Miles se congregan frente al Capitolio para exigir una reforma migratoria

Decenas de miles de personas exigieron a los legisladores detener las deportaciones y aprobar una reforma migratoria.

Miles de activistas y defensores de los indocumentados se dieron cita hoy frente al Capitolio para exigir al Congreso que apruebe cuanto antes una reforma migratoria amplia y justa.

La manifestación tuvo lugar mientras un grupo bipartidista de ocho senadores trabaja en un proyecto de ley para tratar de restaurar el obsoleto sistema migratorio del país y sacar de las sombras a los 11 millones de indocumentados qu ese esitma viven en Estados Unidos.

El senador Richard J. Durbin, demócrata de Illinois, quien trabaja dentro del grupo, manifestó su confianza en que los senadores saquen adelante el proyecto de ley, a pesar de las diferencias que hay en cuanto al capítulo de la seguridad en la frontera y el de los trabajadores agrícolas.

“Estamos más cerca que nunca de aprobar una reforma migratoria en los últimos 25 años”, declaró a la prensa.

El esfuerzo cuenta con el apoyo de la Casa Blanca y de legisladores tanto del Partido Republicano como Demócrata.

Los senadores que trabajan en el proyecto han manifestado que éste considera ofrecer una vía para la ciudadanía que llevaría 10 años, pero antes quieren asegurarse que la frontera sur del país cuente con una mayor vigilancia para prevenir más cruces ilegales.

Entre tanto, afuera del Capitolio, la multitud congregada ondeaba banderas estadounidenses al tiempo que exigía un alto a las deportaciones y la aprobación sin mayores demoras de una reforma migratoria. Miles de indocumentados gritaban consignas como «Sí se puede», «Ciudadanía» y «Llegó la hora» para pedir que los legisladores les den el derecho a vivir legalmente en el país.

Varios legisladores latinos como el senador demócrata Bob Menéndez manifestaron que en la unión está la fuerza y que este es el momento de aprobar la ansiada reforma.

A su vez,  el legislador demócrata de Illinois, Luis Gutiérrez, subrayó que los latinos tienen ahora la sartén por el mango pues contribuyeron en gran medida a la reelección de Obama, por lo que deben exigirle al presidente que cumpla su promesa de aprobar la reforma migratoria.

Entre los activistas que viajaron desde California se encontraban Dolores Huerta, cofundadora del Sindicato de Trabajadores Campesinos (UFW) y Angélica Salas, directora ejecutiva de CHIRLA. En declaraciones a la prensa, ésta última dijo que » las negociaciones están yendo despacio y  por eso es importante crear presión masiva por parte de la comunidad».

 

 

 

 

 

 

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Comments

comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *