how to treat alopecia

Facebook
Twitter
Google +1
LinkedIn

En memoria de Juan Gelman

|

16 de enero, 2014

|
En memoria de Juan Gelman
Juan Gelman.

Juan Gelman.

El pasado martes 14 de enero murió en la Ciudad de México el poeta y periodista argentino Juan Gelman, a los 83 años.  Gelman es considerado uno de los grandes autores de la lengua hispana. Ganó el Premio Cervantes, en 2007 y el Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, en 2005. Fue también un destacado activista político, lo que ocasionó su exilio durante la dictadura militar. Residió en Roma, Madrid, Managua, París, Nueva York y la Ciudad de México, donde se estableció definitivamente. Aunque amó a su país adoptivo, la experiencia del forzado destierro marcó su vida y su obra, como dan parte estos versos de su poema “Bajo la lluvia ajena”:

No debiera arrancarse a la gente de su tierra o país, no a la fuerza.

La gente queda dolorida, la tierra queda dolorida.

Nacemos y nos cortan el cordón umbilical. Nos destierran y

nadie nos corta la memoria.

El vía crucis de Gelman comienza el 26 de agosto de 1976, cuando los militares entran a su casa, y Gelman se ha marchado. Secuestran entonces a sus hijos Nora Eva, de diecinueve años, y Marcelo Ariel, de veinte, y a la mujer de éste, María Claudia Irureta, de diecinueve, embarazada entonces de siete meses. A partir de ese momento, su familia pasa a engrosar la lista de los desaparecidos y Gelman, la de quienes los buscan. Su hija Nora Eva aparece poco tiempo después, y trece años más tarde, recupera el cadáver de su hijo, que yacía dentro de un barril de cemento y arena y que había sido asesinado por los militares de un tiro en la nuca. Pero no se sabe nada de su nuera ni del bebé. Muchos años después, habiendo rastreado incansablemente el paradero de María Claudia y su bebé, se sabe que ésta fue llevada a Uruguay, donde fue asesinada una vez de dar a luz a una niña. 24 años después, Gelman encuentra a su nieta en Uruguay . “Hay recuerdos que no necesitan ser llamados y siempre están ahí y muestran su rostro sin descanso. Es el rostro de los seres amados que las dictaduras militares desaparecieron”, dijo Gelman al recibir el premio Cervantes.

La vida de Gelman nunca fue fácil. Fue hijo de inmigrantes judío-eucranianos. Nació en Buenos Aires en 1930, y creció en Villa Crespo, un barrio pobre porteño de fuerte identidad judía, en donde su afición al futbol le valió el apodo de “pibe taquito”. A pesar de que su padre era un humilde carpintero que había llegado a Buenos Aires a principios del siglo veinte, le inculcó el amor a la lectura, y Gelman aprendió a leer a los 3 años de edad. De su padre heredó también su devoción al comunismo, doctrina a la que estaría adherido durante su vida. Militó en el partido comunista de su país, y después de su exilio, siguió denunciando las violaciones a los derechos humanos cometidas por el régimen militar, de 1976 a 1983. La preocupación por los desposeídos, estuvo siempre presente en su poesía, como se refleja en los siguientes versos de su poema “Oración de un desocupado”:

Padre… Desde los cielos bájate, si estás, bájate entonces,
que me muero de hambre en esta esquina,
que no sé de qué sirve haber nacido,
que me miro las manos rechazadas,
que no hay trabajo, no hay,
bájate un poco, contempla
esto que soy, este zapato roto,
esta angustia, este estómago vacío,
esta ciudad sin pan para mis dientes, la fiebre
cavándome la carne,
este dormir así,
bajo la lluvia, castigado por el frío, perseguido
te digo que no entiendo, Padre, bájate,
tócame el alma, mírame
el corazón,
yo no robé, no asesiné, fui niño
y en cambio me golpean y golpean,
te digo que no entiendo, Padre, bájate…

Entre los libros de Gelman, destacan Violín y otras cuestiones (1959), El juego en que andamos (1959) y Velorio del solo (1962). Con la muerte de Gelman, la poesía y el periodismo pierden una gran figura, y la humanidad un gran filántropo y activista de los derechos humanos. ¡Descansa en paz Juan Gelman!

 

Comments

comments

Share This Article

Otras Notas

Elijah Cummings, presente en la defensa de los inmigrantes
Elijah Cummings, presente en la defensa de los inmigrantes
‘Impeachment’ y registro de votantes deben ir de la mano 
‘Impeachment’ y registro de votantes deben ir de la mano 
La batalla por los Dreamers en una democracia en riesgo
La batalla por los Dreamers en una democracia en riesgo

Conéctate con los columnistas