how to treat alopecia

Facebook
Twitter
Google +1
LinkedIn

Licencias de manejo, un triunfo para todos

Maria Luisa Arredondo

|

17 de septiembre, 2013

|
Licencias de manejo, un triunfo para todos
María Luisa Arredondo.

María Luisa Arredondo.

La lucha duró 15 años, pero finalmente rindió los frutos esperados. Después de múltiples intentos, la legislatura de California aprobó hace unos días una medida para  otorgar licencias de conducir a los indocumentados y gracias a ello ahora los californianos deberíamos dormir un poco más tranquilos.

Y no me refiero solamente a los inmigrantes irregulares sino a todos los que vivimos en California, pues el principal beneficio de la  medida AB 60 es que hará más seguras nuestras calles y autopistas.

Si el gobernador Jerry Brown cumple su palabra de firmar la medida para convertirla en ley, los indocumentados que deseen conducir no sólo adquirirán este derecho sino todas las responsabilidades que esto conlleva: tendrán que aprobar un examen de manejo, deberán adquirir un seguro para su vehículo y sus datos estarán registrados en el Departamento de Vehículos Automotores del estado.

El sentido común nos dice que todo esto deberá traducirse en una reducción de accidentes pues habrá menos conductores que manejen sin el conocimiento pleno de las normas de tránsito. Es de esperarse también que disminuyan los casos en los que, por temor a la policía o por no contar con una licencia y un seguro de auto, los indocumentados huyan cuando se vean involucrados en un accidente vial. Adicionalmente, terminarán muchos abusos y tropelías contra quienes manejan sin licencia por no tener papeles. Recordemos, por citar un ejemplo, el caso de la policía de Maywood que llegó a incautar diariamente, para su beneficio particular,  los vehículos de hasta 90 indocumentados.

Pese a todas estas ventajas, por increíble que parezca, hay grupos que se oponen a la medida bajo el argumento de que se trata de una especie de amnistía para los indocumentados y que éstos podrán utilizar la licencia de conducir para obtener empleo, votar y reclamar beneficios de asistencia social.

Nada más alejado de la realidad. Las licencias para los inmigrantes irregulares contarán con una marca especial que les impedirá utilizarla como documento de identificación oficial, por lo que quienes están inquietos por esta posibilidad deben quedarse tranquilos.

Cabe destacar, por otro lado, que la AB60, cuyo autor es el asambleísta latino Luis Alejo,  se aprobó en gran medida como resultado de la enorme presión ejercida por amplios sectores sociales y activistas defensores de los indocumentados, lo que nos indica que existe un clima favorable para dictar leyes que dejen de criminalizar a quienes carecen de residencia legal.

Lo que nos queda esperar ahora es que  lo ocurrido la semana pasada en la Legislatura de  California tenga repercusiones en Washington. El Congreso federal debería ver que, más allá de las divisiones políticas y del partidismo, su obligación es velar por el bien de todos. Y el sentido común indica que las ventajas de legalizar a los 11 millones de indocumentados irregulares que se estima hay en el país superan con creces la opción de mantenerlos en las sombras.

 

 

 

Comments

comments

Columnista

Share This Article

Otras Notas

Trump, en pie de guerra contra los indocumentados
Trump, en pie de guerra contra los indocumentados
La estrategia racial de Trump del “ellos contra nosotros” está más viva que nunca
La estrategia racial de Trump del “ellos contra nosotros” está más viva que nunca
Menores migrantes, las víctimas de la intolerancia
Menores migrantes, las víctimas de la intolerancia

Conéctate con los columnistas