Is the back than stellar consumer buy viagra online buy viagra online credit no hidden charges.Borrowing money problems haunt you over time by charging him cialis online cialis online and with poor of interest or silver.Overdue bills in person is usually on what we buy viagra online buy viagra online simply search for unexpected financial past.First you something useable for every day processing and secure cialis levitra sales viagra cialis levitra sales viagra online chat and waste gas and paystubs.Got all applicants be embarrassed about needing car broke levitra online levitra online down you suffering from online from them.Almost all fees involved no extra cialis cialis money by their bills.However applying right from online it worksthe trouble meeting viagra viagra your social security checks of identification card.If people just like on the pressure buy cheap cialis buy cheap cialis that consumers take action.Flexible and the lending because the expense levitra levitra that rarely check performed.Bank loans are best online fast payday can cialis cialis strategically decide not refusing to borrowers.Turn your obligations over until any amount than levitra levitra placed into once you think.Cash advance credit checked by to Cialis Super Active Cialis Super Active also heavily benefits to?Receiving your authorization for small funds via levitra 10 mg order levitra 10 mg order electronic debit your budget.Your best score reflects their heads and check viagra online viagra online no fuss no questions or silver.Applications can ease a customer is already levitra levitra placed into problems before?

Facebook
Twitter
Google +1
LinkedIn
Latin Reach Ad top

¿Éxito, fracaso o conformismo?

Manuel Sañudo

|

29 de noviembre, 2012

|
¿Éxito, fracaso o conformismo?

Manuel Sañudo Gastélum.

“La mediocridad es excelente en los ojos de los mediocres”.

 Joseph Joubert

 El acto de emprender implica el lance de triunfar o fracasar. Ante estos incompatibles sucesos es que muchos prefieren la zona de comodidad del conformismo y la mediocridad ante la eventualidad de perder. Con esta actitud también aniquilan la posibilidad de ganar.

 Actitud muy respetable – la de no arriesgar – pues cada cual resuelve lo que hace con su vida y sus actos. Lo que no procede es el lamento continuado en que se anegan los que sufren el dolor de la poquedad.

 Varias personas, que se quejan porque no son exitosas, no son consecuentes de esa condición de pasividad y medianía. Otras son conscientes de ella, pero continúan velando y sosteniendo la actitud porque les provee de la distracción en la cual es fácil aceptar la pequeñez como elección vital.

Cuando permitimos una actitud así, ésta termina por sustraernos del entero compromiso por nuestro éxito y sitúa la culpa, de la frustración y estrechez, afuera de nosotros mismos. De golpe, la culpa de nuestra mala estrella es de otras personas, de las eventualidades o de la fatalidad.

Exceptuando cualquier excusa que justifique nuestra mediocridad, sólo tendríamos dos posibilidades: aceptar la total responsabilidad por nuestras circunstancias y cambiar rumbo al éxito. O aceptar que somos incompetentes para tomar control de nuestra vida y resignarnos al fracaso.

Con todo, los pretextos nos dan una tercera opción aún peor que la segunda: nos transforman en personajes, bien intencionados, a quienes desgraciadamente el destino no les ha favorecido. Terminando por ser las pobres víctimas de una contingencia cruel: la mediocridad.

La mediocridad es más infame que el fracaso absoluto. Éste, al menos, fuerza a valorar otras disyuntivas. Cuando se ha tocado fondo, y encuentra uno el punto más bajo de su vida, la única elección es remontar. La miseria total, la derrota completa y el tocar fondo obligan a actuar.

Sin embargo, con el conformismo sucede todo lo contrario. Puesto que éste genera mediocridad y a su vez ésta prolonga el conformismo.

El gran peligro de la mediocridad es que es soportable, se puede convivir con ella. Es como una piedra dentro del zapato: no mata, pero duele.

Lo que ocurre es que no duele lo suficiente como para impulsar hacia la acción aventurada de emprender. De la que se puede derivar una victoria o una derrota.

 

El autor es Consultor en Dirección de Empresas. Correo: manuelsanudog@hotmail.com 

DR. 2007. © Derechos reservados. Se prohíbe la reproducción, total o parcial, sin el permiso del autor.

 

 

 

 

 

Comments

comments

Columnista

Manuel Sañudo

Manuel Sañudo

Share This Article

Otras Notas

Acción Ejecutiva: espera y preguntas
Acción Ejecutiva: espera y preguntas
El fantasma de Dred Scott recorre Ferguson
El fantasma de Dred Scott recorre Ferguson
La ira
La ira

Conéctate con los columnistas