han dado a la tarea de remover los escombros en busca de sobrevivientes.

Al igual que en 1985, la solidaridad se ha manifestado en muchas otras formas: miles de mujeres han llegado hasta los inmuebles derrumbados para dar de comer a los rescatistas, otros han ofrecido sus vehículos para transportar a las víctimas, muchos más han donado dinero, alimentos, ropa y medicamentos o han abierto sus propias casas para alojar a quienes se quedaron sin techo. Incluso muchas empresas han ofrecido gratis sus productos y servicios en esta hora triste.

Sismo-Mexico-2017-759x438

Las imágenes de la solidaridad de los mexicanos han dado la vuelta al mundo. Foto: Facebook.

Pero desafortunadamente, también como en 1985, las autoridades no han estado a la altura de las circunstancias. La sociedad civil las ha rebasado y se ha organizado para hacer muchas de las tareas que le corresponden al gobierno.

No solo eso. Según testimonios difundidos por los medios y las redes sociales, se han obstaculizado las tareas de rescate y de ayuda a los damnificados. El caso de Graco Ramírez, gobernador de Morelos es, por decir lo menos, vergonzoso. Aunque el mandatario lo ha negado, existen evidencias de que ordenó interceptar donativos de particulares para depositarlos en bodegas y luego entregarlos a nombre de su gobierno.

Otro episodio indignante es el de la cobertura mediática de la niña Frida Sofía que al final resultó una farsa. Si bien funcionarios de la Marina se responsabilizaron por lo que llamaron un error causado por el caos, se sospecha que el gobierno quiso concentrar la atención de los medios en un solo lugar para minimizar lo que ocurría en otros inmuebles derrumbados, donde varios rescatistas se han quejado de que los militares les impidieron entrar.

El sismo sacó a relucir también que, pese a lo ocurrido hace 32 años, las autoridades han dado permisos de construcción a edificios que no cumplen con los reglamentos de seguridad. Uno de ellos es el Colegio Rébsamen, donde murieron 19 niños y 7 adultos.

Las próximas semanas el gobierno de Peña enfrentará una de sus más duras pruebas. Son miles las familias que están a la intemperie y sin recibir atención, no sólo en la capital del país sino en Oaxaca, Puebla, Morelos y el Estado de México. Muchas otras estructuras están a punto de caer o presentan una grave amenaza, como el Centro Médico de la Raza, en la Ciudad de México. Y las demandas de la sociedad para exigir justicia y castigo a los responsables de las malas construcciones empiezan a multiplicarse por doquier.

Pocos confían en que Peña y los gobiernos estatales puedan pasar la prueba, lo que seguramente tendrá serias repercusiones políticas para el aparato gubernamental. El sismo estremeció no sólo la tierra sino la conciencia de millones de mexicanos que, pese a saber que no cuentan con autoridades honestas y responsables, hoy se sienten menos solos porque están unidos.

*Fundadora y directora ejecutiva de Latinocalifornia.com

 

 

 

 

 

Comments

comments

Share This Article

Otras Notas

Los responsables de Tlahuelilpan
Los responsables de Tlahuelilpan
El derecho a un Censo sin el temor a participar como inmigrantes
El derecho a un Censo sin el temor a participar como inmigrantes
El huachicoleo, un monstruo de mil cabezas
El huachicoleo, un monstruo de mil cabezas

Conéctate con los columnistas