how to treat alopecia

Facebook
Twitter
Google +1
LinkedIn

Debacle en el Partido Republicano

|

26 de octubre, 2016

|
Debacle en el Partido Republicano

 

María Luisa Arredondo.

María Luisa Arredondo.

 

María Luisa Arredondo*

La campaña presidencial ha entrado en su recta final no sólo con un sombrío horizonte para la candidatura de Donald Trump sino para el Partido Republicano que enfrenta la peor crisis de su historia moderna.

Prácticamente todas las encuestas a nivel nacional le dan a Hillary Clinton una ventaja que oscila entre los 5 y los 12 puntos. Trump, sin embargo, parece no reaccionar ante la tormenta que se avecina.

En lugar de enfocarse solamente en su agenda política, el millonario sigue embarcado en una guerra estéril contra una larga lista de enemigos que incluye a los medios de comunicación, a los que acusa de trabajar para Clinton, y contra las mujeres que lo han acusado de acoso sexual.

Lo más grave, sin embargo, es que insiste en desacreditar todas las encuestas y en asegurar, sin bases, que el proceso electoral está amañado. Estas declaraciones son, por supuesto, un serio motivo de alarma pues, a menos que se trate de una elección sumamente cerrada como la que ocurrió en 2000 cuando se enfrentaron George W. Bush y Al Gore, tradicionalmente los candidatos perdedores de este país han aceptado su derrota sin mayor problema. No se trata solamente de un acto de buena fe o de caballerosidad sino de respeto a la Constitución y a la voluntad de los votantes, que es el fundamento de la democracia en Estados Unidos.

El tono desafiante de Trump y su postura ambigua hacia lo que hará en caso de perder la elección preocupa no sólo a muchos ciudadanos sino a los candidatos republicanos que no se deslindaron a tiempo del magnate y ahora sienten que éste los arrastrará en su carrera hacia el precipicio.

Los demócratas, mientras tanto, no han desaprovechado el tiempo. Confiados en que Clinton saldrá victoriosa en noviembre, han empezado a gastar grandes sumas para luchar por el Senado y la Casa de Representantes en estados que tradicionalmente han sido bastiones republicanos como Missouri, Carolina del Norte y Wisconsin.

Si todo sigue el mismo curso, existen muchas probabilidades de que los republicanos pierdan el 8 de noviembre no sólo la presidencia sino también el Congreso.

La gran incógnita es que harán para recuperar el terreno perdido. No sólo enfrentan el espectro de una derrota mayúscula sino una profunda división. Habrá que ver al final quiénes logran imponerse: los seguidores incondicionales de Trump o los que decidan que ha llegado la hora de que el partido deje de estar secuestrado por un intruso.

**María Luisa Arredondo es fundadora y directora ejecutiva de Latinocalifornia.com

Comments

comments

Columnista

Share This Article

Otras Notas

DACA pone a prueba los valores y la historia de una nación de inmigrantes
DACA pone a prueba los valores y la historia de una nación de inmigrantes
Pericia diplomática de México permitió rescatar a Evo Morales sano y salvo
Pericia diplomática de México permitió rescatar a Evo Morales sano y salvo
Seguridad, la gran asignatura pendiente en México
Seguridad, la gran asignatura pendiente en México

Conéctate con los columnistas