Padres insisten en que se destituya a la directora de la primaria Teresa Hughes, en Cudahy

MADRES
Madres de familia de la escuela Teresa Hughes le explican al representante del LAUSD, James P. Noble, las razones por las que desean que se destituya a la directora de ese plantel. Foto: Bertha Rodríguez/Latinocalifornia.com

Bertha Rodríguez/Latinocalifornia.com

Los gritos de alegría de los niños en receso resuenan en la primaria Teresa Hughes, en la ciudad de Cudahy.

Adentro, decenas de padres de familia, se movían diligentes para participar en una reunión en busca de que representantes del Distrito Escolar Unificado de Los Angeles (LAUSD) escucharan sus argumentos para pedir la destitución de la directora Elva Cortez Covarrubias, a quien acusaron de maltrato contra padres, maestros y estudiantes.

A finales de octubre, más de un centenar de jefes de familia, sobre todo madres, realizaron una manifestación contra el supuesto abuso de la directora. A esa protesta se sumaron tres maestras.

A la siguiente semana, los padres presentaron ante la junta escolar del distrito, una petición de remoción respaldada con 666 firmas.

En la sesión del concejo municipal de Cudahy realizada el 7 de noviembre, los concejales escucharon las preocupaciones de los padres de familia y de manera separada, se reunieron en privado con algunos maestros. Las autoridades municipales acordaron pedir formalmente al LAUSD una investigación para saber qué es lo que está pasando en la escuela.

En la primera junta de padres y representantes del distrito escolar realizada a principios de noviembre estuvieron presentes James P. Noble, administrador de operaciones del LAUSD, Rowena Lagrosa, directora del Área de Servicios Comunitarios de Padres, Damian Lenon, coordinador de consejeros del Distrito 6 y Rubén Valles, director de instrucción, así como otros representantes del distrito.

Durante la reunión, los padres de familia hicieron diez grupos de trabajo en los que escribieron aspectos positivos y negativos que observan en la escuela. La mayoría de cosas positivas se referían al desempeño de maestros y al nivel de involucramiento de los padres.

Las quejas se enfocaron principalmente en contra de la directora pero también señalaron a algunos integrantes del personal como la enfermera, asistentes de profesores y otras empleadas de administración cuya actitud acusan de ser poco profesional hacia los padres y estudiantes.

Entre las preocupaciones que los padres manifestaron se encuentra la poca supervision de los niños en las instalaciones escolares, lo cual atenta contra la seguridad de los estudiantes. Varias madres de familia reportaron que alguno de sus hijos se lastimó dentro de la escuela y no recibieron apoyo en la enfermería o ellas no fueron avisadas a tiempo.

La comida que se les sirve aveces está echada a perder; el agua para tomar de las fuentes muchas veces sale sucia; el aire acondicionado no funciona; hay un bajo rendimiento académico y en lugar de que la directora incentive la participación de los padres, los intimida.

El mismo Noble, quien daba lectura a la lista de señalamientos, se sorprendió al leer: “¿amenazas de inmigración?” preguntó incrédulo. “Sí” respondieron en inglés, los presentes.

“Es la norma de este distrito la no discriminación. Nosotros educamos a los niños, no nos importa cuál es su estatus (migratorio). No es nuestro asunto y no nos importa”, dijo enfático el representante del LAUSD . En el auditorio retumbaron los aplausos.

En tono conciliatorio, Rowena Lagrosa, dijo a los presentes que el distrito escolar tomaría cartas en el asunto de manera inmediata, en lo referente a las fallas en las instalaciones.

Advirtió que  resolver los reclamos respecto al comportamiento de la directora, será un proceso largo. Les pidió trabajar de manera conjunta para solucionar los problemas en beneficio de la educación de sus hijos.

Les recordó que ella fue superintendente local del distrito y que hacía tres años había escuchado preocupaciones similares por parte de maestros y padres de familia.

Dijo que los problemas que se enfrentan en la escuela no deben atribuirse a una sola persona sino que “es algo más profundo” que requiere el trabajo y la unidad de padres, comunidad académica y representantes del distrito escolar.

Muchos padres de familia querían exponer más quejas. Aún después de haber dado por terminada la sesión, James Noble fue abordado por una docena de mujeres que en tono preocupado advirtieron al funcionario que si la directora no es removida de la escuela, ellas cambiarían de plantel a sus hijos porque a ellos también los intimida.

“Yo le estoy enseñando al niño en la casa que no haga bullying pero ella lo está provocando aquí con ellos. Los voy a cambiar de escuela porque no quiero bullies”, dijo una de las mujeres.

Las madres reiteraron la necesidad de hacer una reunión donde los profesores pudieran expresar sus preocupaciones ya que varios de ellos han expresado que son presionados al grado de que tienen que tomar medicamentos contra la ansiedad.

Los representantes del distrito declinaron hacer comentarios adicionales por razones de confidencialidad y al buscar la versión de la directora, la recepcionista dijo tener indicaciones de referir a la prensa a la oficina de comunicaciones del LAUSD.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0 0

Comments

comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *