how to treat alopecia

Facebook
Twitter
Google +1
LinkedIn

Ramos: no nos vamos a callar

|

28 de abril, 2015

|
Ramos: no nos vamos a callar
María Luisa Arredondo.

María Luisa Arredondo.

El presentador estelar de la cadena Univisión, Jorge Ramos, hizo el pasado martes lo que muchos periodistas mexicanos desearían, pero no pueden: pedir en público la renuncia del presidente Enrique Peña Nieto.

En el breve pero sustancial discurso que pronunció el pasado martes en Nueva York durante la gala de la revista Time, que lo eligió como uno de los cien personajes más influyentes de Estados Unidos, Ramos se armó de valor y dijo textualmente: “Señor Peña Nieto, comprar casas de contratistas y luego darles miles de millones en contratos es corrupción. Por eso tanta gente quiere su renuncia y no nos vamos a callar”.

Ramos se refería, por supuesto, a la compra de las mansiones que hicieron Peña Nieto, su esposa Angélica Rivera y el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, a importantes contratistas del gobierno.

El presentador  aprovechó también el micrófono para defender el trabajo de la periodista Carmen Aristegui y de su equipo, quienes fueron despedidos tras haber denunciado el conflicto de interés en la compra de la mansión de Angélica Rivera.

Las duras palabras de Ramos calaron hondo porque reflejan el sentir de millones de mexicanos que no sólo están hartos  de la administración peñanietista por sus constantes escándalos de corrupción sino por el mal desempeño de la economía, el fracaso para combatir la violencia y la falta de respuesta a  graves casos de violaciones de derechos humanos como ocurrió en Tlatlaya , Ayotzinapa y Apatzingán.

Pese a las múltiples protestas en contra de su gobierno, Peña Nieto permanece impasible, con su mismo discurso de promesas falsas en las que ya nadie cree. Lo más preocupante es que a los periodistas que, como el equipo de Aristegui, se atreven a poner en entredicho los supuestos logros de su presidencia y se dan a la tarea de investigar sus corruptelas, se les condena a una campaña de desprestigio, se les despide de su trabajo o bien se les silencia para siempre. México se ha convertido en uno de los países de mayor riesgo para los periodistas independientes. En los últimos 15 años han muerto o desparecido 118 comunicadores sin que hasta ahora se haya encontrado a un solo responsable.

Aunado a los homicidios y desapariciones, muchos periodistas y medios de comunicación en México enfrentan amenazas, intimidaciones y censura por parte tanto del gobierno federal, como de los estatales y locales. Este ambiente hostil se ha convertido en un serio obstáculo para la libertad de expresión, un derecho fundamental para que funcione cualquier democracia.

Por todas estas razones es indispensable continuar denunciando los abusos de Peña Nieto y de todos los políticos corruptos en México. Como bien lo dijo Ramos, “no nos vamos a callar”.

 

 

 

 

Comments

comments

Share This Article

Otras Notas

Trump, en pie de guerra contra los indocumentados
Trump, en pie de guerra contra los indocumentados
La estrategia racial de Trump del “ellos contra nosotros” está más viva que nunca
La estrategia racial de Trump del “ellos contra nosotros” está más viva que nunca
Menores migrantes, las víctimas de la intolerancia
Menores migrantes, las víctimas de la intolerancia

Conéctate con los columnistas