Bernie y Hillary: escalan los ataques

 

María Luisa Arredondo.
María Luisa Arredondo.

Mientras los candidatos republicanos se acercan cada vez más a la posibilidad de tener una convención negociada debido a que difícilmente alguno alcanzará la cifra mágica de los 1,237 delegados que se requieren para obtener la nominación, en el Partido Demócrata la contienda ha subido de tono entre Bernie Sanders y Hillary Clinton.

Animado por los triunfos que ha obtenido en las últimas semanas, Sanders ha endurecido sus ataques contra Clinton al grado de poner en duda su capacidad para asumir la presidencia. Y como muestra de ello ha citado la falta de juicio de Hillary al votar a favor de la guerra de Irak, de apoyar tratados comerciales que han agravado el desempleo y, sobre todo, de proteger los intereses de Wall Street.

En respuesta, Clinton ha criticado a Sanders por su inhabilidad para responder a preguntas explícitas sobre política exterior y sus planes para lidiar con los bancos.

Si bien esta escalada de ataques ha generado preocupación entre muchos demócratas que temen que se genere una situación en la que ambos candidatos salgan lastimados para beneficio de los republicanos, hay que entender que esto es parte de las campañas políticas.

Los tiempos en que había bromas entre ambos candidatos han quedado atrás. Foto: CNN.
Los tiempos en que había bromas entre ambos candidatos han quedado atrás. Foto: CNN.

Aunque es innegable que los ánimos están caldeados, es de esperarse que tanto Bernie como Hillary tengan la madurez suficiente para evitar los insultos personales como ha ocurrido en el bando republicano. Hasta ahora, las críticas, si bien han sido bastante fuertes, se han dado en el plano de las ideas, como debe ser. Y mientras así sea, ambos candidatos tendrán la oportunidad de rectificar errores, ajustar sus campañas y afinarlas para convertirse en mejores contendientes con rumbo a las elecciones generales.

Hillary tiene que reconocer que, si bien todo apunta a que será la nominada de su partido, no debe echar en saco roto las críticas de Sanders, quien ha denunciado hasta la saciedad que ella forma parte de la alianza entre la clase política y Wall Street. Esta es justamente una de las principales razones por las que muchos votantes no confían en ella.

Bernie, por su parte, debe aceptar que no basta con señalar culpables y darle voz a quienes exigen justicia y equidad social. Tiene que ir más allá y delinear un plan detallado sobre cómo enfrentará las calamidades del país. De otro modo, todo quedará en un bonito discurso revolucionario, pero sin sustancia.

Lo que finalmente la mayoría de los votantes desea es un líder que no sólo prometa el paraíso y hable de sus grandes logros o riquezas sino que presente un programa de gobierno concreto y viable que cree oportunidades de educación y empleo para todos, que vele por los intereses de las mayorías y le inyecte nuevamente al país ese sentido de optimismo y grandeza que lo ha caracterizado desde su fundación.

 

**María Luisa Arredondo es fundadora y directora ejecutiva de Latinocalifornia.com

 

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Comments

comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *