Trump, en caída libre

 

María Luisa Arredondo.
María Luisa Arredondo.

María Luisa Arredondo*

Donald Trump ha impuesto un nuevo récord, aunque seguramente no el que le hubiera gustado. La más reciente encuesta del Washington Post y ABC News indica que la popularidad del presidente ha caído de forma dramática: un 58% de los estadounidenses desaprueba su gestión y solo un 36% la aprueba.

Desde 1940, fecha en la que se empezaron a efectuar estas encuestas, ningún ocupante de la Casa Blanca había obtenido una puntuación tan baja como la de Trump, a solo seis meses de estar al frente del país.

Estos números reflejan la interminable cadena de escándalos, promesas incumplidas y, sobre todo, mentiras que han caracterizado a la presidencia de Trump desde el primer día. La última bomba es, por supuesto, la serie de correos electrónicos que dio a conocer Donald Trump Jr. sobre su reunión con una abogada rusa muy cercana al Kremlin con la idea de recibir información negativa de Hillary Clinton durante la campaña presidencial.

El encuentro, que la Casa Blanca califica como breve e inocuo pues la abogada no dio la información deseada, le ha dado un giro radical a la investigación sobre los nexos del equipo de Trump con los rusos porque es finalmente la admisión de un hecho que negaron por más de un año. Esta reunión ha puesto al descubierto que las sospechas de que Putin ayudó  a Trump a llegar a la presidencia con el completo acuerdo de éste, no son  «noticias falsas» ni «cacerías de brujas».

En la tablita no solo está Donald Jr. por haber mentido de manera flagrante sino su cuñado Jared Kushner, quien también asistió a la reunión y no lo reveló en la forma que llenó para obtener la autorización de seguridad como asesor del presidente. Esta omisión podría ser considerada como un caso de perjurio que incluso podría ponerlo tras las rejas, posibilidad que seguramente tiene bastante preocupada y dividida a la familia presidencial.

meeting Trump
Donald Trump Jr., Jared Kushner y Paul Manafort asistieron a la reunión con la abogada rusa. Foto: Facebook.

Todo indica, por otra parte, que las mentiras en torno al encuentro con la abogada rusa no terminan. Inicialmente Trump Jr. dijo que solo habían asistido él, Kushner y Paul Manafort. Pero ahora ha trascendido que asistieron al menos otras cuatro personas de origen ruso: un promotor de artistas, un cabildero, un intérprete y un empresario.

Aunque el presidente asegura que se enteró del encuentro hace apenas unos días, es muy sospechoso, como lo han reportado varios medios, que Trump haya anunciado el 7 de junio de 2016, dos días antes de la reunión con la abogada rusa, que iba a dar a conocer información muy negativa sobre Hillary Clinton. Esto podría ser un indicio de que estaba perfectamente enterado de la reunión, lo cual lo pondría personalmente en graves aprietos y lo convertiría en blanco directo de la investigación del fiscal especial, Robert Mueller. Las sospechas han aumentado porque la Casa Blanca acaba de reconocer que Trump sostuvo una reunión privada con Putin durante la cumbre del G-20 que se había mantenido en secreto.

Pese a todas estas mentiras, la base de Trump, que se estima en un 36%, aún le guarda fidelidad. Muchos de sus seguidores creen que la conexión rusa es una conspiración contra su líder. Falta ver si se mantendrán igual con lo que se anticipa será otra gran decepción: la ley de seguro médico.

En este contexto, es claro que difícilmente Trump podrá gobernar. Los próximos meses los dedicará seguramente a estarse defendiendo del escándalo ruso y, como es su costumbre, a culpar a otros por sus errores y mentiras. Sobra decir que quienes pagarán los platos rotos somos nosotros.

*María Luisa Arredondo es fundadora y directora ejecutiva de Latinocalifornia.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share and Enjoy !

0Shares
0 0 0

Comments

comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *