how to treat alopecia

Facebook
Twitter
Google +1
LinkedIn

¿Diversión o adicción?

|

20 de noviembre, 2013

|
¿Diversión o adicción?
Martha Sáenz.

Martha Sáenz.

Hace algunas décadas la mujer mexicana no tenía expectativas de realizar actividades fuera de la casa, a menos que fueran actividades sociales que se percibían como extensión de las familiares como cumpleaños, bodas, bautizos o ceremonias luctuosas.
Todas ellas vinculadas a un “deber ser” dentro de las obligaciones y el buen ver de la familia. Soñar con otro tipo de eventos estaba fuera de las expectativas e ilusiones femeninas, y a veces sólo se planteaban como fantasías secretas, jamás se comentaban porque era algo fuera del alcance permitido para cualquier mujer.

Afortunadamente las épocas cambian, y ahora todo se presenta totalmente diferente con un sinfín de opciones y actividades que hace algunos años parecerían impensables para cualquier mujer.

En las últimas décadas, se ha visto una transformación con cambios realmente espectaculares con la incursión de las mujeres al mundo fuera del hogar, ya sea porque se trabaja, se estudia o se realizan otras actividades fuera del hogar. Estos cambios que en muchos puntos de vista han favorecido a la mujer también van de la mano con otros derechos adquiridos, el poder salir con amigas a a tomar una copa a algún bar, a bailar o a jugar en juegos de mesa o las maquinitas como se ve en Las Vegas.
Lo que antes era mal visto o quizá considerado un tabú, ahora es aceptado e incluso defendido por las propias mujeres, como si un niño peleara por su hora de recreo.
Lo que sí es aún diferente y cuestionado, es la participación de las amas de casa, estudiantes y profesionistas en los juegos de azar y la ingesta de alcohol, quedando al acceso de todas sin importar la edad. Esto llama más la atención cuando vemos que existe una gran variedad para tener acceso a dichas diversiones haciendo de estos lugares un espacio de diversión y esparcimiento. Lo que empezó como una diversión poco a poco se está convirtiendo en un problema por la falta de autocontrol que las personas poseen a la hora de empezar la diversión. Vemos mujeres que pierden el control y el límite de tiempo sin poder decir: “Basta, esta es la hora de irme”.
Invierten más horas de lo esperado o del dinero programado y generan la preocupación de su pareja y sus familiares, quienes se ven afectados por las peleas que esto desencadena o por la falta de dinero que muchas veces está destinado para gastos y necesidades del hogar.

Observando la realidad, nos encontramos que cada vez más personas están sufriendo esta enfermedad como una adicción de la cual no se pueden desprender fácilmente. Estamos enfrentando un gran problema cuando vemos que muchas mujeres o sus familiares recurren a pedir ayuda en forma desesperada a los profesionales y amigos porque ven cómo se puede destruir su hogar, porque lo que parecía algo divertido se ha convertido en una conducta obsesiva compulsiva (tomar y jugar), que es difícil detener sólo con fuerza de voluntad.

Hablar de adicciones es un tema fuerte, pero la adicción es una enfermedad igual que cualquier otra al alcohol, al trabajo, a comer, a las drogas, a comprar.
Lo importante es saber: ¿Para qué sirve una adicción y qué es lo que oculta?
Principalmente, el repetir una conducta en forma obsesiva compulsiva, le permite esconder o no enfrentar sentimientos dolorosos que resultan invisibles para los demás, pero no para el que los experimenta realizando alguna acción, como evadirlos o posponerlos. Esto agrava el problema al crear la fantasía de que el problema no existe.

Para una persona que cede ante una adicción, hay tres pensamientos recurrentes: no estoy bien tal como estoy y hay un vacío en mí que necesita ser llenado; hay algo o alguien externo a mí mismo que llenará ese vacío; mi felicidad depende de encontrar esa sustancia, posesión o persona.

Minimizar o devaluar este problema desencadenará muchos otros. Se debe tomar conciencia si el juego se está convirtiendo en un problema. La persona que experimenta la adicción, debe detectar si sus síntomas corresponden a una adicción. Nadie puede decirle a un adulto si está sufriendo una adicción, pero cada persona es capaz de reconocer cuando algo en su vida se ha salido de su control volviéndose destructivo. Si usted se encuentra en esta situación, llegó el momento que reflexione, lo reconozca y pida ayuda profesional.
Señales de alerta

Una persona puede tener problemas con el juego si:

*Buscar entretenimiento, es su primera y única opción.

*Pospone tareas importantes de realizar por el juego.

*Niega cuando pierde la noción del tiempo en el juego.

*Gasta más de lo que es apropiado para su presupuesto jugando.

*Descuida las personas más importantes de su vida o de su familia por jugar.

*Se ha metido en problemas o miente para escapar al juego.

*Este artículo la hace sentir incómoda.

*Espera con ansiedad la próxima vez que volverá a jugar.

Martha Sáenz es Life Coach e Hipnoterapeuta

 

Comments

comments

Columnista

Martha Sáenz

Martha Sáenz

Share This Article

Otras Notas

Elijah Cummings, presente en la defensa de los inmigrantes
Elijah Cummings, presente en la defensa de los inmigrantes
‘Impeachment’ y registro de votantes deben ir de la mano 
‘Impeachment’ y registro de votantes deben ir de la mano 
La batalla por los Dreamers en una democracia en riesgo
La batalla por los Dreamers en una democracia en riesgo

Conéctate con los columnistas