¿Tendrá Cuba un presidente civil?

Roberto Álvarez Quiñones.

Es lógico que algunos cubanos acaricien la idea de que el nuevo vicepresidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel,  pudiera convertirse en el primer civil jefe de gobierno en la isla en más de 60 años, o en el Mijail Gorbachov criollo que podría abrir un proceso de transición a la democracia.

No pertenezco a este club de optimistas. Tengo razones para pensar que, más allá de llamarse igual (Mijail  significa Miguel en ruso), Díaz-Canel  difícilmente podrá parecerse al ex líder ruso, y que de asumir la presidencia sería otro Osvaldo Dorticós, el presidente cubano de “mentiritas”  entre 1959 y 1976.

El  general Raúl Castro anunció en febrero pasado que se van a hacer modificaciones a la Constitución. Se refirió al límite de 10 años para ejercer cargos públicos y un máximo de edad. No dijo qué otros cambios habrá, pero las apuestas apuntan a Díaz-Canel.

Es que el dictador, que cumplirá  82 años en junio, podría no cumplir su mandato en 2018, y  un civil que no forma parte de la exclusiva élite militar que dirige el país  sería el nuevo  jefe de Estado, Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), y jefe  del  Gobierno. Todo a la vez como estipula la Carta Magna, pero sin ser el Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC) –el “número uno” de la nación según la Constitución–, que le correspondería al  Segundo Secretario, José R. Machado Ventura.

Díaz-Canel no sería el dictador constitucional, pero sí lo sería de hecho por ser el jefe máximo de los tres ejércitos de la isla, la aviación, la marina de guerra, la Seguridad del Estado y todas las fuerzas represivas;  y Presidente con poderes reales.  Eso sobrepasaría su actual condición de “número dos” del Gobierno, en la que lo situó el general Castro para disimular el tufo castrense de su régimen  y hacer creer que se avanza  hacia la renovación de la gerontocracia dirigente.

Como en cualquier autocracia militar, en Cuba el jerarca  más poderoso es el Comandante en Jefe, no importa lo que diga la Carta Magna. Fidel y Raúl han sido los “hombres fuertes”,  no por ser los jefes del partido, sino por ser  los jefes  militares indiscutidos.

Lo que pasa es que siempre ambos cargos  han sido monopolizados por una sola persona. Con Díaz-Canel de presidente por primera vez  el líder del Partido Comunista no sería el jefe del Gobierno y comandante supremo. Y  tendría más poder real que el jefe del PCC,  algo insólito.

¿Destituiría la junta militar a  Machado Ventura para designar a Díaz-Canel  como Primer Secretario del PCC y ungirlo  como nuevo dictador, por encima de generales  y comandantes “héroes de la revolución”,  con cicatrices en el cuerpo y experiencia en el campo de batalla en  Angola, Etiopía, Siria, Argelia, Congo, Guinea Bissau y Nicaragua, y que son aún “jóvenes” sexagenarios o septuagenarios?

Por ejemplo, el general de tres estrellas (cuerpo de ejército)  Abelardo Colomé Ibarra, de 73 años, actual ministro del Interior, además de ser un comandante histórico de la Sierra Maestra y de haber combatido en Playa Girón, fue comandante de una brigada militar en Argelia en combates contra el ejército de Marruecos. Luego estuvo en la guerrilla de Jorge Ricardo Masetti en Argentina. Posteriormente se fue con el Che Guevara a combatir en el Congo, más tarde participó en Siria (alturas del Golán en la batalla de Yom Kipur, 1973) combatiendo al ejército israelí, y fue comandante de tropas  en Angola y Namibia contra el ejército de Sudáfrica.

Como Colomé hay otros generales  y con menos edad. Por tanto, lo realista es pensar que la  cúpula militar colocaría como primer secretario del partido  a uno de los suyos, que no podría ejercer como nuevo faraón  sin ser  presidente y jefe militar.

Repartir el pastel

Habría que “hacer algo”. O bien defenestrar a Díaz-Canel y nombrar a un general como presidente y jefe del PCC; o dejarlo con todos los poderes, pero sólo nominalmente. Claro, su carácter de marioneta sería tan  evidente que  socavaría la imagen de civilidad institucional que el régimen vende al mundo.

