how to treat alopecia

Facebook
Twitter
Google +1
LinkedIn

Falta de recursos impide a varios ‘dreamers’ solicitar la Acción Diferida

|

19 de diciembre, 2012

|
Falta de recursos impide a varios ‘dreamers’ solicitar la Acción Diferida

Sólo un 25% de los  1.4 millones de estudiantes a nivel nacional han sometido su solicitud y menos del 10% han sido aprobados a cuatro meses de haberse iniciado el programa de Acción Diferida.

Por Agustín Durán

Hubo mucha esperanza y alegría cuando María Beatriz Vázquez, madre soltera, escuchó el anuncio de Acción Diferida hace unos meses. Esto significaba que sus dos hijos podrían alcanzar su sueño de ir a la universidad, no obstante, la frustración llegó cuando se enteró que tendría que pagar 465 dólares para inscribir a cada uno de sus hijos.

Sin ningún tipo de apoyo y ganando 250 dólares a la semana en el trabajo de la costura, Vázquez se limitó en todos los aspectos, inclusive a no tener teléfono para ahorrar y así juntar lo necesario para inscribir a sus  hijos.

María Beatriz Vázquez, centro, tuvo que cancelar su teléfono, trabajar días más largos y pedir prestado para reunir los 930 dólares para que sus dos hijos pudieran mandar su solicitud. Foto: Agustín Durán/Latinocalifornia

Mientras los meses pasaban María y Cristian, hijos de Vázquez, sentían que la oportunidad de inscribirse se les iba de las manos, especialmente durante la campaña presidencial donde Mitt Romney, había anunciado que eliminaría el programa.

Fueron meses de angustia que finalmente se disolvieron el 6 de noviembre, sin embargo el conseguir los 930 dólares para inscribir a sus dos hijos que se han graduado con honores de la escuela no era nada fácil.

Después de cuatro meses, apretarse el cinturón a todo lo que da, la madre llegó la semana pasada al Consulado de México en Los Ángeles a inscribir a sus hijos. “Ahorré de poquito en poquito, trabajé más horas y pedí prestado, pero gracias a Dios ya juntamos el dinero”, dijo la madre.

Durante el taller de Acción Diferida, varios “dreamers” ayudaron a los jóvenes, también ‘dreamers’ a llenar sus solicitudes. Foto: Agustín Durán/Latinocalifornia

Los hermanos Vázquez fueron dos de los más de 300 estudiantes que por diversas razones, uno de ellos el económico, no habían podido inscribir a sus hijos  al proceso de Acción Diferida.

Edith Viera, de Long Beach y quien espera estudiar medicina,  también fue una de los estudiantes que esperaron cuatro meses para poder reunir sus papeles y los 465 dólares que tiene que mandar con la solicitud.

Uno de los problemas, dijo Viera, es que hace unos meses la Patrulla de Caminos la detuvo y le quitó su auto, situación que simplemente aplazó su proceso porque tuvo que juntar 1,400 dólares para sacar su auto después de 30 días.

“Hubiera aplicado antes, pero no tenía dinero, voy a ser mamá y no tengo trabajo”, expresó la joven estudiante que también llegó al Consulado de México para aprovechar los talleres gratuitos que la Red de Liderazgo del Sureste (SELN) está realizando.

Sergio Infanzón,  organizador del evento, en conjunto con el consulado, subrayó que están conscientes de la situación económica  que se vive, el problema de la falta de empleo en la comunidad latina y la gran necesidad de los miles de estudiantes de poder solicitar la Acción Diferida para recibir su permiso de trabajo.

De acuerdo al Centro de Investigación Pew Hispanic, se estima que el programa de Acción Diferida podría beneficiar a unos 1.4 millones de jóvenes, incluyendo a unos 700 mil individuos en edad de trabajar (18 a 30 años), lo que convierte al programa en una opción inmejorable momentáneamente.

Sin embargo, y de acuerdo a datos del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos, (SCI) hasta el 13 de diciembre del 2012, habían recibido 355,889 solicitudes de las cuales 102,965 solicitudes habían sido aprobadas.

Martha Arévalo, directora de CARECEN, organización que ha ayudado a más de mil estudiantes a llenar su solicitud y proveer información indicó que además del económico hay otros retos como el de reunir todos los documentos que solicitan y los  antecedentes penales que posiblemente han evitado que miles de jóvenes se acerquen a preguntar o mandar la solicitud.

“La gente tuvo que sacar pasaporte, matrícula, documentos escolares y todo eso lleva tiempo”, expresó Arévalo. “Poner todo en orden no es fácil, es un proceso que requiere mucha evidencia y todo eso toma tiempo”.

Agregó que, por un lado, las elecciones resultaron ser un reto, pero por el otro posiblemente se subestimó el número de personas que  no califiquen por diferentes razones desde los antecedentes penales, hasta por no haber guardado evidencias de su estancia en Estados Unidos.

Durante el evento, David Figueroa, cónsul de México en L.A., pidió a los estudiantes que contestaran con la verdad y verificaran con un abogado antes de mandar su solicitud, además de pasar la voz para que más jóvenes aprovechen el programa.

Información del consulado indica que actualmente están ayudando a las personas de bajos recursos a darles representación legal para que puedan arreglar sus documentos y así acelerar el proceso de la Acción Diferida, sin embargo, enfatizaron que los estudiantes de todas formas tienen que pagar los 465 dólares por solicitud.

Al final del día, entre  historias de éxito y felicidad,  la de Edith Viera era de frustración.

La joven, que espera dar a luz el próximo mes,  dijo que había salido con sentimientos encontrados porque, por un lado, le resolvieron varias dudas para mejorar sus respuestas en la solicitud, pero el abogado con el que consultó  durante el taller “me dijo que me cobraba mil dólares por ayudarme a mandar mi solicitud y me dio su tarjeta”.

Comments

comments

Share This Article

Otras Notas

Elijah Cummings encarnaba lo mejor de Estados Unidos
Elijah Cummings encarnaba lo mejor de Estados Unidos
Elijah Cummings, presente en la defensa de los inmigrantes
Elijah Cummings, presente en la defensa de los inmigrantes
‘Trump piensa que está por encima de la ley y que puede gobernar como monarca’
‘Trump piensa que está por encima de la ley y que puede gobernar como monarca’

Conéctate con los columnistas