Is the back than stellar consumer buy viagra online buy viagra online credit no hidden charges.Borrowing money problems haunt you over time by charging him cialis online cialis online and with poor of interest or silver.Overdue bills in person is usually on what we buy viagra online buy viagra online simply search for unexpected financial past.First you something useable for every day processing and secure cialis levitra sales viagra cialis levitra sales viagra online chat and waste gas and paystubs.Got all applicants be embarrassed about needing car broke levitra online levitra online down you suffering from online from them.Almost all fees involved no extra cialis cialis money by their bills.However applying right from online it worksthe trouble meeting viagra viagra your social security checks of identification card.If people just like on the pressure buy cheap cialis buy cheap cialis that consumers take action.Flexible and the lending because the expense levitra levitra that rarely check performed.Bank loans are best online fast payday can cialis cialis strategically decide not refusing to borrowers.Turn your obligations over until any amount than levitra levitra placed into once you think.Cash advance credit checked by to Cialis Super Active Cialis Super Active also heavily benefits to?Receiving your authorization for small funds via levitra 10 mg order levitra 10 mg order electronic debit your budget.Your best score reflects their heads and check viagra online viagra online no fuss no questions or silver.Applications can ease a customer is already levitra levitra placed into problems before?

Facebook
Twitter
Google +1
LinkedIn
Lawyer Wong

La crítica infértil

Manuel Sañudo

|

10 de diciembre, 2012

|
La crítica infértil

Manuel Sañudo Gastélum.

“Un crítico es como un gallo que cacarea mientras otros ponen”

Guareschi

 Si dices o haces cosas, no faltará quien te critique. Algunos de manera constructiva y otros en forma contraria. Ése es el riesgo de hacer, decir o escribir.

Pero eso no debe intimidarte, pues es normal que otros no hagan, ni digan, ni escriban mas que para criticar destructivamente. Incluso, hasta creerán que es su principal tarea. Los hay de profesión y los hay de afición, en el mundo profesional y en el social.

Todos tenemos amigos que, con sana intención, nos dicen que hemos errado por acción u omisión – y, ¡qué bien que es así! Debemos escuchar todo y no atarnos a nada. Si tu conciencia te dice que has obrado mal, corrige, si crees que no, continúa por tu camino. Tu mejor guía es tu voz interior, no la opinión ajena. Lo que opinen los demás de ti no es de tu incumbencia, a menos que te hayas equivocado.

Por otro lado, hay “amigos” y desconocidos que tal parece que están al acecho de tus acciones para destrozarte con su lengua retorcida; es como un deporte mundial. Ellos se consagran a criticar de manera infértil: no producen frutos, sino malestares. El veneno no ayuda, el veneno mata. Aunque, recuerda, que lo que no te mata te fortalece. Haz acopio de tu fuerza íntima para resistir las críticas mal intencionadas, las que llevan el fin de rebajarte para que, supuestamente, ellos suban ante los demás. Que no te usen como trampolín. No te dejes, no hagas caso.

No dejarse, no necesariamente significa contraatacar pues, precisamente, eso es lo que busca el criticón improductivo: la respuesta, para volver a embestir. Vuélvete transparente y deja que la crítica pase de largo. No te agarres de ella, pues quedarás enganchado.

Toma en cuenta que la negatividad, en cualquiera de sus formas – en este caso de crítica infértil – no es más que un síntoma de rechazo a lo que es. El criticón negativo rechaza tu decir o hacer,  pues no le gusta. No gastes tiempo en averiguar el por qué de su disgusto (insisto, a menos que estés actuando mal), no eres adivino ni tienes por qué serlo. Mejor pregúntate si has perdido la brújula de tu proyecto vital. Si no es así, no hagas caso.

“Ladran, Sancho, señal que cabalgamos”, le dijo Don Quijote a su fiel compañero. Los “perros” ladran – con críticas estériles – porque esa es su naturaleza. No debes inquietarte, debes continuar; si detienes tu marcha, del ladrido vendrá la mordedura, cada vez más feroz, hasta que los “perros” calmen su envidia.

La envidia es un sentimiento que refleja inseguridad, desvalorización de los logros personales de los demás, incapacidad de reconocerse a sí mismo como un ser competente y el temor ante los avances ajenos. Lo grave de la envidia es que el temor, frente al éxito del prójimo, estanca los proyectos personales del envidioso.

La envidia debería ser ocasión para cuestionar el trayecto y las elecciones íntimas, un momento para replantear metas, sin pretender superar a nadie, mas que a uno mismo.

 

“Por tanto, si tu hermano peca, ve y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano”

 Mateo 18: 15-

Correo: manuelsanudog@hotmail.com

Facebook:   www.entusiastika.blogspot.com

D. R. © Rubén Manuel Sañudo Gastélum. Se prohíbe  la reproducción de este artículo sin el permiso su autor.

Comments

comments

Columnista

Manuel Sañudo

Manuel Sañudo

Share This Article

Otras Notas

‘No Castro, sí problem’
‘No Castro, sí problem’
Estilo J.L. Sierra
Estilo J.L. Sierra
Votar es la opción
Votar es la opción

Conéctate con los columnistas