En la Unión Soviética ocurrió algo similar en 1964, cuando fue destituido Nikita Kruschev, quien era  secretario general del Partido Comunista y  comandante en jefe de las fuerzas armadas, y  jefe del  Gobierno (primer ministro) con poderes ejecutivos omnímodos.

Mediante una “troika” se repartieron el pastel para que nadie tuviera los poderes de monarca absoluto que tuvo Stalin sobre todo. Leonid Brezhnev  sustituyó a Kruschev  como secretario general del  partido  y  comandante supremo. Como jefe de Gobierno quedó Alexei  Kosyguin, y  Anastas Mikoyan  pasó a ser jefe de Estado como presidente del  Presidium del Soviet Supremo (Consejo de Estado), ambos con poderes limitados.

Una repartición parecida la podrían diseñar ahora los propios hermanos Castro para que nadie más pueda gozar de la omnipotencia feudal que ellos tuvieron. O  podrían crear un cargo separado  para la jefatura de las FAR, como en China, donde el  comandante en jefe es el  presidente de la Comisión Militar Central de la República (CMC),  al mando de 2.5 millones de hombres.  En Beijing la jefatura de la CMC usualmente la ostenta el jefe del Partido Comunista, pero Deng  Xiaoping luego de retirarse en 1987 como secretario general del partido  la siguió presidiendo.

Si el actual primer vicepresidente asumiese como presidente con poderes ejecutivos reales se parecería más al  presidente Manuel Urrutia en enero y febrero de 1959, que a Dorticós.  Urrutia durante 45 días tuvo poder ejecutivo real, pero era Fidel, sin cargo alguno en el gobierno, quien gobernaba desde su residencia de Cojímar como comandante en jefe del Ejército Rebelde. Dorticós, en cambio, nunca tuvo oficialmente poder ejecutivo. El 7 de febrero de 1959, nueve días antes de desplazar a José Miró Cardona y asumir como primer ministro, Castro redactó e impuso  la llamada “Ley Fundamental”,  que dejó  sin efecto la Constitución de 1940.

El presidente ‘cuchara’

Con aquel golpe de Estado “legal” Castro convirtió la figura del primer ministro en jefe del  Gobierno, por encima del Presidente de la República;  abolió el Congreso y pasó al Consejo de Ministros la facultad de redactar y promulgar las leyes.  Concentró  en sus manos todos los poderes, aunque “provisionalmente”. Al tomar posesión como primer ministro,  el 16 de febrero de 1959, dijo:  “No me importa ningún cargo público, no me interesa el poder”.

El presidente de la República devino jefe de Estado de cartón. Un cargo apenas protocolar con la misión de recibir las cartas credenciales de los embajadores y representar a Cuba internacionalmente. Recuerdo bien que a partir de entonces, con el clásico humor criollo,  a Urrutia la gente lo llamaba  “cuchara”, porque “ni pincha ni corta”.

Cinco meses después, el 17 de julio de 1959, cuando Urrutia comenzó a hacer resistencia al  rumbo comunista del gobierno,  Castro en una hábil maniobra de manipulación del pueblo renunció como primer ministro y acusó a Urrutia de traidor a la revolución.

Rápidamente una multitud se concentró  frente al Palacio Presidencial.  Miles de estudiantes universitarios hacia allá nos fuimos en manifestación. Me acuerdo que Urrutia salió a la terraza del palacio y no podía apenas hablar ante tantos gritos. En pancartas se leía:  “Que se vaya Urrutia”. Esa misma noche, mientras Fidel insultaba y amenazaba por la TV al jefe de Estado,  éste renunció. Castro nombró a Dorticós, y 15 meses después convirtió a Cuba en el único país comunista de las Américas.

De regreso a 2013, recordemos que en política casi nunca sucede lo pronosticado. Podrían presentarse escenarios  sorprendentes, muy distintos a los aquí sugeridos.

No obstante, lo que parece estar claro hoy es que  Díaz-Canel  no tiene  “pedigree”  castrista  suficiente para ser  dictador,  y sí el necesario  para emular con Dorticós, Urrutia, o Mikoyan.


Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Comments

comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *