Cuida tu mente, cuida tus pensamientos

Manuel Sañudo Gastélum.
Manuel Sañudo Gastélum.

“Los hombres no son prisioneros del destino, sino prisioneros de su propia mente”

 Franklin D. Roosevelt

Las creencias que cada uno albergamos no son verdades, sino ideas que adoptamos y permitimos que rijan nuestra vida, pues a pesar de que creamos en ellas, pueden ser falsas.

Lo que nos decimos a nosotros mismos es más importante de lo que parece, ya que toda creencia que asumamos como verdad, sea cierta o no, tiende a manifestarse en nuestra vida y no nos damos cuenta de eso hasta que nos auto observamos y nos dejamos de identificar con esos pensamientos.

Por ejemplo, si reaccionamos a una frase como “soy un inútil”, como si de verdad lo fuéramos, esta creencia buscará confirmarse para mantener la coherencia interna. ¿Y cómo se confirma? a través de nuestros actos, actuando como si fuéramos inútiles y pareciendo inútiles. Es lo que los estudiosos llaman “El efecto Pigmalión”. Veamos algo al respecto:

El efecto Pigmalión, en psicología y pedagogía, es uno de los sucesos que describe de cómo la creencia, que tiene una persona, puede influir en el rendimiento de sí mismo o de otra persona. Esto supone, por tanto, algo importante de conocer y estudiar para los profesionales del ámbito educativo, laboral, social y familiar.

 

El efecto Pigmalión se puede identificar de las siguientes maneras:

*Suceso por el que una persona consigue lo que se proponía previamente, a causa de la creencia de que puede conseguirlo. “Ellos pueden, porque creen que pueden”, dijo el poeta romano Publio Virgilio Marón (70 a.C.-19 a.C.)

*Las expectativas y previsiones de los profesores sobre la forma en que de alguna manera se conducirían los alumnos, determinan precisamente las conductas que los profesores esperaban.

*Una profecía auto cumplida es una expectativa que incita a las personas a actuar en formas que hacen que la expectativa se vuelva cierta.

Para liberarnos de esto, debemos considerar los pensamientos como lo que son: simplemente ideas que pueden ser ciertas o no. Por tanto, ante cualquier pensamiento que nos pase por la cabeza, debemos valorarlo correctamente y darnos cuenta de que:

* Los pensamientos pueden ser ciertos o no, pues no siempre coinciden con la realidad.

* Los pensamientos no siempre son verdad; por tanto no debemos creerlos.

* Los pensamientos no siempre se deben tomar en serio y darles importancia.

*Los pensamientos no son órdenes; no debemos obedecerlos automáticamente.

* Los pensamientos no siempre son sabios, por lo tanto no siempre debemos seguir su consejo.

Para librarnos de su poder sobre nosotros debemos cuestionarlos para distinguir aquellos que nos resultan útiles de los que no. Y aquellos que no nos son útiles lo mejor es ignorarlos. ¿Cómo se hace esto?, cuando se me pasa por la cabeza que “soy un inútil”, en vez de reaccionar sintiéndome mal, darme cuenta que sólo es un pensamiento y no darle más importancia. Darme cuenta que no me es provechoso creerme eso, no tomarlo en serio, no darle poder.

Es mejor decirse a uno mismo: “estoy teniendo el pensamiento de que soy un inútil; solo es un pensamiento, y como no me resulta benéfico, lo ignoro, lo dejo pasar, no me engancho”. Así, los pensamientos tóxicos pierden el poder que ejercen sobre nosotros y no permitimos que nos afecten, ni que traten de confirmarse manifestándose en nuestra vida.

Para trabajar la mente se necesita hacer un esfuerzo de auto-observación y tener un auténtico propósito de cambio.

 

**Manuel Sañudo Gastélum

Coach y Consultor

Sitio: www.manuelsanudocoach.com.mx

Correo: manuelsanudog@hotmail.com

DR © Rubén Manuel Sañudo Gastélum. Se prohíbe la reproducción sin el permiso del autor.

 

 

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Comments

comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *