how to treat alopecia

Facebook
Twitter
Google +1
LinkedIn

Flynn, la punta del iceberg

|

09 de mayo, 2017

|
Flynn, la punta del iceberg
María Luisa Arredondo.

María Luisa Arredondo.

María Luisa Arredondo*

A estas alturas, nadie en su sano juicio puede poner en duda que el presidente Donald Trump estaba perfectamente enterado de que el general Michael Flynn tenía nexos sospechosos con los rusos cuando decidió nombrarlo como asesor de seguridad nacional.

La pregunta de los 64 mil es, por qué a pesar de que se le advirtió varias veces sobre el riesgo que implicaba contratar a Flynn, el presidente decidió incluirlo en su gabinete.

En sus declaraciones ante el Subcomité sobre Crimen y Terrorismo del Comité Judicial del Senado, la exfiscal general interina Sally Yates reveló que advirtió a la Casa Blanca no una, sino tres veces, que Flynn podría ser chantajeado por los rusos. El problema, como lo explicó Yates, fue que Flynn ocultó que había discutido con el embajador de Rusia en Estados Unidos, Sergei Kislyak, las sanciones impuestas a Moscú por el gobierno de Obama.

Y como bien dijo Yates, cada vez que se repetía la mentira de que Flynn no había hablado sobre esas sanciones, aumentaba el compromiso y el riesgo de que el general fuera chantajeado.

Trump y Flynn. Foto: Politico.com.

Trump y Flynn. Foto: Politico.com.

Yates no fue la única que advirtió a Trump sobre Flynn. CNN y AP dieron a conocer que el mismo expresidente Barack Obama, en la reunión que tuvo con el mandatario electo en la Casa Blanca dos días después de su triunfo, habló con él sobre la inconveniencia de contratar a Flynn por sus lazos con Moscú.

Trump hizo caso omiso a estas advertencias durante semanas. No fue sino hasta que el diario Washington Post reveló la verdadera naturaleza de las conversaciones de Flynn con los rusos que el general se vio obligado a renunciar.

Pese a las crecientes evidencias de que varios funcionarios cercanos a él, entre ellos su propio yerno, Jared Kushner, han tenido contactos indebidos con el gobierno ruso, Trump se empeña en negarlo con argumentos francamente infantiles.

Uno de ellos es culpar a la administración Obama por no haber investigado exhaustivamente a Flynn, cuando esa responsabilidad le correspondía directamente a él al nombrarlo asesor de seguridad. A través de su cuenta de Twitter, Trump también ha señalado, sin bases, que posiblemente Yates fue la responsable de haber filtrado la información sobre Flynn a la prensa.

Todo esto, finalmente, solo pone en evidencia los esfuerzos inútiles del presidente por encubrir lo que ya es imposible negar: tanto la injerencia de Rusia en el proceso electoral de Estados Unidos como los nexos de sus allegados con Moscú. La investigación en torno a Flynn es solamente la punta del iceberg.

*Fundadora y directora ejecutiva de Latinocalifornia.com

 

 

Comments

comments

Columnista

Share This Article

Otras Notas

Maduro: ‘¿elecciones para qué?’
Maduro: ‘¿elecciones para qué?’
¿Quiénes serán los verdaderos “bad hombres”?
¿Quiénes serán los verdaderos “bad hombres”?
Trump y su cruel hipocresía de invocar a Dios
Trump y su cruel hipocresía de invocar a Dios

Conéctate con los columnistas