Latinos en alto riesgo de desarrollar el mal de Parkinson

New America Media/El Semanario , News Feature, Cristina Frésquez.  

Se estima que el mal de Parkinson afecta a más de un millón de personas en EEUU, con alrededor de 60,000 nuevos pacientes diagnosticados cada año.

Los estudios revelan que los latinos tienen el porcentaje más alto de la enfermedad de Parkinson que cualquier otro grupo de minoría étnica: casi el doble. Sin embargo, todavía no sabe la causa de este mal ni por qué afecta más a los latinos.

Si usted o uno de sus seres queridos está afectado por Parkinson, debería saber lo siguiente: la  historia médica de su familia y estar consciente de cualquier cambio en su cuerpo para detectar la enfermedad cuanto antes. Aunque no hay cura, existen medicinas y cambios en el estilo de vida que le pueden ayudar a  demorar las etapas degenerativas  de la enfermedad y mejorar su calidad de vida. Aunque no está considerada como una enfermedad genética, el factor hereditario aumenta las probabilidades de desarrollar la enfermedad.

Los investigadores han descubierto ciertos factores de riesgo que elevan la probabilidad de desarrollar Parkinson, como la edad, la genética, su género y la exposición por un largo plazo a tóxicos y pesticidas. Un estudio reciente realizado en el 2010 por la Escuela Universitaria de Medicina de Washington descubrió que algunos factores ambientales parecen ser clave para indicar porqué aumentó el riesgo del desarrollo de Parkinson.

Los investigadores de este estudio concluyeron que la genética es un factor menos relevante de lo que se había pensado y que factores ambientales como la exposición a pesticidas, herbicidas y metales como el plomo, el cobre y el manganeso pueden ser una causa más importante. Esto quizás explique por qué hay porcentajes desproporcionados de latinos afectados por  la enfermedad, pero se necesitan investigaciónes adicionales para confirmar estas sospechas.

Los síntomas típicos de Parkinson incluyen temblores, movimientos lentos, rigidez muscular, pérdida de los movimientos automáticos, problemas de la postura y del equilibrio y cambios en la forma de hablar y escribir. Si nota estos síntomas, es importante consultar a su médico de inmediato.Otro asunto al que con frecuencia se enfrentan los pacientes y sus familiares son los diagnósticos equivocados. Hay otras enfermedades que tienen síntomas semejantes a los de Parkinson, como la distrofia muscular.

Es importante comprender que el diagnóstico equivocado puede llevar a los médicos a dar medicinas equivocadas y tratamientos que pueden tener efectos adversos en los pacientes.

La residente de Colorado, María García, ha cuidado  de su madre, diagnosticada con Parkison,  por muchos años. A principios de 2012, la madre empezó a mostrar síntomas avanzados de la enfermedad, que en un par de meses la incapacitaron.

García no entendía por qué la salud de su madre había empeorado tan de repente, pero los médicos insistían en que debía esperar a que los medicamentos surtieran efecto.

Después de meses de espera, María decidió buscar otro consejo médico. Fue así que  descubrieron que su madre tenía distrofia muscular, una enfermedad degenerativa neurológica semejante al Parkinson. En cuanto las pruebas confirmaron el diagnóstico, le cambiaron el medicamento a  su madre y su calidad de vida mejoró.

«Es importante hacer su propia investigación temprano para que tenga una base de comprensión y para que usted pueda saber qué preguntas hacerle al médico. Y esa es la clave–el hacer las preguntas correctas. Puede estar frustrado y puede estar agotado, pero tiene que ser persistente y asegurarse de que consiga el mejor cuidado,» explicó García.

«También, si no se siente a gusto con el idioma y la discusión de términos médicos, es importante que solicite obtener un representante que sea intérprete en sus visitas de doctor. He hablado español mi vida entera, pero yo no entendia términos médicos en español y yo no deseaba perder información importante en la traducción,» agregó García. «Es lamentable, pero usted típicamente tiene que ser su propio partidario, o el partidario a favor de su ser querido».

Según la Alianza Nacional para la Salud Hispana, aunque no hay actualmente pruebas específicas para determinar el Parkinson, si sospecha que tiene este mal, su médico le debe ordenar una resonancia magnética o que le hagan un estudio tomográfico para sacarlo de dudas sobre otras enfermedades. Hasta ahora manera más exacta de diagnosticar el mal de Parkinson  es ver cómo un paciente responde a las medicinas, pero esto puede fustrar a los pacientes y a sus familias y arruinar sus finanzas.

Mientras que la paciencia y la persistencia parecen ser los mejores métodos de enfrentarse con la enfermedad de Parkinson, según la Clínica Mayo, hay varias medicinas y actividades alternativas que pueden ayudarle  a aliviar síntomas del mal como suplementos de Coenzyme Q10, masajes, la acupuntura, el yoga, la meditación e incluso terapia de música. Tales alternativas no son curas para la enfermedad, pero se ha demostrado que aumentan la calidad de vida de los pacientes.

Recursos de Enfermedad de Parkinson:Familia hispana Línea Nacional de Ayuda de la Salud, 1-866-SU-FAMILIA (1-866-783-2645), SuFamilia@hispanichealth.org, www.hispanichealth.org.

Fundación Nacional de Parkinson, 1-800-327-4545, contact@parkinson.org, www.parkinson.org.

Asociación Americana de la Enfermedad de Parkinson, 1-800-223-2732, www.apdaparkinson.org.

Fundación de la Enfermedad de Parkinson, 1-800-457-6676, www.pdf.org.

**Cristina Frésquez escribió este artículo para The Weekly Issue/El Semanario con apoyo del programa MetLife Foundation Journalists in Aging Fellowship, un proyecto de New America Media y el Gerontological Society of America.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Comments

comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *